Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Caso Próvolo: declaró uno de los curas y apareció un nuevo sospechoso

La última persona en quedar en la mira es un jardinero, de nacionalidad boliviana, que trabajó casi una década en la institución

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 08 de junio de 2017 • 23:52
Horacio Corbacho, uno de los curas más comprometidos
Horacio Corbacho, uno de los curas más comprometidos. Foto: Gentileza El Sol

El escándalo por los abusos sexuales a niños sordos en el Instituto Antonio Próvolo de Mendoza por parte de sacerdotes y empleados de la entidad escribió este miércoles un nuevo capítulo. En medio de la expectativa que se generó ante la primera declaración de Horacio Corbacho (56), uno de los curas más comprometidos con la causa, se conoció que el religioso, durante las 10 horas que duró su exposición, se limitó a asegurar que es inocente. Para intentar convencer a la Justicia, utilizó su perfil de Facebook donde mostró los chats y posteos que mantenía con las víctimas donde intentó dejar en claro que lo que existía era una "relación paternal". Por otra parte, trascendió que Corbacho se negó a una extracción de sangre para cotejar con material genético (semen) hallado en la bombacha de una de las denunciantes en el primer allanamiento que se realizó a fines del año pasado.

Días atrás, el imputado por abuso sexual y corrupción de menores no sólo en la provincia cuyano sino también en La Plata solicitó hacer uso de su derecho a hablar en el proceso. Por eso, fue citado para dar su testimonio de los hechos que se le endilgan. "Ya suma 10 denuncias en su contra", explicó el fiscal que lidera la causa, Gustavo Stroppiana, de la unidad Luján-Maipú, quien aclaró que el acusado solicitó una computadora con conexión a Internet, con la cual se encargó de mostrar el tipo de diálogo que mantenía con los alumnos denunciantes. Asimismo, según explicaron fuentes del caso, el sacerdote no quiso responder preguntas de la querella ni de la propia Fiscalía.

Por otra parte, se conoció ayer que han identificado a uno de los tres nuevos sospechosos de la causa, que ya cuenta con seis detenidos. La última persona en quedar en la mira es un jardinero, de nacionalidad boliviana, que trabajó casi una década en la institución. El hombre, que sería imputado en las próximas horas, ha sido denunciado por una de las alumnas por tocamientos.

La religiosa, Kosaka Kumiko, está detenida
La religiosa, Kosaka Kumiko, está detenida. Foto: Gentileza diario El Sol

Por último, esta semana se conoció la reactivación de la demanda de la asociación protectora de animales Soreva por casos de zoofilia en el Próvolo. Lo que el fiscal Stroppiana dejó en claro es que se buscará determinar si ha existido crueldad con perros que viven en el establecimiento y la forma de probar el delito.

Además de Corbacho, se encuentran detenidos el cura Nicola Corradi (82), con el beneficio de la domiciliaria, así como uno de los empleados, José Luis Ojeda, también sordomudo; el monaguillo Jorge Bordón, de 55 años, y el jardinero del instituto Armando Gómez, de 46. Todos están alojados en la Penitenciaría provincial de Boulogne Sur Mer. También la monja japonesa, Kumiko Kosaka, de 42 años, se encuentra tras las rejas de la cárcel de mujeres de Aguas las Avispas, en Cacheuta, quien está imputada por participar activamente de los abusos sexuales. Durante su declaración la religiosa negó todo los hechos que se le imputan y aseguró que los "niños mienten, es todo una fantasía".

Kumiko está acusada de realizar tocamientos, de "entregar" a los chicos más sumisos del Próvolo a manos de los sacerdotes y empleados imputados o de colocarle un pañal a una niña tras ser violada por uno de los acusados. Los varones están alojados en el penal provincial de Boulogne Sur Mer. Los seis detenidos hasta ahora podrían recibir 50 años de cárcel por la cantidad de hechos, que en total llegarían a 27.

Te puede interesar