Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Trigo: por los excesos hídricos podrían dejar de sembrarse 100.000 hectáreas

Miércoles 07 de junio de 2017 • 18:28
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Los excesos hídricos afectan a la campaña
Los excesos hídricos afectan a la campaña.

Bajo un escenario más favorable, debido a la eliminación de las políticas públicas que tan negativamente afectaron su cultivo durante las últimas campañas, el trigo ha vuelto al centro de la escena.

Con una nueva expansión, durante el ciclo 2017/18 se confirmaría el cambio de tendencia iniciado en la campaña anterior, arribando a 5,5 millones de hectáreas. No obstante, la evolución reciente del clima pone bajo un marco de incertidumbre las posibilidades de concretar el total de las intenciones de siembra relevadas.

Las abundantes lluvias caídas en regiones sobrecargadas de humedad provocaron anegamiento e inundaciones en una gran cantidad de lotes sobre el centro de la región agrícola. Cerca de 100.000 hectáreas inicialmente destinadas a este cereal de invierno en Córdoba, sur de Santa Fe, norte de La Pampa y centro-oeste de Buenos Aires, se encuentran actualmente afectadas por excesos hídricos. Aunque estas regiones están recién comenzando a transitar la ventana óptima de siembra, que se extenderá por los próximos dos meses (ver gráfico de siembra de trigo), si la situación climática no mejora en las semanas siguientes gran parte de los lotes comprometidos podrían no ser implantados.

Para comprender la situación actual, es importante analizar la evolución del clima durante los últimos años. Desde el ciclo 2013/14 al presente hemos transitado 4 años climáticos neutros pero con abundantes precipitaciones (2012/13, 2013/14, 2014/15 y 2016/17), y un año niño (2015/16). En consecuencia, durante las últimas campañas hemos convivido con importantes áreas afectadas por inundaciones en diferentes sectores del país y épocas del año.

Por citar alguna de ellas, en Córdoba los departamentos de Unión, Marcos Juárez, San Justo, General Roca, Juárez Celman, Rio Cuarto y Pte. R. Sáenz Peña han sufrido el impacto de las inundaciones; como así también gran parte de los departamentos de Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires. A esta extensa lista se suman durante este nuevo ciclo varios departamentos de La Pampa.

Si bien es cierto que la ocurrencia de ciclos húmedos ha generado pérdidas históricas, también ha permitido la expansión de la actividad agrícola a través del doble cultivo y la incorporación de zonas marginales. Por otra parte, permitió que las semillas expresen todo su potencial genético, alcanzando rendimientos y producciones récord en distintos cultivos a escala regional y/o nacional.

En paralelo, durante los años húmedos hemos relevado crecimientos en el área de trigo, utilizado como herramienta para el control de excesos hídricos y napas freáticas próximas a la superficie en diferentes regiones del país, como también para el control de malezas resistentes. Sin ir más lejos, los excesos hídricos que durante el cierre del ciclo 2015/16 provocaron pérdidas históricas en cultivos de verano sobre el este y sur de Córdoba, gran parte de Santa Fe y Entre Ríos, ocurridos a pocos días del inicio de la siembra del trigo 2016/17, incentivaron la implantación del cereal, la que a su vez fue promovida por el cambio en el esquema regulatorio, permitiendo alcanzar superficies sembradas equivalentes a las registradas a principios de la década del 2000 en las regiones recién citadas.

Por otro lado, con el fin de comprender las perspectivas del trigo a nivel nacional es importante incluir dentro del balance la recuperación de superficie prevista en las regiones NOA, NEA y Centro-Norte de Santa Fe, como así también en los núcleos trigueros ubicados al sur de la provincia de Buenos Aires.

En el caso de las provincias del norte argentino, que ya se encuentran avanzadas en sus planes de siembra, las expectativas de implantación se mantienen en torno a las 660.000 hectáreas. Gran parte de estos incrementos se deben a las buenas condiciones ambientales en sectores del NOA y NEA, regiones que durante el ciclo previo no pudieron consolidar la recuperación del área bajo el nuevo esquema regulatorio debido a la falta de humedad durante la ventana óptima de siembra.

En el extremo opuesto de la región agrícola, los núcleos trigueros del sur de Buenos Aires también prevén una recuperación de superficie en regiones que no pudieron concretar sus intenciones durante la campaña previa, como consecuencia de la demora en la cosecha de soja. De mantenerse una buena oferta hídrica durante los meses de junio y julio, el sur bonaerense podría incrementar hasta un 25% su intención de siembra, compensando, junto con las regiones del norte, parte del área que no podrá ser implantada por la situación climática descripta.

Dentro de este contexto y comprendiendo las limitantes para la siembra presentes hoy en día en las zonas más afectadas por inundaciones, las perspectivas para el total del área nacional permiten pensar en un nuevo incremento de la superficie. De concretarse estas perspectivas, este crecimiento favorecería no sólo a la cadena triguera, que más que duplicaría en sólo dos campañas su participación en el PBI, sino también a la sustentabilidad del sistema productivo en su conjunto, debido a una mayor proporción de cereales en la rotación.

El autor es jefe del Departamento de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires

La situación hídrica en Buenos Aires
La situación hídrica en Buenos Aires.
La situación hídrica en Córdoba
La situación hídrica en Córdoba.
La situación hídrica en Santa Fe
La situación hídrica en Santa Fe.
La situación hídrica en La Pampa
La situación hídrica en La Pampa.
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas