Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Entró en fase de votación el juicio que podría anular el mandato de Temer

El juez relator de la causa por financiamiento ilegal de campaña pidió rescindir la fórmula que lo llevó al poder con Dilma

Viernes 09 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El presidente brasileño Michel Temer quedó más complicado luego que trascendió que se fue de vacaciones en un avión de JBS, la empresa que lo grabó avalando sobornos
El presidente brasileño Michel Temer quedó más complicado luego que trascendió que se fue de vacaciones en un avión de JBS, la empresa que lo grabó avalando sobornos. Foto: Reuters / Archivo

BRASILIA.- Un imprevisto giro dio ayer a la tarde el juicio en el Tribunal Superior Electoral (TSE) por abuso de poder político y económico de la fórmula Dilma Rousseff-Michel Temer en las elecciones de 2014, por el que el actual presidente podría perder el cargo.

Tras dos intensas sesiones en las que los jueces discutieron la admisibilidad como prueba de las donaciones ilegales reveladas en el reciente acuerdo de delación premiada de la compañía Odebrecht, el magistrado relator del caso, Herman Benjamin, defendió la anulación del mandato sobre una base distinta: el esquema de corrupción que existió en Petrobras y contaminó el financiamiento de la campaña oficialista.

Según el juez Benjamin, la fórmula integrada por Dilma, del Partido de los Trabajadores (PT), y Temer, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), "fue financiada con recursos oriundos de sobornos vinculados a contratos o prácticas que involucraron a empresas y órganos públicos y del sector privado, no contabilizados".

Destacó que los testimonios de ex directivos de Petrobras, políticos, empresarios y operadores que fueron detenidos como resultado de las investigaciones anticorrupción de la operación Lava Jato demostraron que eran constantes los desvíos de dinero ilícito a la coalición PT-PMDB para costear sus gastos electorales.

"Ahí ya no hay una inversión en una campaña que una empresa hace, es una inversión en un proyecto de poder y de continuidad en el poder", explicó el magistrado, que resumió la práctica corrupta en una "compra" del mismo Estado a través de "cuotas de ahorro" de sobornos.

"Como consecuencia, los partidos [PT y PMDB] tuvieron ventajas desproporcionales en relación a sus adversarios", resaltó al sustentar su voto por la condena. "Para anulación de mandatos no hay necesidad de que recursos sean originarios de sobornos; para anulación de mandatos basta sólo que los recursos no hayan sido declarados", remató.

Los otros seis jueces del TSE lo escucharon atentamente y hasta sorprendidos. Desde que el martes se reanudó el juicio, el eje de los debates había sido la incorporación o la exclusión como prueba del reciente acuerdo de delación premiada de Odebrecht, por medio del cual los ejecutivos de la compañía confirmaron que habían aportado, sin declarar, unos 46 millones de dólares a la fórmula Rousseff-Temer, provenientes de sus actividades ilegales.

Cuatro miembros del TSE -su titular, Gilmar Mendes, y los jueces Napoleão Nunes Maia, Admar Gonzaga y Tarcisio Vieira-, que son considerados cercanos aTemer, se habían alineado con la defensa del mandatario, que pedía la no consideración de estas revelaciones por haberse producido luego del período de instrucción del caso. Benjamin les hizo creer que ésta era la pieza clave de su argumentación, pero ayer demostró que su postura se apoyaba en otros elementos. La gran incógnita ahora es si de cualquier modo conseguirá que la mayoría de sus pares lo acompañen en la condena de la fórmula Rousseff-Temer.

Por sus manifestaciones hasta el momento, además de Benjamin, otros dos jueces -Rosa Weber y Luiz Flux- se inclinarían por la anulación del mandato actual, que obligaría a Temer a dejar el cargo. El juicio seguirá hoy, con los votos de los demás magistrados, y podría extenderse hasta mañana. El Palacio del Planalto contaba hasta ayer con un fallo 4-3 a favor de la absolución; ahora el resultado es incierto.

Para colmo, Temer está cada vez más acorralado por el escándalo de sobornos del frigorífico JBS, por el cual la Procuraduría General de la República (PGR) inició una investigación por intento de obstrucción de la justicia, corrupción pasiva y asociación ilícita. Al firmar un acuerdo de delación premiada, uno de los dueños de JBS, Joesley Batista, entregó la grabación de una conversación con Temer en la que el presidente parecía avalar el pago de sobornos.

En las últimas horas, encima, la prensa reveló que ya cuando era vicepresidente Temer y su familia se fueron de vacaciones en el jet privado de JBS, aunque el mandatario había negado tener amistad con Batista.

La revelación sumó dudas al Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), principal aliado del PMDB de Temer en el gobierno, sobre la conveniencia de mantenerse en la coalición o abandonarla.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas