Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las mujeres y los adultos mayores son los grupos que más consumen

Pueden tener efectos cognitivos y aumentar el riesgo de caídas

Lunes 05 de junio de 2017
0

Distintos estudios sugieren que las mujeres y los adultos mayores se encuentran entre los grupos que registran mayor consumo de psicofármacos y potenciadores del sueño.

El estudio de prevalencia, tipo y patrón de consumo de psicofármacos realizado en la ciudad de Buenos Aires por el doctor Eduardo Leiderman y alumnos de la carrera de Psicología de la Universidad de Palermo (2006) no encontró diferencias significativas por clase social, aunque sí según nivel educativo y género.

Los individuos que tenían formación universitaria o terciaria y las mujeres fueron los grupos que más consumieron. Para los investigadores, "el mayor consumo de psicofármacos en mujeres podría explicarse por diferencias socioculturales que hacen que la mujer esté más propensa a recurrir a ayuda profesional frente a síntomas de orden psicológico. Una explicación alternativa sería la mayor prevalencia de cuadros de ansiedad y afectivos en mujeres".

Tanto este estudio como los registros del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos muestran, además, que su uso aumenta con la edad. Crece en los mayores de 64 años, un grupo particularmente vulnerable a sus efectos adversos.

"Por su acción sobre el mecanismo molecular de la memoria, su consumo prolongado es un factor de riesgo para padecer problemas cognitivos", explica Marcelo Cetkovich Bakmas.

También Daniel Cardinali hace notar que este dato es preocupante. "El consumo prolongado de benzodiazepinas aumenta el riesgo de caídas -explica-. Eso llevó a que la Sociedad de Geriatría de los Estados Unidos indicara que no deben usarse ansiolíticos ni hipnóticos en el adulto mayor."

Pablo Richly coincide: "La población que tiene más riesgo de sufrir respuestas negativas ante esta medicación son los chicos y las personas mayores. Están contraindicadas en aquellos con problemas cognitivos".

Entre las medidas higiénicas aconsejadas para conciliar el sueño figuran evitar la temperatura elevada en el cuarto, al igual que la luz y el ruido; no tomar café ni alcohol antes de irse a dormir; no ponerse ansioso; si uno no se queda dormido inmediatamente, levantarse e intentarlo un rato más tarde. Existen diferentes actividades de relajación que también pueden ayudar.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas