Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una semana clave para un Temer cada vez más acorralado

Mañana se reanuda el juicio por el financiamiento ilegal de la campaña de 2014

Lunes 05 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El presidente de Brasil, Michel Temer
El presidente de Brasil, Michel Temer. Foto: Reuters / Archivo

RÍO DE JANEIRO.- Mensalão, Petrolão, Lava Jato... A través de los escándalos de corrupción de los últimos años, los procesos judiciales mantuvieron en vilo a Brasil. Mañana, en medio de una gran expectativa, el Tribunal Superior Electoral (TSE) reanudará el juicio por financiamiento ilegal de la fórmula Dilma Rousseff-Michel Temer, de 2014, que podría anular el mandato del actual presidente, cada vez más acorralado por las recientes revelaciones de sobornos del frigorífico JBS.

"Estamos viviendo una enorme transformación en la justicia, una suerte de revolución. En Brasil siempre se pensó que el Poder Judicial era incapaz de tocar a poderosos políticos y empresarios; eso está cambiando", destacó a LA NACION el abogado Marlon Reis, del Movimiento de Combate a la Corrupción Electoral (MCCE).

El juicio ante el TSE debía comenzar en abril y ya contaba como prueba más fuerte con el reconocimiento por parte del condenado Marcelo Odebrecht de que su compañía había realizado aportes no declarados al Partido de los Trabajadores (PT). Sin embargo, el proceso fue aplazado por pedido de los abogados de Rousseff para incorporar nuevos testigos, entre ellos el ex estratega de la campaña del PT João Santana. El cálculo les salió mal: Santana firmó un acuerdo de delación premiada con la justicia y confirmó las declaraciones de Odebrecht.

Hasta el mes pasado se creía que el TSE dividiría las cuentas del PT y el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al que pertenece Temer, para condenar a Rousseff y salvar al actual mandatario bajo la tesis de que otra salida de un presidente afectaría la estabilidad. Estalló entonces el escándalo de JBS y Temer quedó en el centro del nuevo terremoto.

Nunca antes el TSE ha revocado un mandato presidencial, pero sí el de numerosos gobernadores y alcaldes. ¿Podría suceder lo mismo con Temer? Sí, aunque otra posibilidad es que el juicio vuelva a postergarse por maniobras legales de Temer y/o Rousseff.

"Si los representantes elegidos por el pueblo no logran resolver los problemas políticos y siguen corrompiendo las estructuras del Estado, es normal que estos asuntos se judicialicen. Lo que se está haciendo es repensar la república desde el Poder Judicial; cómo se financian las campañas, la forma en que se sellan contratos con el Estado; la relación entre el Estado y el sector privado", señaló el fiscal José Robalinho, presidente de la Asociación Nacional de Fiscales de la República.

Tanto para Reis como para Robalinho, en los últimos años las cuestiones políticas se han judicializado más por el surgimiento de una nueva generación de jueces y fiscales jóvenes -como el magistrado Sergio Moro en Curitiba y el equipo de fiscales de la operación Lava Jato-, muy preparados técnicamente, especializados en investigaciones financieras y de lavado de dinero. Se han servido además de una renovada legislación que garantizó la independencia del Ministerio Público y les dio herramientas legales clave como la delación premiada.

No todos los analistas creen que el renovado protagonismo del Poder Judicial sea algo positivo en sí mismo. "No se puede judicializar toda crisis. Los escándalos que hemos atravesado vuelven cada vez más urgente una reforma política que sea impulsada por todos los partidos", advirtió Sergio Praça, profesor de Ciencias Políticas de la Fundación Getúlio Vargas.

El primer paso hacia esa reforma política seguramente vendrá de la mano de las elecciones de 2018. Con los ejecutivos de las principales empresas donantes para campañas en la cárcel, es difícil pensar que se reedite el promiscuo esquema de sobornos que se vio hasta 2014.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas