Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una reacción inquebrantable ante al miedo, como buenos británicos

Analistas y las redes sociales echaron por tierra la versión de que Londres "temblaba" por un nuevo ataque y sacaron a relucir la resiliencia que caracteriza al país

SEGUIR
The Washington Post
Lunes 05 de junio de 2017
Una reacción inquebrantable ante al miedo, como buenos británicos
Una reacción inquebrantable ante al miedo, como buenos británicos. Foto: AP / Tim Ireland
0

LONDRES.- Los primeros reportes de un "incidente" en Londres empezaron a correr anteayer en las primeras horas de la noche. En los minutos que siguieron, los canales de noticias se saturaron de las ya demasiado conocidas imágenes de rostros en pánico, gente desesperada corriendo para salvarse y policías fuertemente armados.

Ayer por la mañana, The New York Times dijo que este último ataque sobre Londres había hecho blanco en una nación "todavía tambaleante" por el atentado de hace dos semanas en Manchester.

Ayer, algunos londinenses empezaron a contraatacar la idea de que su ciudad, por no decir su país, está temblando de miedo. El mensaje era simple: "Londres no se tambalea". El ícono de esa resistencia era una imagen compartida más de 26.000 veces que mostraba a un hombre sosteniendo tranquilamente su pinta mientras escapa con el resto de la gente del lugar de los hechos.

Según el relato popular, esa resiliencia de acero frente a las tragedias imperdonables es considerada uno de los rasgos del patriotismo británico. Ese mismo relato asegura que ese desafiante amor por la patria se forjó durante los raides de bombardeos nazis en la Segunda Guerra, una época en la que los londinenses no bajaban la cabeza aunque llovieran bombas alemanas.

Tras los ataques de anteanoche, los usuarios británicos de las redes sociales se ocuparon rápidamente de recordarle al mundo ese corajudo espíritu nacional.

"Keep calm and carry on", el popular lema de la Segunda Guerra Mundial que llegó a definir el inquebrantable carácter de esta ciudad, resucitó en las redes. El alcalde de Londres, Sadiq Khan, dijo que estaba consternado por el "horrendo ataque", pero señaló que Londres "nunca será amedrentada por el terrorismo".

El ataque ocurre a menos de dos semanas del atentado suicida con explosivos durante el recital de Ariana Grande en Manchester, donde murieron 22 personas y 116 resultaron heridas, en su mayoría chicas jóvenes.

Mientras las autoridades avanzan con la investigación, algunos londinenses llaman a no perder la calma.

En su blog, el escritor y columnista de The Guardian Owen Jones enfatizó que el éxito de los terroristas depende del impacto que logran con estos hechos.

Jones escribió que estaba tomando algo con sus amigos cuando "tres asesinos terroristas llenos de odio" atacaron la ciudad. A medida que se difundía la noticia, comenta Jones, la gente siguió riendo, bebiendo, charlando y bailando durante horas. Y no porque no les importara, insistía Jones, sino porque intentaban seguir con sus vidas tras haber verificado que sus seres queridos estaban bien.

"¿Cuál sería la alternativa? -se preguntaba Jones-. ¿Que todos los bares, restaurantes y discotecas de Londres cierren y que los dueños se vayan corriendo en pánico a sus casas? ¿Qué cierren la puerta con llave, se queden adentro, sólo asomen la cabeza si es imprescindible y miren a un lado y al otro todo el tiempo, llenos de miedo?"

"Hoy Londres sigue adelante -agregaba Jones-. La ciudad está tranquila, porque es domingo. Hay gente en las plazas y algunos incluso fueron a nadar. Otros salen con sus hijos. Otros están bebiendo en los bares: puedo verlos desde mi ventana. Otros miran televisión en sus casas. Siguen con sus vidas. No tienen miedo, no se dejan intimidar, no permiten que los fanáticos logren arruinarnos la vida."

Richard Angell, que durante el ataque se encontraba en el resto-bar Arabica, en Borough Market, ayer volvió a pasar por el bar para pagar la cuenta del día anterior y darle la propina al mozo, según informó The Guardian.

"Si lo que tanto ofende a esta gente es que me tomé un trago con mis amigos, coquetee con hombres apuestos y esté rodeado de mujeres brillantes, entonces voy a hacerlo más todavía, y no menos -le dijo Angell a la BBC-. Por eso Londres es una gran ciudad, por eso ésta es la mejor ciudad del mundo."

Traducción de Jaime Arrambide

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas