Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ni una menos: cinco mejoras y cinco deudas desde la primera marcha

Darle visibilidad a la violencia de género ayudó a modificar algunas cuestiones, pero todavía falta mucho por lograr

SEGUIR
LA NACION
Sábado 03 de junio de 2017 • 18:06
Algunas cosas cambiaron desde la primera movilización, pero resta mucho para avanzar en la paridad de género
Algunas cosas cambiaron desde la primera movilización, pero resta mucho para avanzar en la paridad de género. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno

Desde la primera movilización de #Niunamenos , hubo algunas mejoras en el marco de la lucha contra la violencia de género . Sin embargo, todavía resta mucho por hacer.

Cinco cambios

Hay más denuncias. Más mujeres se animan a denunciar una situación de violencia o trato desigual ante la Justicia y las fiscalías especializadas.

Condena social. El machismo, en todas sus formas y variantes es identificado socialmente y condenado como nunca antes. Actitudes y reacciones que antes pasaban inadvertidas hoy se identifican como formas de violencia.

El Ejecutivo lanzó un Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres como política de Estado

Esta semana se aprobó la ley que restringe la responsabilidad parental a los femicidas y tuvo media sanción la ley de alimentos a los hijos que quedan huérfanos.

Existe una mayor identificación de situaciones cotidianas que pueden resultar situaciones de violencia o discriminación contra las mujeres.

Cinco deudas

La victima que denuncia ante la justicia, las fiscalías y comisarías se encuentra con personal no capacitado con perspectiva de género.

El patrocinio jurídico gratuito es ley pero nunca se instrumentó y no se ha promovido la conexión entra causas que se tramitan en distintos fueros.

Nunca se presentó el Registro Único de Femicidios, prometido por el Ejecutivo, en el ámbito de la secretaría de Derecho Humanos, tras el histórico #NiUnaMenos. El registro que existe hoy depende de la Corte Suprema de Justicia.

En muchas escuelas del país no se aplica el Programa Nacional de Educación Sexual Integral.

El Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres el arrancó este año con un recorte de presupuesto que luego se enmendó, pero las distintas agrupaciones denuncian que el plan es sólo una demostración de buena voluntad pero que las seis formas de violencia contra las mujeres, tipificadas en la Ley 26.485 se ejercen a menudo con impunidad

En esta nota:
Te puede interesar