Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mar del Plata: tras la muerte la adolescente que fue atropellada, pedirán tolerancia cero de alcohol en automovilistas

"El combo de velocidad más alcohol es igual a muerte en materia de tránsito", dijo el intendente local, Carlos Fernando Arroyo

SEGUIR
LA NACION
Martes 06 de junio de 2017 • 18:46
La mamá de Lucía Bernaola
La mamá de Lucía Bernaola. Foto: LA NACION / Mara Sosti
0

MAR DEL PLATA.- En medio de la conmoción que generó la muerte de Lucía Bernaola, la adolescente de 14 años atropellada este domingo por un joven automovilista que estaba ebrio al provocar la tragedia, autoridades municipales insistieron con un proyecto para que en la provincia de Buenos Aires se aplique "tolerancia cero" para el consumo de alcohol en conductores particulares, tal cual ya se aplica con los choferes profesionales.

"El combo de velocidad más alcohol es igual a muerte en materia de tránsito", dijo el intendente local, Carlos Fernando Arroyo, que tras este episodio aseguró que ampliará los controles que se realizan en vía pública. Desde distintos sectores se cuestionó a autoridades por la merma en estos operativos y en particular los test de alcoholemia.

La familia de Bernaola, a partir de los testimonios recibidos durante estas horas, está convencida que el responsable del hecho circulaba a alta velocidad. "Dobló en el aire", aseguró un testigo que se acercó a tribunales para aportar a la causa lo que vio desde muy cerca.

Pedirán tolerancia cero de alcohol en automovilistas
Pedirán tolerancia cero de alcohol en automovilistas. Foto: Archivo / Daniel Jayo

Federico Sasso, el conductor del Renault Clío que atropelló y mató a Bernaola y provocó heridas a otros adolescentes que caminaban por la vereda a la altura de Playa Chica, permanece detenido en un calabozo de la vecina localidad de Balcarce. La defensa, que aún no hizo pedido de excarcelación, pidió a la justicia un alojamiento por fuera del sistema carcelario para preservar la integridad física de su cliente.

Su situación procesal se definirá en próximas horas, apenas la fiscal María Teresa Martínez Ruiz termine de sumar pruebas a una investigación que ya acumula más de una decena de declaraciones de testigos y una prueba fundamental: el test que confirma que al momento del siniestro vial el ahora imputado por homicidio culposo agravado y lesiones culposas agravadas tenía 1,23 gramos de alcohol, por litro de sangre, más del doble del límite máximo no punitivo.

Para este viernes se fijó el peritaje mecánico, que permitirá determinar si el auto de SAsso, que tiene 19 años, había recibido modificaciones en su motor y estructura para alcanzar mayores velocidades que las de la unidad estándar. Y el próximo 25 será el peritaje accidentológico, una suerte de reconstrucción del hecho en la intersección de Boulevard Marítimo y Alberti, en plena curva de Playa Chica.

La cámara de seguridad de un hotel que está frente al lugar del accidente permite advertir el impacto del automóvil sobre el grupo de chicos, todos entre 14 y 18 años de edad. Ahora se están solicitando similares grabaciones a otros comercios y edificios de la costa para ratificar si, como se presume, Sasso viajaba al alta velocidad. También para probar o descartar que estuviera corriendo una "picada" con otro automovilista.

El acusado, que ayer declaró ante la fiscal, afirmó que viajaba a velocidad normal y que por circunstancias que desconoce perdió el control del volante. "El auto se me fue de las manos", dijo.

Según las recientes modificaciones que se aplicaron en el Código Penal para siniestros viales, Sasso se expone a penas de hasta seis años de prisión de cumplimiento efectivo. Queda por ver si llegará al juicio en libertad. La familia de Bernaola exigirá que siga detenido para evitar cualquier riesgo de fuga. "A mi hija me la asesinó un pibe borracho con un auto preparado para matar", aseguró a La Nación la madre de Lucía, Verónica Borelli, que pidió para el acusado la máxima pena posible.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas