Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Marcos Ayerza: "El Norte nos lleva 22 años de profesionalismo"

El ahora ex pilar, vedado en los Pumas en 2016, cree que la transición tomará mucho tiempo

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 08 de junio de 2017
Dos amores de Ayerza: Leicester y los Pumas; pasó 11 años en Europa
Dos amores de Ayerza: Leicester y los Pumas; pasó 11 años en Europa. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
0

El diagnóstico fue un shock para Marcos Ayerza. Los estudios detectaron que un disco vertebral estaba corriéndose y presionaba un nervio. El dolor era insoportable. Él podía operarse, pero era muy riesgoso y no garantizaba que pudiera volver a jugar. A los 34 años, uno de los mejores primeras líneas de la historia del rugby argentino se vio forzado a retirarse. Atrás quedaban 66 caps y tres mundiales en los Pumas y una década como profesional en Leicester Tigers, club en que es considerado una leyenda.

Pero así como puso fin a su carrera deportiva, la vida le dio un regalo hermoso. A las pocas semanas llegó Marcos, su tercer descendiente, el primero varón. "A pesar de que uno se ponés triste y se termina una etapa intensa, con el nacimiento de un hijo comienza otra. La vida continúa", admite desde la tranquila ciudad inglesa de Leicester. Cultor de un perfil bajo, Toro habla de su cotidianeidad fuera de las canchas y analiza a fondo el rugby argentino: el Mundial de 2019, las limitaciones del Súper Rugby y las complicaciones del scrum en el país.

-¿Cómo viviste el retiro?

-No fue una decisión mía, sino que los médicos me aconsejaron eso. Fue difícil porque tenía un año más de contrato y sentía que estaba jugando en buen nivel. De todas maneras, me considero un afortunado por haber jugado 25 años al rugby.

-¿Cuáles son tus proyectos?

-Gracias a Dios, de alguna forma estuve preparándome para la vida después del rugby. Hace nueve años empecé con una empresa de importación y exportación con mi socio, Mariano Sambucetti [otro ex jugador de los Pumas], pero nuestro principal foco es asesorar a una empresa de energías renovables que está con ganas de operar en la Argentina. Mi idea es volver e instalarme con estos proyectos. No va a ser fácil después de vivir 11 años afuera.

-¿Te alejaste del rugby?

-Me mantengo en el juego. Estoy haciendo clínicas de scrum y consultoría acá, en Inglaterra, y en España. Me gusta entrenar, pero no me veo full-time haciendo carrera en coaching. Y si Newman necesita una mano cuando vuelva, siempre estaré disponible.

-Se sorteó el fixture del Mundial. Tras tres torneos, no estarás...

-Y, como hincha es difícil ver a los Pumas en una zona tan dura. Pusieron muy alta la vara por haber llegado a dos semifinales y unos cuartos de final en los últimos tres mundiales. Pero por más difícil que sea la zona, para los Pumas siempre es diferente jugar un mundial, y van a estar a la altura.

-¿Cuál es tu análisis del grupo?

-Francia, así como tiene recursos para ganarles a los All Blacks, puede perder contra uno de menor jerarquía; tuvimos grandes clásicos y para los dos son difíciles, porque somos impredecibles. Inglaterra, en cambio, va a ser el gran desafío: es el campeón del Seis Naciones, tiene un juego no vistoso pero eficiente y una estructura organizativa muy fuerte, que hace que tenga una idea clara de a qué juega.

-¿Fueron más difíciles que lo pensado estos dos años de la Argentina en el Súper Rugby?

-Es una apuesta, una forma de dar rodaje a todos los chicos que vienen formándose en el máximo nivel. Pero es un torneo muy difícil que tiene sus desafíos, como los viajes, los horarios y el tiempo sin estar con los seres queridos. Eso se hace difícil para la cabeza.

-Al jugar en Europa, en 2016 fuiste uno de los afectados por la cláusula de la UAR...

-La verdad es que lo sufrí. Lo máximo que uno anhela como jugador es representar a su país y jugar en los Pumas, y cuando esa medida tomó vigencia yo tenía un contrato de tres años por delante. Habría preferido que no fuera así, pero entiendo por qué la unión intentó tener mayor control de sus jugadores. Creo que la transición va a llevar muchos años y se está aprendiendo con el transcurso del tiempo y de los partidos.

-¿Te parece correcto que se mantenga esta restricción?

-El tiempo dirá si es acertado o no. Sí es cierto que la Argentina no puede desarrollar toda la cúspide de jugadores de elite con un solo equipo. Hoy, con un plantel que juega 25 partidos por año con dos hombres por puesto, cada rugbier termina jugando 12 partidos por año, lo que a mi criterio es muy poco para el desarrollo en el máximo nivel. Yo en Leicester promedié 30 partidos por año. Y en mi última temporada jugué 34.

-Una salida sería una excepción a la cláusula por caps jugados...

-Formas para encontrarle la vuelta hay muchas. No es algo fácil y hay muchas opiniones. Es difícil, en una transición, cortar y dejar de apoyarse en otras estructuras. El hemisferio Norte nos lleva 22 años de profesionalismo; eso implica 22 años de experiencia en preparación física, coaching, análisis de video y entrenadores de scrum, line y maul. Me habría gustado que la UAR se apoyara más en esa experiencia y que existiera una dualidad, por lo menos en los primeros años.

Del scrum a la emotiva despedida

En peligro de extinción

Ayerza es una eminencia en el scrum, formación que estuvo en el ojo de la tormenta por los accidentes cervicales de los últimos meses. "Hay que concientizar a toda la comunidad del rugby, para eliminar la mayor cantidad posible de variables que influyen en estos casos", confió el ex pilar, que critica el desconocimiento que hay y opina que "se está descuidandolo o dejando de priorizar" el scrum. "Los equipos más exitosos en Europa son los que destinan mas presupuesto a contratar primeras líneas", agrega.

El homenaje perfecto

Hay un momento único en la carrera de Ayerza. Paradójicamente, se dio en un amistoso. En 2015, los Pumas se midieron con Leicester en preparación para el Mundial en Inglaterra, y ésa fue la excusa perfecta para homenajear al pilar, que jugó un tiempo para cada equipo y fue llevado en andas a una tribuna. Ahí lo esperaba el plantel de Newman, que estaba de gira por el Europa. "Juntar a los tres fue una de las cosas más lindas que pude experimentar", recuerda.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas