Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los obispos le llevan un crudo informe al Papa

En una audiencia, Francisco se manifestó "muy conmovido" por la situación del país

Viernes 09 de junio de 2017
Francisco, durante el encuentro de ayer con representantes de la Conferencia Episcopal Venezolana
Francisco, durante el encuentro de ayer con representantes de la Conferencia Episcopal Venezolana. Foto: Reuters
0

CIUDAD DEL VATICANO.- La Iglesia venezolana, crítica del gobierno de Nicolás Maduro por la represión a las manifestaciones opositoras, presentó ayer un informe sobre la situación social y política del país al Papa, que se mostró "muy conmovido" y "muy cercano" a las posiciones de los obispos.

La dirigencia del episcopado le entregó el informe personalmente a Francisco en una reunión que sostuvieron ayer en el Vaticano, a pedido expreso de los obispos, donde insistieron en el descalabro social y la escalada de violencia.

"Vinimos a abogar por nuestro pueblo. No tenemos interés en entrar en confrontación con el gobierno. Buscamos la manera de entendernos. No representamos ninguna línea. Tenemos una propia: la de la Conferencia Episcopal. Una línea pastoral y de acompañamiento al pueblo venezolano que está sufriendo muchísimo", dijo a la prensa monseñor Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal venezolana al término de la reunión con Francisco.

Padrón, junto con los cardenales Jorge Urosa y Baltazar Porras, así como los obispos José Luis Azuaje, Mario Moronta y Hugo Basabe, conversó 50 minutos con Francisco. Fue un encuentro particularmente largo para ilustrarle en forma detallada la situación del país, agravada en los últimos meses por los choques entre fuerzas de seguridad y manifestantes contrarios al chavismo, que dejaron hasta ahora 66 muertos, casi todos manifestantes, y cientos de heridos y detenidos también de las filas opositoras.

La Iglesia venezolana ha ido tomando una posición cada vez más crítica y exigente sobre la situación y espera, en una salida negociada a la crisis, una postura compartida por toda la jerarquía de la Iglesia latinoamericana.

"La solución es que el gobierno admita cuanto antes que sus políticas son erradas. Y que haya un reconocimiento de las necesidades del pueblo y de abrirse a la ayuda humanitaria", agregó el obispo, y precisó que "todo el pueblo sufre hambre, falta de medicinas, la inseguridad y la zozobra".

Padrón, al resumir los puntos clave de la reunión -no hubo declaración oficial del Vaticano-, señaló que Francisco dio todo su apoyo a la Iglesia y al pueblo venezolano. También aclaró que el Papa considera válidas las condiciones enunciadas en diciembre por el cardenal Pietro Parolin, "número dos" del Vaticano, para salir de la crisis: fijar un calendario electoral, liberar a los opositores presos, autorizar la entrada de ayuda humanitaria y devolver sus funciones al Parlamento.

"El Papa tiene un gran radio de acción porque tiene todos los contactos y la moral para hablar a los gobiernos y a los pueblos. Puede hacer mucho en favor de Venezuela. Confiamos en esa visión internacional y en esa ayuda internacional", dijo Padrón, para quien Francisco está "muy bien informado sobre lo que pasa en Venezuela".

El Vaticano intentó mediar en el pasado entre el gobierno chavista y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Pero la crisis venezolana se profundizó y desde la dirigencia opositora surgieron reclamos velados al propio Francisco por no llamar la atención al chavismo ante sus crecientes abusos.

"¿Dónde está el Papa? Francisco parece distante de la crisis de Venezuela", dijo el gobernador y líder opositor Henrique Capriles en una entrevista en marzo. A la oposición también le cayó como un baldazo de agua fría cuando Francisco declaró que había divisiones entre ellos que obstaculizaban el diálogo, al soslayar la responsabilidad del gobierno.

Padrón se animó ayer a "traducir" las palabras de Francisco sobre las divisiones en la oposición. Según declaró el obispo, esas palabras "han sido sobre todo un aviso, en el sentido de que divididos no llegamos a ninguna parte".

El arzobispo de Caracas, Jorge Urosa, dijo que "la represión del gobierno ha sido cada vez más cruel", y reiteró el rechazo de la Iglesia a la Asamblea Constituyente que pretende instalar Maduro, porque es "espuria, parcializada, no respeta el voto universal, libre y directo de los venezolanos, sino que va a hacerse de forma sectorial y con electores escogidos de forma irregular".

Agencias AFP y ANSA

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas