Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cumbre de directores de ferias en español

Fue en Madrid y trataron semejanzas y diferencias entre ellas

Domingo 04 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

La Feria del Libro de Madrid, que inauguró el 26 de mayo y continúa hasta el 11 de junio, convocó a cuatro directores de importantes ferias latinoamericanas para participar de un encuentro de reflexión e intercambio de experiencias. Oche Califa, en representación de la Argentina; José Carlos Alvariño Ordóñez, de la Feria de Lima; Sandra Pulido, de la FIL de Bogotá, y Marisol Schulz, de la FIL de Guadalajara, compartieron tres jornadas de trabajo con Manuel Gil, de la feria de Madrid, como anfitrión. Con el apoyo de la agencia de Acción Cultural Española, a través de su Programa de Internacionalización de la Cultura Española, participaron también los responsables del Centro Regional del Libro para América Latina y el Caribe. Hubo ponencias individuales y mesas de discusión de temas comunes como los modos de financiación de cada feria, la problemática del negocio editorial y los distintos modelos de negocios.

En diálogo con LA NACION desde Madrid, Califa, director institucional y cultural de la Fundación El Libro, organizadora de la feria de Buenos Aires, resaltó que "el caso de Argentina es singular por la diversidad cultural y la pluralidad editorial" que está representada en la feria porteña. "Fue muy interesante comparar las génesis de las diferentes ferias. La de Buenos Aires está organizada por agentes del sector editorial mientas que la de Guadalajara, por ejemplo, nació hace 31 años impulsada por la universidad local", explicó Califa. Y completó: "Si bien cada una tiene su especificidad, las ferias latinoamericanas se parecen bastante entre sí: combinan jornadas profesionales con actividades para el público. La de Madrid, en cambio, organizada por los libreros, está dirigida mucho más hacia el público. No funciona en un predio sino que se extiende en una larga calle dentro del Paseo del Retiro, y en lugar de stands hay casetas, con característica de librerías. Ofrece menos presentaciones de libros y actividades, pero se llena de gente. Sí se forman larguísimas filas para la firma de ejemplares de los autores. Diría que ése es el objetivo principal de la feria madrileña", observó Califa.

Por último, el director de la feria de Buenos Aires destacó una tendencia que comienza a imponerse en las que siempre tuvieron un perfil más de negocios que de encuentro cultural. "Ferias importantes como la de Francfort y la de Bologna, en el caso de la literatura infantil, tienden ahora a abrir unos días para el público, además de continuar recibiendo a editores de todo el mundo en busca de derechos de autor y novedades del sector editorial".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas