Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El último punk cubano resiste en la isla

Como muchos jóvenes punks, Gerson Govea se veía como un inadaptado; cuenta que se infectó deliberadamente con VIH para no ser perseguido

Gerson Govea muestra su mano tatuada en su casa, un antiguo sanatorio para pacientes con VIH en la provincia de Pinar del Río
Gerson Govea muestra su mano tatuada en su casa, un antiguo sanatorio para pacientes con VIH en la provincia de Pinar del Río. Foto: AFP / Adalberto Roque
Martes 06 de junio de 2017 • 16:48

Es considerado el último de los miembros más hardcore de los "frikis", o "monstruos", con 42 años, de pelo largo con aretes y tatuajes, una raza única de desertores en la isla comunista.

Más allá del ron, del amor libre y de la música de rock prohibida, llevaron su rebelión a una etapa más dramática: inyectándose sangre infectada de VIH para entrar en la relativa seguridad y comodidad de una clínica estatal de SIDA.

"Encontré un amigo que me dio su sangre infectada", recuerda Govea. "La extraje yo mismo y la inyecté en mí".

Eso fue hace 17 años. Desde entonces ha visto a sus amigos morir de SIDA y su esposa Yohandra Cardoso, de 44 años, pierde ambas piernas por la enfermedad.

Mientras tanto, Govea, todavía de pie, pero con su salud frágil, está ingresando a la edad madura.

Dormir en los parques, escuchar música y tomar drogas, los "frikis" no habrían sido una novedad en muchas ciudades del mundo.

Pero su estilo de vida fue una declaración especialmente audaz en la Cuba comunista, donde la música rock fue prohibida durante la Guerra Fría y la drogadicción severamente condenada.

"Compartieron todo: mujeres, hombres, alimentos y píldoras", dijo Jorge Pérez, médico y ex director de un sanatorio de SIDA en La Habana.

Cuba se hundió en la pobreza después de la caída de la Unión Soviética en 1989, y cuando la pandemia del SIDA se desarrolló. En medio de tal miseria, una clínica estatal del SIDA era un refugio.

"Fue el mejor de todos los mundos posibles para ellos", dice Maria Gattorno, directora de la Cuban Rock Agency, un organismo estatal de promoción de la música.

"Tenían todo garantizado allí: medicinas, buena comida y eran atendidos".

Govea dice que se infectó a sí mismo para que pudiera entrar en una clínica y evitar el acoso policial que sufrió por ser un punk.

Otros se contagiaron "para que pudieran estar con la persona que amaban" que ya tenía la enfermedad, dice.

SIDA en Cuba

El primer caso de SIDA en Cuba fue un soldado que regresó de África, donde el país apoyó a varios grupos guerrilleros en conflictos de poder durante la Guerra Fría.

Un poco más de 3.800 personas murieron de SIDA en Cuba entre 1986 y 2015, según el gobierno. Unos 20.000 vivían con el VIH en el último censo.

Los fármacos antirretrovirales ralentizaron el impacto letal del SIDA. Las clínicas de internación de Cuba fueron cerrando paulatinamente.

Pero Govea y Cardoso en su silla de ruedas todavía viven en el oeste de la isla en la casa que en otro tiempo fue el sanatorio de Pinar del Río, donde se conocieron en 2000.

Además de un pequeño subsidio estatal, Govea se gana la vida vendiendo productos de manicura.

La casa está llena de carteles de bandas punk como los Sex Pistols y The Ramones.

El estado les permitió mantener el lugar y les sigue dando su medicina gratis.

María Gattorno calcula que los que se infectaron a sí mismos "calcularon mal", pensando que una cura para el SIDA llegaría rápidamente.

Gattorno ha asesorado a frikis, ayudándoles a encontrar salas de ensayo y arreglando actuaciones en sanatorios.

El mismo Govea creó una banda en la clínica. Pero su enfermedad les impedía tocar en público.

"Cuando uno se sentía bien, otro estaba enfermo en la cama", dijo. "Cuando estaban así, significaba que se estaban muriendo."

Fotos de Adalberto Roque

Texto de AFP

Edición fotográfica de Dante Cosenza

Gerson Govea y su esposa Yohandra Cardoso, durante un concierto de hard rock en Pinar del Río al oeste de Cuba
Gerson Govea y su esposa Yohandra Cardoso, durante un concierto de hard rock en Pinar del Río al oeste de Cuba. Foto: AFP / Adalberto Roque
Gerson y Yohandra toman el coctel de medicinas contra el Sida en su casa de Pinar del Rio
Gerson y Yohandra toman el coctel de medicinas contra el Sida en su casa de Pinar del Rio. Foto: AFP / Adalberto Roque
Gerson y Yoandra llegan a su hogar, un antiguo sanatorio para pacientes con VIH, en Pinar del Río
Gerson y Yoandra llegan a su hogar, un antiguo sanatorio para pacientes con VIH, en Pinar del Río. Foto: AFP / Adalberto Roque
Gerson y Yoandra en su casa en Pinar del Río
Gerson y Yoandra en su casa en Pinar del Río. Foto: AFP / Adalberto Roque
Gerson tocaba en una banda formada cuando existía la clínica
Gerson tocaba en una banda formada cuando existía la clínica. Foto: AFP / Adalberto Roque
Gerson ayuda a Yohandra que perdió sus piernas debido a su enfermedad
Gerson ayuda a Yohandra que perdió sus piernas debido a su enfermedad. Foto: AFP / Adalberto Roque
Gerson y Yohandra son pareja desde el año 2000
Gerson y Yohandra son pareja desde el año 2000. Foto: AFP / Adalberto Roque
Gerson Govea baila en un concierto de hard rock en Pinar del Río
Gerson Govea baila en un concierto de hard rock en Pinar del Río. Foto: AFP / Adalberto Roque
En esta nota:
Te puede interesar