Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Usó su licencia de maternidad para viajar con su esposo y su bebé

Karen Edwards y su esposo Shaun, amantes de los viajes desde que se conocieron, decidieron que cumplir su sueño de recorrer el mundo era más que posible, incluso con un bebé en sus espaldas.

Jueves 08 de junio de 2017 • 15:12
0

Muchos jóvenes que desean convertirse en padres saben del compromiso que conlleva traer un hijo al mundo. Y, como todo compromiso, trae obligaciones y algunas pérdidas de libertades. Pero Karen Edwards y su esposo Shaun, amantes de los viajes desde que se conocieron, decidieron que cumplir su sueño de recorrer el mundo era más que posible, incluso con un bebé. Así fue que decidieron aprovechar sus licencias y llevaron a Esmé, su hija recién nacida, a un viaje por todo el mundo.

Edwards tiene 32 años y trabaja como enfermera en Londres. Gracias a una licencia por maternidad de un año, ella y su esposo recorrieron más de 17 países con Esmé. Ahora documenta toda su aventura en un blog en el que habla de productos para bebés y consejos para padres viajeros. Si bien algún berrinche o juguete perdido puede causar algunos cansancios durante la ruta, Edwards ama viajar con su familia y ver el mundo con su bebé en la espalda.

Cuando ellos supieron que estaban esperando a su hija, no quisieron renunciar a su pasión. "Empezamos a pensar y dijimos que quizás podríamos llevar al bebé con nosotros. Y fue una decisión instantánea", contó Edwards en su blog, que empezó en mayo de 2015, a la mitad de su viaje. "Hubiera empezado antes, pero como toda nueva madre, estaba aprendiendo", dijo.

Aunque muchas personas le dicen que es egoísta usar su licencia de maternidad para viajar, Edwards cree que es lo opuesto. "Es un momento increíble para toda la familia porque podemos estar juntos y acostumbrarnos a ser una nueva familia. Shaun, su papá, pudo pasar el mismo tiempo que yo con ella y su vínculo es igual de fuerte", contó. Otra gran ventaja que tuvo su familia es que no tenían una casa fija: "No teníamos que cocinar ni limpiar o mantener un hogar. Teníamos los ojos puestos en Esmé todo el día".

Con 2 años, Esmé estuvo en 17 países y contando, ya que la familia sigue viajando una vez al menos. Este año visitaron Tailandia, Camboya, Sudáfrica, España y Cuba y están planeando ir a Italia, además de que Edwards está esperando su segundo hijo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas