Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Quién quiere conducir el mundo?

Mientras Estados Unidos abandona el liderazgo en temas globales, se dibuja un orden mundial fragmentado y sin hegemonías

SEGUIR
LA NACION
Domingo 11 de junio de 2017
Ilustración: Pablo Feliz
Ilustración: Pablo Feliz.
0

Horas antes de que Donald Trump anunciara la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, hace diez días, la canciller alemana Angela Merkel y el primer ministro chino Li Keqiang protagonizaron una "contraimagen": en Berlín, parado junto a Merkel, Li aseguró que luchar contra el cambio climático era una "responsabilidad internacional". Las palabras -más propias de la retórica estadounidense sobre los asuntos globales- alarmaron a muchos, sobre todo a buena parte de los analistas y la oposición en Estados Unidos: parece claro que mientras Trump abandona el timón del mundo, China se prepara para hacerse cargo. Una mirada más amplia, sin embargo, puede revelar un panorama distinto, aunque no muy tranquilizador: a ningún país parece interesarle el puesto vacante del liderazgo global, ocupados como están los principales candidatos en resolver sus problemas domésticos.

Más aún, el barco global sin timón no es para muchos un fenómeno novedoso; el paso atrás de Trump sería sólo la aceleración de un fenómeno que lleva años, y marcaría el derrumbe definitivo del orden diseñado a fines de la Segunda Guerra Mundial. Lo que viene ahora es materia de debate arduo y de algunos acuerdos: no se vislumbran en el mediano plazo nuevas "potencias" que quieran conducir los asuntos globales, y habrá que acostumbrarse a un mundo "posnacional", "poshegemónico", movido por el "microlateralismo". Adiós a la gran potencia que marcaba el rumbo: el tablero mundial se reordena según una combinación de intereses individuales o regionales, mientras los países más poderosos vuelven a ejercer las herramientas tradicionales para conseguir poder -dinero y armas- y los otros se ven obligados a utilizar recursos "blandos" -conocimiento, prestigio cultural, soft power, en fin- para lograr influencia.

¿Habrá llegado lo que hace algunos años el analista internacional Ian Bremmer llamó el mundo del "G-0"? El propio Bremmer escribió hace unos meses: "En vez de un superpoder que quiere imponer estabilidad y valores en un orden global fracturado, Estados Unidos se ha convertido en la primera y más grande fuente de incertidumbre internacional". Vamos, asegura Bremmer, a un mundo sin líderes.

Costos y beneficios

"Claramente hay hoy un puesto vacante frente al timón de los asuntos globales. Pero no se trata de un fenómeno repentino o inesperado. Los períodos con un claro liderazgo o hegemonía por parte de un actor estatal dominante son por naturaleza transitorios. Lo que distingue el período actual es la agudización de este fenómeno", apunta Roberto Bouzas, profesor plenario del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de San Andrés e investigador superior del Conicet. "Trump representa la visión de quienes consideran que los costos para Estados Unidos de ejercer el liderazgo global de una manera ?benigna' son superiores a sus beneficios. Hoy se combina la emergencia de nuevos actores internacionales que desafían el poder de Estados Unidos con un clima político interno donde han ganado espacio las visiones del resto del mundo como una amenaza más que como una oportunidad", dice.

¿Y si en lugar de resignar el liderazgo mundial Trump estuviera tratando de reorganizarlo en otro sentido? "No creo que haya un abandono por parte de Trump y su administración de la preocupación de cómo gobernar o construir un orden global, sino que hay una suerte de ?tercerización' o mirada empresarial de la geopolítica, basada en transacciones: 'ustedes comprométanse y pongan su dinero', 'el orden nos gusta a todos y eso vale'", dice Esteban De Gori, investigador del Conicet y profesor en la UBA. Como señala Martín Schapiro, abogado, analista internacional y especialista en políticas públicas, "Estados Unidos tiene un problema económico estructural con déficit fiscal y comercial y eso le pone límites a su expansión militar y de influencia. La línea más aislacionista de Trump abraza la pérdida de liderazgo global con un discurso de menos involucramiento", dice.

Con Estados Unidos fuera de la foto, ¿es China la próxima nueva potencia? Todo el imaginario imperialista que nos gusta desempolvar no resistiría el chequeo con algunos datos. "China no está en condiciones de alcanzar la hegemonía. Es un país donde millones no han logrado superar la pobreza, aunque su clase media crece aceleradamente. Económicamente debe pasar de un modelo centrado en los excedentes comerciales a uno basado en el consumo interno. La reforma del Estado no es sencilla. La deuda interna es elevada. No existen libertades políticas. El régimen no ignora que la corrupción corroe, y por eso la combate, aunque algunos observadores sostienen que el presidente Xi Jinping aprovecha para jubilar a sus oponentes en el seno del partido. China es una potencia regional que todavía no terminó de definir si es revisionista o si sólo pretende acceder a un lugar en la estructura de poder mundial. Es un país más temido que querido, no seduce", describe Carlos Pérez Llana, ex embajador en Francia y analista internacional.

Será entonces que, a pesar de la foto del primer ministro chino con Merkel, China sigue atenta sólo a su barrio. "China tuvo una idea de orden mundial pero desde los años setenta eso se refiere a China y sus alrededores. Lo que ha construido son vínculos empresariales que permiten alianzas políticas con relativa estabilidad. Creo que tiene más una idea de orden multipolar, de dividir el patio y hacer alianzas con unos y otros, de liderar su zona del mundo", dice De Gori.

Miremos entonces a Europa. Más problemas: desgarrada internamente, terreno de ataques terroristas, con muchos países en crisis económica, cuestionada en su propia estructura, no parece ser la candidata a conducir un nuevo orden mundial. Ni siquiera Alemania podría aspirar a eso. "La voluntad de Alemania de cuidar su superávit a costa incluso de los países de la UE genera problemas. No creo que pueda aspirar a mucho más que el liderazgo europeo", señala Schapiro.

"No vislumbro, en el corto y mediano plazo, un país emergente capaz de ocupar ?el sillón del liderazgo'. ¿Quién habla hoy de los ascendentes Brics? Rusia es una potencia regional, que corre el riesgo de ser junior partner de China. La India crece, pero debe hacer frente a una demografía galopante y sigue siendo un país rural. Sudáfrica se encamina a un fracaso similar a lo ocurrido en Zimbabwe y vemos con preocupación lo que pasa en Brasil", enumera Pérez Llana.

Los argumentos convergen en un solo final: no hay capitanes a la vista porque el propio barco cambió. Dice Bouzas: "Debemos acostumbrarnos a vivir en un mundo en el que el poder y la influencia estarán más distribuidos, por supuesto en forma desigual, en el que serán heterogéneos según el asunto particular de que se trate. Una mayor distribución del poder internacional tiene sus ventajas pero también sus costos, reflejados en una mayor inestabilidad e incertidumbre".

Posnacional, posnorteamericano, poshegemónico: el prefijo muchas veces indica que no sabemos ponerle un nombre al presente. ¿Será también un mundo posestatal? "Hay una erosión del Estado que destruye cualquier idea de un orden mundial basado en el Estado nación, debido al neoliberalismo, pero también a la financiarización de la política y las migraciones ?descontroladas'. Además, hay toda una zona de criminalidad global, drogas, armas y mafias en las que el Estado es un actor de reparto -dice De Gori-. Hoy se suele oponer el cosmopolitismo al nacionalismo, pero no creo que el primero per se garantice un orden mundial. Lo que está dañado es algo del Estado soberano, inclusive de los valores democráticos."

Para Bremmer es la cooperación internacional como concepto y como práctica lo que se desmorona, y con ella se lleva entre otras cosas el prestigio y la razón de ser de los organismos internacionales, construidos a imagen y semejanza de un mundo que ya no existe. "La mayoría son estructuras que están crujiendo a la luz de los cambios. Mucha grasa burocrática, poco músculo y creatividad. Por eso la diplomacia multilateral está devaluada", dice Pérez Llana.

No se puede evitar dirigir la mirada a otro actor cada vez más relevante y particularmente visible en estos días. "El que tiene un proyecto serio de construcción de un orden universal es el terrorismo. Creo que Trump hace esa ecuación: es Estados Unidos o el terrorismo, y esa idea es parte de su negociación de ese bien escaso que es el orden mundial".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas