Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

A la sombra del Brexit y del terrorismo, los británicos otra vez redefinen su futuro

Según las encuestas, la premier conservadora, Theresa May, se impondría sobre su rival laborista, Jeremy Corbyn

SEGUIR
LA NACION
Jueves 08 de junio de 2017
A la sombra del Brexit y del terrorismo, los británicos redefinen su futuro
A la sombra del Brexit y del terrorismo, los británicos redefinen su futuro. Foto: Reuters
0

LONDRES.- A punto de dar forma a su proyecto más ambicioso en medio siglo con la anunciada salida de la Unión Europea (UE), Gran Bretaña decide hoy, en elecciones de final abierto, quién la guiará en ese difícil camino.

Tanto este país insular como el bloque europeo al que todavía pertenece contienen el aliento. No es lo mismo negociar el divorcio más caro de la historia con un gobierno conservador que con uno laborista. Ni qué decir si lo que surgiera fuera un gobierno con mayoría parlamentaria débil. O, peor aún, un Parlamento sin mayoría clara, que obligue a algún tipo de coalición para gobernar. Todos son escenarios posibles, aunque algunos más que otros.

Tras varios subibajas, aún con el impacto fresco de los últimos atentados en Manchester y Londres, la impresión coincidente es que la primera ministra conservadora, Theresa May, se impondrá sobre su rival laborista, Jeremy Corbyn.

Si así fuera, la gran incógnita aún sería el margen. Porque, aquí, ganar no basta. Tan importante como eso es saber cómo se gana. En el escenario con el que se llega a esta convocatoria, un triunfo conservador débil podría ser lo mismo que una derrota para May: se la comerían los de su propio partido.

¿Cuánto es una ventaja clara? Los conservadores tienen ahora una mayoría débil de apenas seis bancas. La pretensión es que, para que May salga airosa, debería elevar ese número por arriba de 50 bancas.

"Yo incluso diría 70 bancas. Si se queda por debajo de eso, sería desgastante", opinó el veterano encuestador británico John Curtice.

En medio de duros reproches, los dos contendientes cerraron anoche la campaña más atípica del pasado reciente. Convocada con el Brexit como bandera, fue atravesada por dos atentados terroristas que, con su secuela de luto y espanto, eclipsaron la decisión que definirá el futuro del país por muchos años.

A la sombra del Brexit y del terrorismo, los británicos redefinen su futuro
A la sombra del Brexit y del terrorismo, los británicos redefinen su futuro. Foto: Reuters

Los sondeos tienen particular mala fama en Gran Bretaña. Basta recordar los que, con tanta convicción, auguraban el fracaso de la triunfante opción por el Brexit. "Hay que darles un margen de error de más o menos diez puntos", bromeó un encuestador norteamericano.

Aún así, todos apuntan a que los laboristas hicieron un impresionante recorte de la diferencia de 20 puntos con que arrancaron. Eso deja a Corbyn en una posición de lujo: aunque sea derrotado, será el gran ganador de la campaña.

Hasta hace nada más que diez semanas, muy pocos apostaban por este laborista que jamás ocupó un cargo ejecutivo, que siempre fue opositor -incluso, dentro de su propio partido- y que, hasta hace poco, recitaba recetas setentistas.

Pase lo que pase, nadie le quitará haber hecho la mejor campaña en mucho tiempo. Su proyecto más personal es ése: consolidarse como líder de oposición.

Según qué encuesta se mire, el resultado arroja o bien un triunfo histórico de May -algo que la hermanaría con la recordada Margaret Thatcher- o uno tan ajustado que podría ser una pesadilla.

La mejor noticia para la premier se la dio The Independent. Anoche publicó una encuesta de ComRes según la cual May logrará su objetivo con una ventaja de nada menos que diez puntos y una mayoría de 74 bancas.

"Sería la mayor diferencia que los tories podrían conseguir desde los días de Thatcher", sostiene el informe. Añade que si bien Corbyn hizo una impresionante remontada, luego se quedó corto a la hora de dar confianza sobre su habilidad para manejar las finanzas, el Brexit y la seguridad. Nada menos.

Otras mediciones resultan en márgenes mucho más estrechos; de entre 1, 2 y 4 puntos, según los casos. El último sondeo de Survation reduce la ventaja de los conservadores a tan sólo 1,2 puntos; con 41,6% para May y 40,4% para Corbyn. El sondeo más respetado, el de YouGov, arroja una diferencia de cuatro puntos, con 42% para la premier y 38% para su rival.

Los británicos otra vez redefinen su futuro
Los británicos otra vez redefinen su futuro. Foto: AFP / Justin Tallis / Archivo

Todo era más claro el 19 de abril pasado, cuando May convocó a elecciones anticipadas a los dos años de una legislatura de cinco. Por entonces, con los laboristas hundidos, estaba convencida de que arrollaría.

Designada por el partido tras la renuncia de David Cameron, buscó el respaldo popular para consolidarse frente a la negociación del Brexit y acallar cuestionamientos internos. Pero la remontada laborista llegó a ponerla en duda. Hoy se sabrá qué tan acertada estuvo la maniobra.

Ventaja para los conservadores

42%

De los votos

Según la última encuesta publicada por YouGov, la primera ministra británica, Theresa May, ganaría las elecciones de hoy con el 42% de los votos, cuatro puntos más que su rival, Jeremy Corbyn

38%

De los votos

Obtendría el laborista Corbyn; en las últimas semanas -según los sondeos- logró achicar la diferencia que le llevaba la primera ministra, que llegó a ser de hasta 20 puntos

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas