Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Ya basta", advirtió May tras otro ataque reivindicado por EI

La premier llamó a revisar las leyes antiterroristas; el grupo jihadista se adjudicó el golpe en Londres, que dejó 7 muertos

Lunes 05 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El consuelo de una policía a una londinense
El consuelo de una policía a una londinense. Foto: AFP / Daniel L. Olivas

LONDRES.- "Tenemos demasiada tolerancia con el terrorismo en este país. Las cosas tienen que cambiar." Conmocionada, la primera ministra británica, Theresa May, endureció ayer su discurso tras el nuevo atentado terrorista en pleno centro de Londres, que dejó siete muertos y que anoche fue reivindicado por Estado Islámico.

May anunció que el ataque "no postergará" las elecciones previstas para el jueves y llamó a revisar y pensar una nueva estrategia antiterrorista. "Es un ataque deliberado contra nuestra forma de pensar y de vivir. No permitiremos que nos paralice", añadió.

Los laboristas, que secretamente temen que lo ocurrido beneficie electoralmente a May y termine por desmoronar la súbita remontada que experimentaban en las encuestas, cuestionaron el anuncio de medidas en plena campaña.

Mientras la policía arrestaba a por lo menos 12 personas y trabajaba sobre la hipótesis de que los autores de los ataques en el Puente de Londres y el mercado de Borough podrían pertenecer a una célula más amplia, Estado Islámico anunció que el ataque fue cometido por un "destacamento de combatientes" de la organización.

La premier británica Theresa May
La premier británica Theresa May. Foto: Reuters / Archivo

Pero, lejos de amedrentarse después del tercer atentado en tres meses, los londinenses reaccionaron ayer sin miedo, y circulaban varias historias de héroes que hicieron frente a los terroristas. Por lo menos 20 de los heridos en el ataque seguían ayer en grave estado.

El nuevo ataque ocurrió en una zona muy popular de la ciudad. Empezó en el Puente de Londres, donde, a bordo de una camioneta y a gran velocidad (posiblemente más de 80 kilómetros por hora) atropellaron a quien se puso delante. Cuando el vehículo se les atascó entre un poste y una pared, descendieron y se escaparon hacia el vecino Borough Market, donde apuñalaron a diestra y siniestra los clientes.

"Esto es por Alá, gritaban, y daban una cuchillada. Esto es por Alá, repetían, y daban otra", evocó un testigo. "Fue muy rápido. No pude hacer nada. De haber estado más cerca, quizás ahora estaría muerto", añadió.

Hubo escenas dantescas. "La policía respondió ocho minutos después de la primera alerta", dijo Scotland Yard. Hubo un masivo reconocimiento a su actuación. Según se supo ayer, dispararon más de 50 veces contra los terroristas.

"Corra, escóndase, ponga su teléfono en silencio y avise a la policía inmediatamente", fue la instrucción que las autoridades dieron al público apenas se supo que "algo ocurría" sobre el puente.

cerrar

La urgencia inicial fue saber si había más atacantes, además de los tres que cayeron abatidos. La feroz cacería irrumpió en bares y pubs de la zona, cuya clientela fue puesta al piso y controlada en cuestión de segundos. Luego, poco a poco, la zona fue liberada.

Los atacantes incorporaron dos nuevos elementos de terror. El primero, la muerte a cuchilladas, una vez que el recurso inicial de la camioneta usada como arma perdió efecto. Lo otro que hicieron fue rodearse el cuerpo con falsos cinturones bomba. "En realidad, eran latas vacías de gaseosa", se confirmó después.

"Fue espantoso; yo vi una mujer que sangraba del cuello copiosamente y pedía ayuda a gritos", evocó uno de los testigos. "Estábamos en un bar y ella apareció de la nada. Intentamos frenar la hemorragia como pudimos hasta que llegó la ambulancia", añadió.

Pese a lo ocurrido, el gobierno no aumentó el nivel de alerta y lo mantuvo en el mismo de los últimos días. "Estamos vigilantes", dijo Scotland Yard. Se detuvo a 12 personas en una serie de redadas.

Es el tercer ataque en diez semanas, y más allá del punto en común del integrismo extremista no tienen vinculación entre sí, según señalaron ayer Scotland Yard y Theresa May. El pasado 25 de marzo, a pocos metros del Parlamento, un automóvil manejado por un ciudadano británico atropelló y mató a cinco personas e hirió a cerca de medio centenar. Y hace dos semanas, el pasado 22 de mayo, una explosión mató a 22 personas e hirió a numerosas decenas en un concierto de rock en Manchester. Sus víctimas eran evocadas anoche con un nuevo y masivo recital. La norteamericana Ariana Grande era quien actuaba en el momento del ataque.

Medidas

Las principales decisiones se adoptaron luego de que May mantuvo ayer una reunión de urgencia del llamado "gabinete Cobra", en el que participan las cúpulas de la seguridad y la inteligencia británicas.

Luego de ese encuentro propuso un paquete de medidas para revisar la legislación antiterrorista y dar más poder a las fuerzas de seguridad en este ámbito.

En primer lugar, propuso derrotar la ideología islamista radical, que, según dijo, es "uno de los grandes retos de nuestro tiempo".

"Es el momento de decir basta, suficiente. No podemos fingir que las cosas pueden seguir como están"
Theresa May, premier británica

"Como ideología es una perversión del islam y una perversión de la verdad", consideró, y agregó que "no puede ser derrotada sólo mediante la intervención militar".

En segundo lugar, May llamó a que haya mayores regulaciones en Internet. "No podemos permitir que esta ideología tenga un espacio seguro para reproducirse, y eso es precisamente lo que les proporcionan Internet y las grandes compañías proveedoras de servicios de Internet", explicó.

También llamó a sacar a los terroristas de los "espacios seguros" que tienen en lugares como Siria e Irak. Eso implica tanto bombardeos como una nueva actitud dentro de Gran Bretaña. "Tenemos que trabajar mucho más duro para expulsar [al extremismo] del servicio público y la sociedad", dijo.

Por último, pidió reformular la estrategia antiterrorista del país, de manera que la policía tenga más poderes. Entre esas medidas reclamó penas más severas para los sospechosos de terrorismo.

La campaña para definir el futuro inmediato del país y el Brexit entró en la recta final en plena cacería y entre los reproches laboristas al gobierno conservador por "usar lo ocurrido en su beneficio".

La politización del atentado ocurre con las elecciones del jueves a la vista y con un giro pronunciado en las encuestas.

Los laboristas cuestionaron la decisión como un arma proselitista. Jeremy Corbyn, que pretende arrebatarle el triunfo electoral el jueves, le respondió con un reproche. "Pretende ahora actuar con firmeza cuando recorta fondos a la policía. Si quiere mejor respuesta, que adjudique los fondos necesarios en el presupuesto en lugar de recortarlos", dijo.

Si bien en Gran Bretaña se han equivocado mucho, los sondeos indican un final abierto y que incluso los conservadores podrían perder la escasa mayoría parlamentaria con la que contaban hasta ahora.

Una alternativa que se sitúa muy lejos de los 20 puntos de ventaja con que, hace pocas semanas, el pasado 19 de abril, llamaron a elecciones anticipadas. Sus propios errores de campaña los llevaron a retroceder.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas