Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Lo mejor para los hijos de la víctima es la decisión que tomamos"

Los jurados quedaron conmovidos tras su desempeño judicial

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 07 de junio de 2017

Hubo momentos del juicio en los que no pudo contener las lágrimas. Se quebró cuando mostraron las imágenes de la autopsia hecha al cadáver de Claudia Schaefer, cuerpo que recibió 66 puñaladas, ocho golpes y fue degollado. "Lo mejor para los hijos de la víctima es la decisión que tomamos", sostuvo a LA NACION una mujer de 42 años integrante del jurado popular que encontró ayer culpable a Fernando Farré.

Ella no quiso dar su nombre, pero contó detalles de su vivencia durante las siete jornadas del juicio. "Lloré bastante. Pensamos mucho en los hijos de la víctima", sostuvo, aún emocionada.

El jurado fue formado por doce vecinos del Departamento Judicial de San Isidro. Sus edades oscilaron entre los 24 y los 65 años. Se sentaron en esa posición amas de casa, empleados, estudiantes y varios desocupados.

"Nuestro mayor miedo fue cuando Farré leyó la carta para sus hijos, fue un intento de conmovernos", sostuvo Norma, vecina de San Fernando, de 60 años.

Los doce jurados titulares y seis suplentes se conocieron el lunes pasado, el día de la primera audiencia.

Habían sido preseleccionados 46 ciudadanos, pero después de un sorteo quedaron 18, que estuvieron en las siete audiencias. Sólo votaron los 12 titulares.

Cada vez que había un cuarto intermedio y querían ir al baño eran acompañados por personal policial. Lo mismo sucedía cuando iban a almorzar al bar Hábeas Corpus, situado frente al edificio de los tribunales de San Isidro.

Los miembros del jurado viven en San Isidro, Olivos, San Fernando y Pilar. Los jurados que viven más lejos, como en Pilar, llegaron a las audiencias en un móvil de la policía bonaerense. Los que tenían el domicilio más cerca se acercaron por sus propios medios. "Estábamos nerviosos. No era algo común para nosotros", afirmó Gonzalo, de 35 años, que trabaja como empleado, que fue el presidente del jurado y quien leyó el veredicto.

La sentencia tuvo un importante interés mediático, lo que hizo que el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 2 de San Isidro tuviese la colaboración de la Dirección de Comunicación de la Suprema Corte de Justicia bonaerense.

En esta nota:
Te puede interesar