Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

EI cruza un nuevo límite y se adjudica por primera vez un atentado en Irán

El grupo terrorista sunnita atacó el Parlamento y el mausoleo de Khomeini en Teherán; hubo 13 muertos; el régimen chiita iraní acusó a Arabia Saudita y EE.UU. de estar detrás del operativo

Jueves 08 de junio de 2017
0

TEHERÁN.- En una muestra de la expansión de sus blancos, limitados hasta hace poco al mundo árabe y los países occidentales, Estado Islámico (EI) se atribuyó ayer dos atentados en Irán, donde dejó 13 muertos en un operativo contra el Parlamento y otro contra el mausoleo del fundador de la república, el ayatollah Khomeini.

"Combatientes de EI atacaron el mausoleo de Khomeini y la sede del Parlamento en Teherán", señaló la agencia Amaq, el órgano de propaganda de la agrupación jihadista.

Perpetrados casi simultáneamente, los ataques, lanzados contra dos lugares altamente simbólicos de la capital, se saldaron tras largas horas de tensión con la muerte de seis terroristas, además de 13 civiles y otros 46 heridos.

Las fuerzas de seguridad evacuan a un chico en el Parlamento iraní
Las fuerzas de seguridad evacuan a un chico en el Parlamento iraní. Foto: AP

La milicia de EI, que esta semana sufrió un duro revés en la ciudad de Raqqa, capital de su "califato" en Siria, devolvió el golpe con un feroz atentado contra un objetivo extranjero. Pero es la primera vez que se encara con Irán, el bastión del islam chiita, a quienes los extremistas sunnitas de EI consideran la máxima herejía de la religión.

"Los que quieren el mal para el Irán islámico reclutaron elementos reaccionarios y jihadistas para intentar esconder sus fracasos regionales y hacer olvidar el descontento dentro de su propia sociedad", dijo el presidente iraní, Hassan Rohani, y llamó a la "unidad y la cooperación regional e internacional" contra el terrorismo.

Según la dirigencia iraní, Arabia Saudita, el gran rival de Irán por la hegemonía de Medio Oriente, orquestó el ataque con ayuda de Estados Unidos, con quien los jeques árabes mantienen una estrecha alianza que se reforzó con la reciente visita del presidente Donald Trump y la firma de un millonario contrato de armas para el reino.

La situación es actualmente tensa en toda la región. A la rivalidad entre Irán y Arabia Saudita se unen las recientes tensiones en el Golfo Pérsico tras la ruptura de relaciones diplomáticas con Qatar por parte de Arabia Saudita y otros países que acusan al rico emirato petrolero de apoyar el terrorismo y de mantener a la vez relaciones relativamente buenas con Irán.

El presidente Rohani no citó en su comunicado directamente a Arabia Saudita y Estados Unidos, pero sí lo hicieron los Guardianes de la Revolución, el ejército de elite iraní, que denunció la "implicación" de estos dos países en los sangrientos atentados de Teherán.

El asalto al Parlamento comenzó a media mañana, cuando cuatro extremistas, armados con fusiles Kalashnikov, entraron por la fuerza en la sede legislativa. Tres de ellos fueron abatidos y uno se hizo estallar en el interior, donde se celebraba una sesión. Los agresores, todos hombres, vestían de mujer.

En una grabación de video tomada en vivo por uno de los atacantes se ve a un hombre armado y el cuerpo ensangrentado de una víctima tendida en el piso. Una voz alaba a Dios y dice en árabe: "¿Creen que nos iremos? Nos quedaremos si Alá quiere". Otra voz repite las mismas palabras, un eslogan muy extendido entre los militantes de EI.

Francotiradores de la policía abrieron fuego desde las azoteas de los edificios aledaños, mientras los asaltantes, en vez de responder, disparaban desde la cuarta planta del edificio a la gente indefensa que pasaba por la calle. Los comercios de la zona bajaron las persianas y sus dueños y clientes se refugiaron hasta que cesaron los disparos.

Helicópteros policiales sobrevolaron el Parlamento y las líneas de teléfonos móviles desde el interior quedaron inhabilitadas. Todas las entradas y salidas estaban cerradas y los legisladores y periodistas recibieron la orden de permanecer en el interior de la cámara.

cerrar

Casi al mismo tiempo otra célula jihadista atacó el mausoleo de Khomeini, ubicado a las afueras de Teherán. Un agresor se hizo estallar y otro fue muerto a tiros. Hubo cinco detenidos entre los dos ataques.

Las fuerzas de seguridad iraníes afirmaron que en estos dos últimos años han desmantelado varias células de EI en Irán que preparaban atentados. Por su parte, EI publicó en marzo un video donde afirmaba que iban a "conquistar Irán y devolverlo a la nación musulmana sunnita" provocando un baño de sangre entre los herejes chiitas.

El líder supremo del país, el ayatollah Alí Khamenei, se mostró desafiante tras lo ocurrido. "Estos fuegos artificiales no afectan a Irán. Pronto serán eliminados (...) Ellos son demasiado pequeños para afectar a Irán", sostuvo el clérigo.

Desde que comenzó el mes sagrado de ayuno musulmán, el Ramadán, en teoría una época de paz, EI se atribuyó otros tres grandes atentados internacionales, en Bagdad, Kabul y Londres.

La división del mundo islámico

Sunnitas

De los 1500 millones de islámicos, entre el 86% y el 90%, son sunnitas. Tras la muerte de Mahoma, esta línea siguió a los primeros califas; actualmente no reconocen una única autoridad jerárquica

Son mayoría en Arabia Saudita, Afganistán, Paquistán, Jordania, Kuwait, Yemen, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Túnez, Qatar, Libia, Turquía y Siria. Su máxima potencia es Arabia Saudita

Las principales milicias son Al-Qaeda, Hamas, talibanes, Estado Islámico y Hermanos Musulmanes. En la guerra civil siria, los sunnitas se aliaron a Estados Unidos y quieren la salida de Al-Assad

Chiitas

Tras la muerte de Mahoma, los chiitas consideraron que se debía continuar con la línea familiar del profeta, es decir, su yerno Alí. Respetan una línea jerárquica y su máxima autoridad es el ayatollah

Los chiitas predominan en Irán, Azerbaiján, Bahrein, Irak y el Líbano. Además de la República Islámica de Irán, gobiernan en Irak y Siria

Su principal milicia es el Hezbollah. En la guerra civil siria, Irán apoya al gobierno del presidente Bashar al-Assad, y comparte con los aliados a un enemigo común, Estado Islámico

Una alianza militar Siria amenaza a EE.UU.

Una alianza militar que respalda al presidente sirio, Bashar al-Assad, señaló ayer que podría atacar posiciones de Estados Unidos en Siria y advirtió que pondrá fin a su "autocontención" por los ataques aéreos norteamericanos contra las fuerzas de Damasco si Washington "se sigue extralimitando".

La amenaza marca una escalada de tensiones entre Estados Unidos y las fuerzas respaldadas por Irán por el control de la frontera sudeste de Siria con Irak, donde las fuerzas norteamericanas han entrenado a rebeldes sirios en una base dentro del territorio de Siria.

Estados Unidos lanzó anteayer ataques aéreos contra lo que describió como combatientes respaldados por Irán que representaban una amenaza a Washington y a las fuerzas que apoya en la zona, la segunda ofensiva de ese tipo en tres semanas

Agencias AFP, DPA, ANSA y Reuters

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas