Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los recortes en salud pública, un punto de inflexión que achicó la ventaja de May

En la plataforma de la premier se incluyeron en mayo bajas de presupuesto en algunas áreas

Jueves 08 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
La premier británica Theresa May
La premier británica Theresa May. Foto: AFP / DANIEL LEAL

LONDRES (De una enviada especial).- Al pie de cuatro escalones blancos está la explicación de por qué la primera ministra británica, Theresa May, perdió tanta ventaja para las elecciones de hoy ante un candidato tan improbable como el laborista Jeremy Corbyn.

Son los escalones que llevan al centro de atención y cuidados de Woking, un barrio de casitas en el sudeste de Londres. Gente de clase media que está en rebelión con May. "Esa mujer no tiene corazón", recogió LA NACION de quienes tienen allí familiares internados.

Allí se sabe muy bien cuándo empezó el desplome de la primera ministra. Fue el 17 de mayo pasado, cuando se supo que su plataforma electoral incluía severos recortes en la atención pública de enfermos y personas mayores.

Se lo llamó el "impuesto a la locura", porque carga especialmente las enfermedades mentales. La idea es que el cuidado sea pagado por el bolsillo de cada uno y que si no hay dinero se apele para eso al respaldo de la casa familiar.

"No será necesario venderla mientras haya algún habitante vivo. Pero sí se generarán instrumentos de mercado para monetizar el activo", fue el mensaje con el que se intentó calmar los ánimos. En una sola tarde, May se enemistó con tres generaciones: abuelos, hijos y nietos. Los primeros, por necesitados; los segundos, porque tendrían que cuidar a sus padres, y éstos y los terceros, porque no heredarían nada.

Apenas arreciaron las críticas, May pasó del sincero -pero desafiante- "es responsabilidad del buen gobernante decir las cosas como son" con el que se redactó la idea a diluirla lo más rápido posible.

"¡Nada cambia!", dijo. Pero la idea sigue allí y muchos desconfían, tanto de que perdure como de una líder que cambia de la noche a la mañana.

Toda campaña tiene momentos emblemáticos. Si para May ése fue el que señaló el comienzo de su llamativo derrumbe, también fue el que marcó el impensado crecimiento de Corbyn. Hasta entonces no se animaba a un debate público. A partir de allí, empezó a desafiarla. "Venga señora May. Anímese a conversar. Seré muy educado con usted", se burlaba.

Nada es eterno. Luego llegaron los papelones para Corbyn. Su ex novia y responsable en el "gabinete en las sombras" de seguridad interior, la diputada laborista Diane Abbott, hizo agua en ese sensible terreno. "Este... este... A ver, espere", se atajó una y otra vez cuando fue consultada sobre la lucha antiterrorista o la contratación de policías.

Ayer, sobre la hora, Corbyn se vio obligado a reemplazarla.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas