Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Matt Damon y la mejor cara de Hollywood

El actor habla de Water.org, su proyecto para lograr acceso al agua potable en zonas críticas, y de cómo la fama y la empatía de las estrellas de cine pueden ser una herramienta fundamental en el cuidado del medio ambiente

Domingo 11 de junio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Lo hicieron leyendas como Audrey Hepburn, embajadora de Unicef, y Elizabeth Taylor, comprometida con la lucha contra el sida, entre muchos otros. Hoy trabajan con movimientos solidarios grandes figuras como George Clooney, que ideó el proyecto de un satélite que monitorea lo que sucede en la convulsionada República del Sudán y dona una significativa cantidad de dinero para mantenerlo; Angelina Jolie, quien trabaja por los refugiados en conjunto con la ONU y creó una fundación para el cuidado del medio ambiente en Camboya, país natal de su hijo Maddox; y Leonardo DiCaprio, dedicado desde hace varios años a comunicar sobre los peligros del cambio climático.

Matt Damon es uno de los actores más talentosos y queridos de Hollywood. Tiene en su haber un Oscar por el guión de En busca del destino, compartido con su amigo de toda la vida Ben Affleck. Fuera de la pantalla proyecta una imagen de hombre de familia, casado hace 12 años con la argentina Luciana Barroso, y dedicado a la crianza de sus cuatro hijas (tres de la pareja y una del anterior matrimonio de Barroso).

Más allá sus múltiples compromisos laborales, el actor de 46 años también tiene su costado solidario. La causa a la que eligió dedicarse es el agua potable, un bien fundamental al que 663 millones de personas no tienen acceso. Hace más de 10 años que Damon trabaja en este tema y en 2009 fundó, junto con Gary White, Water.org, una organización que toma el modelo de los microcréditos para combatir la crisis del agua en zonas de bajos recursos y que ayuda a proporcionar acceso al agua potable a 3,5 millones de personas antes de 2020 de manera sostenible y a largo plazo.

Una de las más recientes iniciativas en las que está trabajando es Buy a Lady a Drink, en sociedad con la marca Stella Artois. Por cada venta de una copa de edición limitada de esta cerveza, Water.org provee de agua potable a una persona en un país en vías de desarrollo durante cinco años. La campaña ya tiene dos años, durante los cuales se han vendido más de 225.000 copas de edición limitada, alrededor de 36.000 desde la Argentina, por lo que Stella Artois ha donado más de tres millones de dólares a la organización de Damon y White, que ayudó a que más de 800 mil personas tengan acceso a agua potable. Este año, el alcance y escala de la campaña aumentará a través de la incorporación en el programa de países como Brasil y Chile.

En una charla telefónica con La Nación revista, el actor habló sobre esta iniciativa, de su visión del cine como herramienta inigualable para crear empatía y por qué cree que Donald Trump puede cambiar de opinión con respecto del cuidado del medio ambiente

Damon, en un recorrido por Asia junto con su socio Gary White. "Intento ir lo máximo posible a los lugares en los que trabajamos con Water.org -dice al actor- porque así visito zonas que están en vías de desarrollo, que es una buena manera de mantener los pies en la tierra y entender lo que pas
Damon, en un recorrido por Asia junto con su socio Gary White. "Intento ir lo máximo posible a los lugares en los que trabajamos con Water.org -dice al actor- porque así visito zonas que están en vías de desarrollo, que es una buena manera de mantener los pies en la tierra y entender lo que pas.

"Hace tres años que empezamos a trabajar con ellos -detalla el actor en su charla telefónica con La nación revista-. Esta idea que tuvieron es genial, porque es una forma de activar a su base de consumidores. En Water.org nos resultaba muy difícil activar a la gente para que done, por varias razones. Primero, porque es un problema con el que mucha gente en Occidente le cuesta identificarse. Es como si mañana encontraran una cura contra el cáncer y 100 años después hubiese gente que se siguiera muriendo por esa enfermedad. Pero una vez que la gente toma conciencia sobre el problema también es muy complicado lograr que hagan algo que sea concreto y rápido. Estas copas son hermosas y están diseñadas por artistas de distintos países [este año son Lisa Mam, de Camboya; Fernando Chamarelli, de Brasil; y Eria Nsubuga, de Uganda]. Son piezas lindísimas para tener en tu casa y cuando van tus amigos a comer a tu casa y las ven, tenés una historia para contarles. Y es increíble saber que le estás llevando agua potable a alguien que lo necesita con sólo comprar una de estas copas."

¿Cómo es tu trabajo con Water.org?

Mi socio Gary White empezó con Water Partners y desde 1990 se dedica a este tema. En 2006, yo fundé H2O Africa y después unimos fuerzas, en 2009, y creamos Water.org. Nuestra forma de atacar el problema, que es muy distinta de la de otros, es con lo que se llama créditos de agua. Se trata de usar el concepto de microfinanzas, que hizo famoso Muhammad Yunus, y aplicarlo al agua. Nadie había hecho esto antes. Ahora suena como algo simple, pero cuando empezamos no lo era. El concepto de Yunus se basa en que los créditos tienen que ser para generar ingresos: por ejemplo, yo te presto dinero para que te compres una máquina de coser y empezás un negocio de venta de ropa con esa máquina. O sea que el crédito tiene que servir para comenzar un negocio viable. Lo que Gary vio es que en las comunidades de muy bajos recursos la gente tiene que pagar para conseguir agua y tiene que hacer filas muy largas para poder comprársela a los vendedores. Eso es muy poco productivo porque les saca tiempo de trabajo. Gary pensó que si les das créditos para el agua no generan ingresos nuevos pero permiten, por ejemplo, que la gente pueda tener una conexión a la red de agua. Si les das créditos para eso es como si les compraras el tiempo que tenían que perder yendo a hacer fila para adquirir agua y pueden usarlo para trabajar horas extra, y pueden pagar el crédito. Gary tuvo la intuición de que esto era así y resultó ser que tenía razón: los créditos se pagaron en un 99 por ciento y llegaron ya a cinco millones y medio de personas. Mi trabajo con Water.org desde los últimos dos años tiene que ver más que nada con seguir aumentando ese número. Si llegamos a más gente, tenemos un mejor argumento para este modelo y podemos recaudar más fondos. Nuestra misión es que algún día todo el mundo tenga acceso a agua potable y nuestro objetivo a largo plazo es que cerremos la organización porque ya no seamos necesarios.

¿Por qué elegiste la crisis del agua potable como una causa con la que querías comprometerte?

Cuando estaba estudiando el tema de la pobreza extrema me llamó la atención que el agua potable y las instalaciones sanitarias son la base de todo. Se mueren millones de niños cada año por algo que se puede solucionar. Darme cuenta de que el problema era enorme y que nadie estaba hablando de eso hizo que me interesara y también me resultó fascinante cuando empecé a aprender lo complejo que es este tema. Todos los años que vengo trabajando con esto aprendo algo nuevo.

El actor participó en Washington de una reunión del FMI y el Banco Mundial, en abril último
El actor participó en Washington de una reunión del FMI y el Banco Mundial, en abril último.

¿Por qué decidieron ayudar en especial a las mujeres con esta iniciativa?

Las mujeres y las niñas están afectadas por la crisis del agua de una manera desproporcionada. Siempre son ellas las que se ocupan de recolectar el agua. En todo el mundo hay millones de chicas que no van al colegio porque están ocupadas consiguiendo agua para sus familias. Por esa misma razón es que esta iniciativa tiene que ayudar de manera desproporcionada a las mujeres y niñas. No sólo se trata de las muertes sinsentido y de las enfermedades, sino también de qué tipo de vida pueden esperar tener esas personas. No es una buena vida tener que estar todos los días intentando conseguir agua para sobrevivir. Cuando vamos a estas comunidades en las que ya pudimos lograr que tengan agua potable, vemos cómo sus vidas se transformaron completamente y las niñas están en la escuela y de pronto tienen aspiraciones y sueños. Es incalculable cómo tener acceso al agua potable puede cambiar completamente la existencia de alguien.

¿Te parece que es una responsabilidad de las personas famosas como vos involucrarse en causas sociales o del medio ambiente?

Creo que es una cuestión personal. Para mí es responsabilidad de todos intentar de alguna manera tener un impacto positivo en el mundo, cualquiera sea tu esfera de influencia. Pero esa es sólo mi opinión personal.

Damon convocó a figuras como Bono a sumarse, en 2013, a una "huelga mundial de inodoros" que buscó sensibilizar a la opinión pública sobre la falta de agua potable y servicios sanitarios para millones de personas en el mundo.
Damon convocó a figuras como Bono a sumarse, en 2013, a una "huelga mundial de inodoros" que buscó sensibilizar a la opinión pública sobre la falta de agua potable y servicios sanitarios para millones de personas en el mundo..

Además de su trabajo con Water.org, Damon supo llevar al cine su interés por el medio ambiente. Lo hizo como protagonista y guionista, junto con John Krasinski, de Tierra prometida (o Promised Land), dirigida por Gus van Sant, que se centra en el conflicto que se plantea en un pueblo chico cuando llega una empresa que quiere instalar una planta de gas, que representa la posibilidad de nuevos puestos de trabajo, pero también el impacto ambiental que supone el fracking, una técnica para extraer gas natural de yacimientos no convencionales.

¿Te parece importante que los realizadores hagan películas que traten temas sociales o del medio ambiente, como hicieron con Tierra prometida?

Sí. Todos los años se estrenan grandes películas que tocan temas así. Creo que el cine es una de las mejores herramientas que tenemos en este momento para generar empatía. Cualquiera sea el tema del que trate tu película, idealmente le tiene que permitir al espectador entender el mundo desde la perspectiva de otra persona. Esa es una herramienta muy poderosa para usar e intentar que nos entendamos un poco mejor los unos a los otros. No creo que necesariamente cada película tenga que hablar de ciertos temas en particular, sino que se trata de expandir nuestro propio entendimiento de la experiencia humana y que así nos resulte más difícil discriminar a otros o enfrentarnos en guerras. Es una herramienta muy importante para la empatía.

Vivís en Hollywood, estás en rodajes y seguramente muy ocupado. ¿Cómo hacés para estar al día con lo que sucede alrededor del mundo?

Viajo bastante por todo el mundo y leo mucho. Intento ir lo máximo posible a los lugares en los que trabajamos con Water.org porque así visito zonas que están en vías de desarrollo, que es una buena manera de mantener los pies sobre la tierra y entender lo que pasa ahí. Tengo sólo tres cosas en mi vida: mi familia, mi trabajo cotidiano y el trabajo que hago con Water.org. Esas tres cosas me mantienen muy ocupado, muy comprometido y muy entusiasmado.

¿Cómo ves el tema del medio ambiente en la situación política actual de los Estados Unidos, con el nuevo gobierno?

Lo pienso mucho en términos del trabajo que hacemos nosotros. Creo que el presidente había sugerido cortar la ayuda extranjera, pero me parece que demostró ser flexible en sus pensamientos y ser una persona que puede cambiar de opinión cuando recibe nueva información. Recientemente, James Mattis [secretario de Defensa de los Estados Unidos] le dijo algo así como: "Por cada dólar que le quite al poder blando va a tener que comprarme más balas". Es decir que tiene gente a su alrededor que entiende lo importante que es este tipo de trabajo y lo efectivo que es. Creo que si el presidente empieza a ver esto se puede convertir en una prioridad para él. En el sector del agua se sacan siete dólares por cada uno que invertís, así que es una muy buena inversión desde el punto de vista práctico y dejando de lado el aspecto moral. Para 2020 vamos a llegar a tres millones de personas con esta iniciativa en asociación con Stella Artois. Hay muchas grandes empresas que entienden esto y se están comprometiendo con estas causas. Quiero creer que el presidente va a ver estos signos y su opinión va a cambiar.

FOTOS: AFP y Water.org

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas