Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hace 7 meses dejaron todo y se subieron a una Kombi rumbo a Alaska

Abi y Mauro tenían trabajos estables y una vida armada en Buenos Aires, pero sentían que les faltaba "algo", por eso renunciaron y salieron a la ruta en busca de experiencias

Martes 06 de junio de 2017 • 00:10
SEGUIR
LA NACION
0

"La China" es blanca, tiene detalles pintados en celeste y un toldo rayado verde y blanco, que combina con las cortinas. El piso y las paredes están revestidas de madera y el techo es de juncos. Tiene una cama rebatible, un baúl para la ropa, una cocina y algunos muebles para guardar comida y utensilios de cocina.

La China es una Kombi VW del año 81 y desde hace siete meses es la compañera de ruta de Abi y Mauro, que dejaron sus vidas en Buenos Aires para viajar por América, con el objetivo de llegar a Alaska.

...
....
...
....

Cambio de vida

Ambos tienen 29 años y llevan tres años juntos. Se conocieron en el teatro. Ella era una de las actrices de la obra y él era el iluminador. Además, él es fotógrafo y ella, abogada. Los unió el destino, el arte, las ganas de crear, conocer, explorar y compartir.

Si bien ambos tenían estabilidad, un trabajo que les gustaba y muchos afectos, eran dos almas inquietas que no se conformaban con el estilo de vida que llevaban en Buenos Aires. La rutina y la monotonía del día a día no les cerraba.

Ya conviviendo, durante una charla uno de los dos soltó: "Ya fue, dejemos todo y viajemos por el mundo". A los dos segundos estaban mirando mapas, planeando recorridos, sin saber muy bien si estaban hablando en serio o no. Al día siguiente empezaron a pensar qué tipo de viaje iban a hacer y enseguida pusieron manos a la obra.

Unos meses después le pusieron nombre al proyecto: Kombinautas de la Cosmopista, un título que está inspirado en el libro que escribió Julio Cortázar con su compañera Carol Dunlop, Autonautas de la cosmopista, en el que se narra el viaje a bordo de una kombi Volkswagen, por la Autopista del Sur, partiendo desde París rumbo a Marsella, durando 33 días.

Cómo, cuándo y dónde

Mauro fue el encargado de elegir la movilidad. La idea de ser "kombinautas" enseguida les cerró. Los preparativos tomaron un año. Había que equipar y acondicionar la kombi, trazar una ruta tentativa y preparar a los seres queridos para la despedida. "Cuando les contamos a nuestra familia y amigos la decisión tomada, la gran mayoría nos tomaba por locos. Teníamos una kombi totalmente destartalada y pensábamos dejar todo para ir a recorrer el continente, con un itinerario bastante incierto. Con el tiempo nuestro viaje fue tomando forma y con eso todos se sintieron más confiados", cuenta Abi.

...
....
...
....

Vivir viajando

Hace siete meses salieron de Buenos Aires rumbo a Entre Ríos, después recorrieron la Ruta 3 hasta Ushuaia y ahora comenzaron a subir por la ruta 40, con la idea de llegar a Alaska.

Los días de viaje se encargan de revisar que la kombi esté en condiciones de salir a la ruta (chequean aceite, ruedas y nafta, entre otras cuestiones). Dicen que nunca superan los 70 kilómetros por hora ya que la idea es disfrutar el camino sin andar apurados. Otra de las premisas que siguen es no llegar de noche a los lugares nuevos, aunque esto implique hacer varias paradas en el medio.

...
....

"No son vacaciones, es un estilo de vida que estamos descifrando minuto a minuto", cuentan. Los gastos del viaje los cubren con la venta de fotografías y postales que van tomando en el camino, remeras estampadas con la técnica de serigrafía y algunas artesanías. Si bien llevaron algunos ahorros, estos son sólo para usar en caso de emergencia.

No todo es color de rosas

Lo más difícil que les pasó en el viaje, fue cuando se rompió la única parte del motor que no habían revisado ni reparado antes de salir. El episodio fue en Punta Arenas, Chile, cuando estaban llegando a Puerto Natales. Tuvieron que desarmar el motor por completo para rectificar block y cigüeñal. Estuvieron un mes parados. "Pero el camino, el viaje, la cosmopista -concluyen- es la vida misma, siempre tiene algo bueno dentro de lo malo y ese mes estuvimos con una hermosa familia que nos adoptó como dos hijos más. Estamos descubriendo un nuevo mundo, rompiendo barreras y esquemas, aprendiendo a (re)acomodarnos, a ser maleables, a lo incierto, a un 'todo nuevo' constante. Cada lugar es completamente diferente, como la naturaleza, como nosotros mismos".

...
....

El "lado B" según otra viajera

Aldana Chiodi, autora junto a su pareja Dino del blog de viajes Magia en el camino, cuenta el "lado B" de vivir viajando. Escuchá el audio completo:

Si viviste alguna una experiencia que mejoró tu bienestar y calidad de vida y querés compartirla en esta columna, escribí a Bienestarlanacion@gmail.com con todos los datos que te pedimos acá.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas