Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Al promediar el conteo de votos, el laborista Jeremy Corbyn pide el retiro de Theresa May

"Lo que ha sucedido es suficiente para que se vaya", dijo; Theresa May se mostró muy tensa y no hizo comentarios

SEGUIR
LA NACION
Jueves 08 de junio de 2017 • 23:35
Un sonriente Jeremy Corbyn, desde Islington, donde tenía su cuartel general
Un sonriente Jeremy Corbyn, desde Islington, donde tenía su cuartel general. Foto: Reuters
0

LONDRES.- Transcurridas las primeras cinco horas del lento conteo de votos, tanto los números como el comportamiento de los referentes partidarios mantienen la línea de una muy mala noche para los conservadores de Theresa May y un notable avance de los laboristas de Jeremy Corbyn.

"¡Hemos vuelto, hemos vuelto!", dijo un exultante Jeremy Corbyn, al comparecer brevemente en Islington, donde tenía su cuartel general y donde resultó reelegido para retener su banca parlamentaria.

En un discurso que arrancó en tono sereno y acabó en línea combativa, el líder laborista, que está haciendo una muy buena elección, pidió la renuncia de la conservadora Theresa May como primer ministra.

"Ella convocó estas elecciones anticipadas para tener más apoyo, más fuerza, más mandato, más estabilidad y más confianza. Lo que tenemos como resultado es que tiene menos fuerza, menos mandato y menos confianza. Lo sucedido es suficiente para pedir que se vaya", dijo Corbyn.

El laborista insistió en que se abre paso una nueva Gran Bretaña que, "cansada de la austeridad" de los tories "abrazó la esperanza" y confía en un futuro mejor.

Sus gestos -todo sonrisa y abrazos- daban cuenta de la enorme satisfacción en sus filas. Eran, por entonces, las 3 de la madrugada en Gran Bretaña.

La premier británica Theresa May junto a su marido Philip
La premier británica Theresa May junto a su marido Philip. Foto: AP

Poco antes se la había visto a la primer ministra Theresa May. Muy tensa, con una sonrisa cargada de crispación, ingresó en sus oficinas sin hacer ningún tipo de comentarios.

Los sondeos de boca de urna pronosticaban, apenas cerraron los comicios, un triunfo conservador pero sin mayoría parlamentaria y con retroceso respecto de la cantidad de bancas que tienen ahora.

Inicialmente se proyectaron 314 bancas, lo que significa 12 menos que las necesarias para lograr mayoría y 17 menos de las 331 que lograron en 2015.

Los laboristas rondan las 260 bancas, una treintena más de las que tienen ahora y se ponen en posición, incluso, de censurar a May y procurar formar gobierno, llegado el caso. Pero todo está por verse.

A las tres de la mañana la proyección varió levemente, para situarse en 322 bancas. Todavía por debajo de la mayoría, según estimaciones de la cadena BBC.

"Esto está siendo una noche catastrófica para May", dijeron analistas.

La primer ministra convocó a elecciones anticipadas para fortalecer su posición, pero al promediar el conteo de votos los resultados la proyectaban en una posición de mayor debilidad e incertidumbre.

Un resultado inesperado, que abre serios interrogantes sobre el futuro inmediato y, en particular, sobre el inminente comienzo de la negociación de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE).

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas