Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La excelencia gourmet es BLACK

Los socios BLACK tienen una interesante selección gastronómica para explorar, con opciones que van desde la más alta cocina francesa hasta la excelencia italiana y el espíritu deli

Miércoles 07 de junio de 2017 • 20:22
El mundo BLACK ofrece muy variadas e interesantes propuestas de cocina gourmet
El mundo BLACK ofrece muy variadas e interesantes propuestas de cocina gourmet.
0

A fin del año pasado, los socios de Club LA NACION descubrieron un nuevo universo de beneficios. Con el nacimiento de la tarjeta BLACK llegaron propuestas especiales, invitaciones preferenciales e incluso contenidos digitales únicos, apuntando a un público que busca hacer de la exclusividad un estilo de vida. Y entendiendo, también, que lo que más se valora en estos tiempos veloces son las experiencias compartidas. Por eso, justamente, el rubro gourmet fue uno de los más renovados. A continuación, un vistazo a todo lo que tiene para ofrecer la selección gastronómica de excelencia al alcance del mundo BLACK.

Amor francés

Está claro que no puede hablarse de alta cocina sin aludir a la francesa. La haute cuisine nació en tierras galas con los primeros intentos de llevar la comida a los restaurantes públicos de forma elegante, allá por el 1780. Conforme los años y siglos pasaron, esa búsqueda comenzó a tener premisas claras, como emplear productos de extrema calidad, hacer presentaciones cuidadas y artísticas y elaboraciones más complejas y refinadas. Y en todo ese camino, Francia fue uno de los grandes líderes.

En las sucesivas oleadas inmigratorias, Argentina tuvo la suerte de recibir parte de esa herencia gastronómica. Por ejemplo, al gran Jean-Paul Bondoux, chef Relais & Chateaux de La Bourgogne, oriundo precisamente de dicha zona homónima y que en su impecable restaurante de Recoleta, en el Hotel Alvear, busca rendir tributo a esa cocina. Con 22 años de vida, el local fue renovado en 2015 tras una puesta en valor que rescató detalles como sus pisos de mármol de Carrara de 1922 e integró farolas de cobre y sectores revestidos en madera de roble, entre otros cambios. Así, en este ambiente de elegancia moderna se ofrece una carta que cuenta con delicias como ancas de rana sarteneadas con perejil y ajo, pechuga de pato con miel de especias y texturas de batata y codornices con texturas de remolacha y cassis, por solo nombrar algunas propuestas de fuerte impronta francesa. Y además de pedir platos concretos, es posible elegir un menú degustación que incluye distintos vinos.

En el mismo Hotel Alvear, la carta BLACK también propone el generoso almuerzo bufet de L'Orangerie, su impecable y tradicional jardín de invierno. Bajo la cálida luz natural de su techo vidriado es posible deleitarse, por ejemplo, con una estación de mar con salmón fileteado, cocktail de camarones, trucha ahumada con queso crema y rábano, salmón marinado con soja y miel y sushi, o con platos calientes como lomo de ternera en jugo de lavanda con papines del altiplano y soufflé de puerros y queso gruyère, entre algunos íconos de la amplia variedad de propuestas.

Fieles a los orígenes

En un extremo más relajado, pero con igual cuidado por los ingredientes y la preparación, se inscribe Le Pain Quotidien, otro nuevo integrante de los beneficios BLACK. Esta cadena belga nació del afán de Alain Coumont, descendiente de una familia de gastronómicos y panaderos, por crear el propio pan rústico y artesanal, tal cual lo comía en su juventud. Desde Bruselas al mundo, entonces, comenzó un camino de enorme crecimiento, con locales en los que se venden sus increíbles panes de harina de trigo orgánica molida en piedra (nunca mejor dicho "como pan caliente"), pero también hay lugar para sentarse en buena compañía a disfrutar de croissants, tartines, ensaladas fresquísimas, sopas, tablas de quesos y chocolates y hasta waffles. En ambientes plenos de madera y con productos orgánicos locales a la venta, la sensación aquí es tal cual la soñó su creador: "Mi idea es sencilla: tener un lugar donde me pueda sentir como en casa... fuera de casa".

También atento a sus orígenes en pos de no perder la vigencia que lo hace reinar en la Costanera Norte desde hace más de 20 años, Clo Clo sigue poniendo el énfasis en la experiencia completa. Asegurándose parte de la idea de slow food, intentan que se disfrute de las recetas y sabores de su cocina internacional respetando el ritmo de las estaciones y la calidad del producto y, a la vez, compartiendo una mesa con buen entorno, música, iluminación y atención. "No solo trabajamos cada plato que llevamos a la mesa, sino que también buscamos generar armonía desde el entorno, construyendo las mejores visuales y experiencias. Es inolvidable nuestro jardín en un soleado almuerzo o los miércoles con nuestra propuesta de Live Music Sessions", apunta Karina Losada, parte del equipo detrás de este restaurante. En ese marco, entonces, se inscribe una selección muy variada de platos, desde algo tan simple y sabroso como una hamburguesa gourmet con papas rústicas hasta una estrella de la casa, la compresión de cordero patagónico braseado en sus jugos con suave salsa de ajos, puré de arvejas, praliné salado y champignones fritos. "En él se conjuga lo mejor de nuestros productos autóctonos", se enorgullecen. Mención especial merece la carta de vinos, con variantes para bebedores intrépidos y también clásicos, y la degustación de dulce de leche, con merengón, pudding y cheesecake, para catar todas sus texturas.

Exuberancia italiana

Otra impronta que no podía faltar en el listado BLACK es la italiana, tan plena de sabores y reversiones de clásicos como chefs de tal origen tiene nuestro país. Entre esos casos se inscribe Cucina D'Onore, que juega con el concepto de mafia para proponer una cocina de alta calidad con aires de trattoria italiana. En un elegante salón de Puerto Madero en el que no faltan los sillones de cuero, la barra de mármol, la madera ni las luces tenues, así como una encantadora terraza con vista al río, tampoco escasean las pastas artesanales ni los frutos de mar. Además, cobra nuevo vuelo cada semana con las "suggestione e capriccio dello chef", que sorprende con novedades y combinaciones más que interesantes. Aunque el plato más aplaudido se disputa entre el risotto gamberi (con langostinos) y las corde nere gamberi pomodoro (fina pasta negra con langostinos y tomate).

Si bien tiene un público fiel desde su apertura en 2009, a Cucina D'Onore le interesó ser parte del mundo BLACK como una forma de incentivar su permanente mejora. "Siempre buscamos estar cerca de clientes con altas exigencias, y creemos que eso es el socio BLACK, que nos va a ayudar a no estancarnos solo en lo clásico", sostiene Maximiliano Garabani, gerente del local.

Lugares increíbles, platos acordes

Cocina de autor y con esmero en los detalles, claves de los elegidos BLACK
Cocina de autor y con esmero en los detalles, claves de los elegidos BLACK.

Y como a la alta gastronomía también la hacen los lugares elegidos para emplazarla, en estos nuevos agregados resaltan casos como el de La Cocina del Palacio, restaurante ubicado en el magnífico Palacio Sans Souci, de estilo neoclásico y con más de 100 años de vida, en Victoria. "Desde el momento en que se abre el portón bajo las magnolias centenarias plantadas por Carlos Thays hasta que uno se va, se vive una experiencia extraordinaria", seducen Eve Grynberg y Juan Rossi, la dupla a cargo. Ella, parisina, y él, porteño, unieron cabezas para lograr un menú a la altura de tal escenografía, y lo encontraron, paradójicamente, en la ausencia de tal comando. "No tenemos carta. Proponemos un menú que modificamos cada 15 días según los productos frescos de estación. Y usamos especias exclusivas de una perfumista culinaria francesa, que dan un toque mágico a nuestros postres", vuelven a tentar ambos. Entre esta rotación, empero, siempre tienen mucho éxito el lomo horneado a la salsa de mostaza de Dijon o el boeuf bourgignon. "La Cocina del Palacio abre sus puertas a un público sensible al buen vivir que busca un lugar único y experiencias nuevas", apunta Eve. En un lugar lleno de magia se creó una perfecta alquimia entre el pasado y el presente.

Finalmente, la vista de la bahía de Nordelta también se gana un lugar en estas menciones. Allí se ubica el restaurante Root, parte del hotel Wyndham, cuya propuesta busca resaltar la identidad argentina. En manos del chef ejecutivo Leo Pazos, lo hace a través de platos como risotto de calabazas asadas, salvia, queso de oveja y pimienta o entrecôt de ternera, papa écrasé, huevo poché y estofado de tomates cherry. "Utilizando la mejor materia prima y priorizando los productos de estación, los platos que definen la carta conjugan sabores bien definidos y una excelente presentación", cuentan desde el restaurante. Exactamente todo lo que busca un socio BLACK.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas