Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Rechazaron el sobreseimiento de los rugbiers mendocinos acusados de violación

Durante la audiencia, el tribunal de Garantías determinó que se debe continuar la investigación contra los deportistas de la Unión de Rugby de Cuyo

Lunes 05 de junio de 2017 • 23:05
SEGUIR
PARA LA NACION

El grupo de rugbiers mendocinos imputados por la violación de una joven a fines del año pasado seguirá bajo investigación judicial. El magistrado de Garantías, David Mangiafico, rechazó el sobreseimiento de los jugadores que había solicitado el fiscal que lleva la causa, quien ahora podría ser apartado del caso, a pedido de la querella.

De esta manera, los deportistas de la Unión de Rugby de Cuyo, Sebastián Vanín, Ignacio Ceschín, Enzo Falaschi e Ignacio Biffi, imputados por abuso sexual agravado, y José Hervida, sospechado de abuso sexual simple, tendrán que seguir de cerca el avance del proceso en su contra, ya que se alejó la posibilidad de quedar desligados del hecho, ocurrido en diciembre de 2016 durante una fiesta en una casa en Luján de Cuyo por el campeonato obtenido ese mes en Paraná, Entre Ríos.

Durante la audiencia de hoy el tribunal de Garantías determinó que se debe continuar la investigación haciendo lugar a un pedido que habían realizado Lucas Lecour y Diego Lavado, los abogados que defienden a la denunciante de 24 años. Asimismo, los letrados pedirán que el funcionario judicial Hernán Ríos sea separado de la causa porque consideran que su accionar durante la instrucción fue erróneo y apresurado, sin haber escuchado el testimonio de la joven, para tener más presente en su evaluación la reclamada "perspectiva de género" para este tipo de episodios. Asimismo, según indicaron los profesionales, el fiscal sólo tuvo en cuenta la voz de los testigos pero sin la presencia de ambas partes.

Ríos había considerado días atrás que no existían indicios claros como para mantener la acusación de abuso sexual contra los cinco jugadores y el manager de la selección local de rugby. Previo a esa decisión, en marzo, ya se había desligado del hecho denunciado a otros dos compañeros del equipo, Ezequiel Pelaia y Maximiliano Filizzola.

El fiscal de la unidad Luján-Maipú entendió que a pesar de haber encontrado material genético (semen) en la ropa de la joven no existe prueba objetiva para suponer que ha sido víctima de una violación; como no se pudo determinar si la mujer fue alcoholizada o drogada tampoco se pudo comprobar si prestó su consentimiento o no para el acto. En la denuncia, la joven dijo no recordar nada de lo sucedido; la presentó luego de que dos amigas le comentaran lo que había ocurrido la noche del 22 de diciembre.

Este caso, desde que se hizo público, se convirtió en una guerra mediática entre la querella y la defensa. Las acusaciones no sólo fueron entre los abogados, sino que los rugbiers y la chica también se expusieron, principalmente en las redes sociales, a contar lo que ocurrió. Mientras se producían estos fuertes cruces, la Justicia confirmó que el semen hallado en las prendas de la chica correspondían a dos de los acusados, Ignacio Ceschín y Sebastián Vanin. El rugbier Ceschín es el único que reconoció haber mantenido contacto sexual con la joven, aunque dijo que fue con el consentimiento de ella. A su vez, los análisis posteriores indicaron que no se detectaron evidencias de violencia ni lesiones genitales, así como no se halló la presencia de alguna droga amnésica.

Desde que fueron imputados los deportistas, todos menores de 30 años, se vieron obligados a pagar una fianza de 150 mil pesos cada uno para mantenerse en libertad.

Te puede interesar