Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El atentado en Londres se politiza y enciende la recta final de la campaña

Corbyn pidió la renuncia de la primera ministra, que defendió los recortes de fondos en la policía; uno de los tres atacantes abatidos por la policía había sido vigilado por las agencias de inteligencia

SEGUIR
LA NACION
Martes 06 de junio de 2017
Los londinenses hicieron una vigilia ayer en Potters Fields Park
Los londinenses hicieron una vigilia ayer en Potters Fields Park. Foto: AFP
0

LONDRES.- Bajo la sombra del atentado terrorista que el sábado costó la vida de siete personas en el corazón de Londres, Gran Bretaña retomó la campaña electoral con ánimo recalentado.

Quedan dos días para la cita de pasado mañana y, lejos del clima de sobrecogimiento que siguió a la masacre integrista, todo parece valer.

El laborista Jeremy Corbyn, que paladea un resultado con el que no podía ni soñar hasta hace poco, llegó a pedir la "renuncia" de la primera ministra, Theresa May . Le reprochó haber reducido en 20.000 efectivos la planta policial, algo que considera inadmisible ante la amenaza terrorista. "Nunca se debió dar ese paso", dijo, con lo que dejó flotando sobre la cabeza de la May una dosis de culpa por lo ocurrido.

Posiblemente después se dio cuenta de que no era tan buena idea pedir la renuncia de la persona a la que -se supone- debería derrotar el jueves. De modo que luego volvió sobre sus pasos y aseguró que "no quiere" la dimisión de May, sino que, justamente, está seguro de que la derrotará en los comicios. Un borrón y cuenta nueva más de los tantos que hubo en esta campaña. May, en tanto, no llegó a responderle. Pero poco antes había recordado los coqueteos del laborista con líderes del terrorismo irlandés y su desconfianza ancestral hacia la policía.

"Estas elecciones son sobre liderazgo y Corbyn ha abjurado" de todo lo que se parezca a ello, dijo.

Hasta hizo burla sobre su inexperiencia en cargos ejecutivos y su pasado pacifista al asegurar que en Bruselas "creerán que es Navidad" si el laborista resulta elegido y le toca negociar el Brexit, tal como se denomina el proceso de salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (EU).

May no se cruzó con Corbyn. Aquí cada uno va a lo suyo y con estilos de campaña muy distintos. May esquiva a la gente, Corbyn la busca.

Pero los periodistas no la dejan escapar y, cuando la tuvieron a tiro, le preguntaron hasta cuatro veces sobre el mismo asunto: por qué recortó los recursos de la policía y si eso había sido buena idea.

Cuatro veces respondió a su modo. "Tenemos una fuerza antiterrorista poderosa y eficaz. No se trata de cuántos son, sino de qué poderes y potestades tienen", sostuvo, a la vez que reprochó a su adversario laborista que "siempre haya votado en contra" de cualquier intento de dotar de más facultades de acción a los uniformados. El famoso "dispara a matar" que ella defiende.

Tampoco la ayudó la policía. Después de marchas y contramarchas, y con toda la cortesía que pudo, la jefa de la Policía Metropolitana, Cressida Dick, admitió que hace falta "replantear las estrategias y los recursos" que tienen. Un bombazo para May.

El hecho de que al menos uno de los atacantes del Puente de Londres fuera conocido por la policía y por los servicios de inteligencia del MI5 tampoco parece ayudar. "Por qué no detuvieron al terrorista que hasta salió por televisión", se indignaba uno de los tabloides de esta ciudad.

"Para seguir a una persona hacen falta entre 25 y 30", dicen los expertos. En Gran Bretaña existirían al menos 29.000 de los que se definen como "sujetos de interés". El abordaje de la seguridad en ese contexto vuelve a ser una cuestión de recursos.

En plena campaña, recrudecen las críticas por la lentitud con que las autoridades informan sobre el atentado. Un contraste evidente con la rapidez con la que actuaron las fuerzas de seguridad, que respondieron en ocho minutos al primer pedido de auxilio.

Por caso, los medios conocían los nombres de dos de los atacantes antes de que Scotland Yard los confirmara. May evitó comentarios sobre la materia. "Sabemos sus nombres. Los diremos oportunamente", dijo. Poco más tarde se conocieron las identidades de dos de los atacantes. Pero anoche aún se desconocía la del tercero.

Los tres fueron abatidos por la policía en el lugar donde se vivieron escenas de pesadilla. Un baño de sangre en pleno corazón de la ciudad.

Las doce personas que fueron detenidas en relación con el ataque fueron puestas en libertad sin cargos. Si bien ayer hubo redadas todo el día, anoche no quedaba ninguno de los detenidos en esa pesquisa.

"Esto no ha sido un ataque contra Gran Bretaña, sino contra el mundo occidental", dijo May. Buena parte de las víctimas son extranjeras, pero sus nombres también se sueltan con cuentagotas.

Hay un triste desfile en los alrededores del Puente de Londres de personas que creen tener un familiar o un ser querido entre las víctimas. Reparten fotos de los desaparecidos y piden ayuda a eventuales testigos en busca de una noticia que temen mala y aún no les llega.

Dos de los tres atacantes estaban en el radar

Khuram Butt

27 años

Ciudadano británico de origen paquistaní, ya había estado bjao la lupa de las autoridades por su afinidad con el radicalismo islámico. Padre de dos hijos, había sido apartado de dos mezquitas de barrio donde vivía, Barking, por distintos comentarios y actitudes. Butt, a quien sus vecinos describen como un seguidor del Arsenal y que, según contaron, se fue radicalizando durante los últimos años, aparece en un documental de la cadena Channel 4 sobre jihadistas británicos emitido el año pasado, en el que fue captado por una cámara durante un altercado con la policía tras rezar frente a una bandera que se asocia a EI en un parque de Londres

Rachid Redouane

Entre 25 y 30 años

Tenía nacionalidad marroquí y libia. Se desconoce su edad, ya que dio dos fechas diferentes de nacimiento. Se calcula que tenía entre 25 y 30 años. También usaba el nombre de Elkhdar y era un desconocido para las autoridades hasta este fin de semana

Identidad no revelada

El tercer atacante ya fue identificado, pero su nombre no fue revelado. Sí trascendió que, como Butt, había sido investigado por su posible radicalización

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas