Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El enojo británico por las alertas desoídas enturbia las elecciones

Crece la indignación tras los ataques en Londres por la evidencia que había sobre los jihadistas; la duda es si habrá un voto bronca o un mayor apoyo a May por miedo a cambiar de liderazgo

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 07 de junio de 2017
0

LONDRES.- El conmovedor minuto de silencio bajo la lluvia en honor a los muertos por el terrorismo apenas si pudo disimular la indignación. Gran Bretaña arde y pone otra vez en la mira a su policía y a la famosa inteligencia del MI5 ante las apabullantes alertas que hubo sobre los autores de la matanza en el Puente de Londres, y que fueron una y otra vez desatendidas, cuando no simplemente ignoradas.

"El enojo es un ingrediente que complica aún más unas elecciones de por sí confusas", dijo Vernon Bogdanor, politólogo del King's College.

Con las elecciones generales a la vista, nadie sabe muy bien cómo operará esa corriente de indignación. Si con un voto castigo al actual gobierno conservador o, por el contrario, con un cheque de apoyo por temor a cambiar el liderazgo en momentos de dificultad extrema.

"Si me preguntan, yo creo que Theresa May resultará reelegida", apostó Bogdanor. Desde esa perspectiva, las cosas saldrían bien para la premier, que viene cayendo en las encuestas.

Mañana los británicos van las urnas para confirmar si los conservadores, con May a la cabeza, retienen el gobierno o si se los recorta el vociferante laborista Jeremy Corbyn.

Los números están ajustados y todo es posible. "Paren los pies de Corbyn. No le permitan llegar al poder", se desesperó la aspirante a "dama de hierro", inquieta por los números que la ponen en un brete.

"No dejen que Nicola Sturgeon maneje los hilos", añadió, en referencia a la líder independentista escocesa y una eventual alianza con los laboristas para desplazar a los conservadores de Downing Street.

Del otro lado, con más entusiasmo, el laborista Corbyn pide el voto a gritos. "Los conservadores nos subestiman, se ríen de nosotros, son arrogantes, pero acá estamos, luchando para todos", clamó con su estilo combativo, tras días de actuar como un político a la vieja usanza.

Mientras, el error de los servicios de inteligencia ante los autores de la matanza que costó siete vidas hizo mella hasta en el propio gobierno. "¿No los podrían haber detenido? ¿Cómo demonios lograron escapar de la red?", clamó hasta el canciller de May, Boris Johnson.

Para May fue incómodo y para muchos, un gesto acomodaticio de un hombre que no oculta sus ganas de llegar a la cúpula. "La policía y el MI5 ya nos dijeron que revisarán sus protocolos. Sólo esperamos que lo hagan", atajó ella.

Volvió a la campaña y se llevó a "Boris" -como le dicen al ministro- poco menos que de una oreja para que la presentara como Dios manda en otro acto proselitista. "Acá está la mujer que necesitamos en el mando", cumplió el ministro.

Lo cierto es que los datos que ignoraron los servicios de inteligencia sobre los asesinos son lapidarios.

Khuram Butt, el británico de ascendencia paquistaní que, se supone, fue el jefe de la banda, no sólo apareció en un documental que mostraba un homenaje a Estado Islámico (EI) en pleno centro de Londres, sino que su familia recibió dinero para trabajar en contra de la radicalización islamista.

Años atrás, el hermano mayor de Khuram -Saad Butt- recibió fondos policiales para el Young Muslim Advisory Group, como parte de una iniciativa del entonces gobierno laborista para evitar radicalizaciones a la vista de los atentados de 2005.

Butt fue empleado del subterráneo londinense, tuvo acceso a los planos y a las estaciones más céntricas, incluida la del Parlamento. "Todos sabíamos que era un fanático. Pero no lo echaron por eso, sino porque faltaba mucho", dijeron sus ex compañeros.

También estaba fichado Youssef Zaghba, cuyo nombre fue el último en saberse y sólo fue confirmado en Londres después de que lo difundió la prensa italiana. Es un italiano nacido en Marruecos de cuya inclinación integrista existían múltiples advertencias oficiales. Lo habían detenido en el aeropuerto de Bolonia cuando intentaba llegar a Siria con propaganda de EI en su teléfono. "Es entendible que no estuviera preso, pero no que no tuviera seguimiento. Las advertencias llegaron tanto a Marruecos como a Gran Bretaña", se indicó.

El tercer miembro de la banda, Rachid Redouane, no estaba fichado, pero nadie pareció atender las luces amarillas. Dejó a su mujer, la británica Charisse O'Leary, porque no quiso convertirse al islam.

"Nosotros estamos en el terreno. Nosotros tenemos elementos para saber quiénes se radicalizan y quiénes no. Pero no nos prestan atención", denunció ayer Haras Rafiq, de la Quilliam Foundation, una entidad que trabaja en esta ciudad contra la radicalización islamista.

"Son muchas las oportunidades de captura perdidas porque no nos escuchan", añadió.

Identificaron al tercer atacante

Youssef Zaghba

22 años

Nacionalidad: italiano; vivió en Marruecos, donde se convirtió al islam

Fuera de radar El comunicado policial aclara que Zaghba, "un italiano de ascendencia marroquí", no había estado nunca en el radar" ni de la policía ni del MI5", los servicios de inteligencia británicos. Sin embargo, un procurador italiano aseguró que Zaghba había sido señalado a Gran Bretaña como "posible sospechoso" en marzo de 2016. Giuseppe Amato, procurador de Bolonia, afirmó que habían advertido a Londres acerca de Zaghba después de que éste fue detenido en Bolonia cuando pretendía volar a Turquía, para ir luego a Siria

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas