Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"A mi hija me la asesinó un pibe borracho con un auto preparado para matar", dijo la madre de Lucía Bernaola

Así lo expresó la mamá de esta joven de catorce años que murió tras ser atropellada en Mar del Plata durante la madrugada del domingo

Lunes 05 de junio de 2017 • 22:45
SEGUIR
LA NACION
Verónica, la madre de Lucía, quebrada tras la muerte de su hija
Verónica, la madre de Lucía, quebrada tras la muerte de su hija. Foto: Mara Sosti

MAR DEL PLATA.- Tras el tremendo dolor de la muerte de una hija, más dolor. El de despedirla sin poder verla ni tocarla. Ni siquiera darle un último beso. Porque a Lucía Bernaola, de 14 años, la tuvieron que velar a cajón cerrado. "Me la asesinó un pibe borracho con un auto preparado, pero preparado para matar", afirma Verónica Borelli en directa acusación a Federico Sasso, el joven de 19 años que bajo efectos del alcohol se despistó durante la madrugada del domingo cuando circulaba a alta velocidad por Boulevard Marítimo y arrolló a nueve adolescentes que caminaban por la vereda. Los otros ocho se recuperan de lesiones menores.

Aprehendido en el lugar del hecho e imputado por el homicidio, el automovilista pasó ayer por tribunales para declarar ante la fiscal María Teresa Martínez Ruiz. "Se me fue el auto de las manos", se excusó durante su breve testimonio, paso previo a su traslado a un calabozo, donde esperará la evolución de su situación procesal. La familia Bernaola reclama que siga detenido para que no se fugue.

El test de alcoholemia que se le practicó a Sasso a poco de ocurrido el incidente confirmó que tenía 1,23 gramos de alcohol en sangre. Luego, con la investigación judicial en marcha, se negó a que se le tomaran muestras para someterlas a un análisis más preciso.

A Lucía la despidieron sus familiares y amigos con profundo dolor. Era alumna del Colegio Sagrada Familia y siempre estaba rodeada de amistades y afectos. "Tenía muchos sueños, pero el más urgente era aprobar matemáticas", cuenta Borelli a LA NACION con una sonrisa, en medio de una muestra de coraje y valentía imponente, todo para que lo que le pasó a su hija no quede en el olvido. Y, sobre todo, para que el culpable pague por lo que hizo.

"No se te ocurra largar lágrimas porque tus lágrimas no son las mías, a Lucía yo y los míos la vamos a llorar todos los días por el resto de nuestras vidas porque no la tenemos más", dijo como si tuviera a Sasso cara a cara, una situación que admitió que está decidida a afrontar. "No me va poder mirar a los ojos porque es un asesino, un cobarde, un cagón que mató y se quiso escapar", insistió.

Un conductor alcoholizado atropelló y mató a una adolescente en Mar del Plata
Un conductor alcoholizado atropelló y mató a una adolescente en Mar del Plata. Foto: Twitter

Lucía y sus ocho amigos caminaban por la vereda del Boulevard Marítimo Peralta Ramos, a la altura de Playa Chica, cuando el Renault Clio conducido por Sasso se cruzó de calzada, hizo un trompo, arrolló al grupo y chocó contra el murete que se extiende a lo largo de ese paseo. La víctima fatal quedó bajo el rodado. Otros quedaron golpeados en el piso y algunos cayeron del otro lado del paredón, sobre un sector de parque con pendiente directa al mar.

Una de las víctimas, aún golpeado como estaba, dijo a LA NACION que atinó a retener al conductor cuando intentaba salir del auto. "Se quería escapar, le saqué las llaves del auto y se las tiré al medio de la calle", recordó. Sus acompañantes se fueron.

Todo indicaría que Sasso circulaba a alta velocidad. Además de los heridos, hay testimonios de quienes lo vieron acelerar por la costa muy cerca del lugar donde luego ocurrió la tragedia. "Iba a más de 80 kilómetros por hora, como mínimo", aseguró un taxista que pidió aportar su testimonio a la causa judicial.

Desde ayer se están solicitando registros de cámaras de seguridad del sistema público de monitoreo y casas y comercios privados. Así se intentará reconstruir el derrotero de Sasso y en qué condiciones transitó por el paseo costanero hasta embestir a Lucía y sus amigos.

La defensa del acusado asegura que el joven está "destrozado" y niega que haya estado corriendo una "picada" con otro vehículo, otra cuestión que la fiscalía intenta determinar a partir de pruebas que sigue acopiando en el expediente.

Verónica, la madre de Lucía, en busca de justicia por su hija
Verónica, la madre de Lucía, en busca de justicia por su hija. Foto: Mara Sosti

Borelli asegura que ya tiene elementos como para probar que el auto de Sasso no era convencional sino que tenía modificaciones para que alcance mayores velocidades. "Sé hasta en qué taller se lo prepararon", dijo la mujer que insiste en que el joven debía saber que en las condiciones que manejaba podía matar. "Mi hija iba caminando por una vereda, rumbo a un boliche, y este asesino iba alcoholizado, con 1,23 de alcohol en sangre, a toda velocidad y en un auto preparado para correr", apuntó. La fiscalía ya ordenó peritajes mecánicos sobre el vehículo.

Decidida a llevar la voz del reclamo familiar, con mucha fuerza y entereza, Borelli admite que de tanto en tanto se quiebra. Cuando ve una ropa de Lucía. Cuando se da cuenta que sigue poniendo platos para ella, su esposo y tres hijas, una de las cuales ya no volverá. Recuerda el sábado por la noche cuando la vio por última vez. Cuenta que cenaron juntos. La ayudó a peinarse. Y le dio plata para que saliera con su novio y amigos. A media madrugada recibió el llamado que anticipaba lo peor. Y de ahí el más, el dolor. Ya no más besos ni mimos para Luchi, como a ella le gustaba que la llamen. "Un asesino hizo que al despedirla solo pueda acariciar un cajón de madera", acusa. Y por eso lo quiere preso. Por mucho tiempo.

Te puede interesar