Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Por qué no deberías hacerle una mala reseña a un restaurante (y qué escenario es la excepción)

Martes 06 de junio de 2017 • 18:19
SEGUIR
0
Foto: Shutterstock

Consuelo

Querida Consuelo, te escribo con algo que no sé si es una obsesión mía pero vengo dándole vueltas en la cabeza hace un montón. Hace poco fuimos con mi novia a un restaurante en el centro, un bodegón clásico que nos habían recontra recomendado. Nos sirvieron un pescado horrible (para mí directamente estaba podrido) y cuando reclamamos no nos devolvieron la plata ni nos ofrecieron otra cosa más que una “copa de champagne de cortesía”, ni cambiarnos la comida ni nada, y de bastante mal modo. Cuando volví a casa me disponía a ponerles comentarios negativos en el Facebook y en todas las apps de reseñas para que nadie vaya pero de pronto me entró una culpa tremenda. Como siempre hago reseñas buenas nunca lo había pensado, pero ¿no es medio horrible hacerle una mala reseña a un restaurante para que trabaje menos, hacerlos perder plata porque cometieron un par de errores? No sé, yo me imagino si alguien le escribiera a mi jefe para decirle que soy un desastre cada vez que se me pasa contestar un mail o que llego tarde a alguna reunión y me parece muy feo.

Un saludo,

El usuario culposo (32)

Querido culposo:

Es un auténtico dilema el que planteás. Una mala reseña, aunque no vaya a dejar a nadie en la calle, puede perjudicar económicamente al dueño de un local (especialmente si después de esa reseña, como suele pasar, varios entran a sugestionarse y llenarles el perfil de malas experiencias) o a un mozo (si ponés que te atendieron mal seguro que el dueño va a intentar averiguar quién fue), y la sensación es que un mal día lo tiene cualquier persona y cualquier restaurante. Incluso si no es cuestión de un mal día, si es un lugar en el que se come mal y te atienden mal, ¿por qué habrías de querer dejar gente sin trabajo? Por otra parte, el buen funcionamiento de cualquier app con comentarios se basa en la sinceridad: si todos empezamos a ponerle 5 estrellas a todo esas aplicaciones dejan de servir, y todo el mundo se irá a clavar el pescado podrido con una sonrisa. Y siendo que uno se beneficia bastante del hecho de que la información de esas apps sea (con muchas pinzas) confiable, podríamos hablar de un “deber de sinceridad”.

Te recomiendo una solución que suelo aplicar, basada en una fórmula de etiqueta prehistórica: si no tenés nada bueno que decir, no digas nada. Si el restaurante te gustó, tomate el tiempo de ponerle las 5 estrellitas y escribir dos líneas contando por qué es que está bueno: eso va a ser que a los futuros lectores de tu reseña les llame la atención ese lugar. Si el lugar no te gustó, no pongas nada: en términos relativos los buenos, así, quedarán destacados, sin necesidad de sentir que les estás restando a los demás. Creo que hay una sola excepción para esta máxima, y es la violencia: lo pienso especialmente para aplicaciones como Uber o Airbnb, en las que los usuarios se exponen a situaciones que pueden ir de incómodas a llanamente peligrosas. Si tuviste una mala experiencia con un conductor o con alguien que te recibió en su casa, incluso si no es suficiente para hacer denuncias a la justicia, me parece importante escribirlo para que otras personas no pasen por lo mismo.

A grandes rasgos estos son los criterios que yo utilizo, siempre con el imperativo kantiano en mente: actuar del modo en que nos gustaría que todos actuaran.

Un cariño,

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar, como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas