Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gustavo Fernández, el gladiador que nunca deja de soñar ahora es finalista de Roland Garros en tenis adaptado

"Me encantaría ser N° 1 y disfrutar de una vida familiar como la que tuvieron mis viejos", dice el cordobés, de 23 años, campeón aquí en 2016 y nuevamente finalista

Viernes 09 de junio de 2017 • 09:39
Gustavo Fernández celebra en París
Gustavo Fernández celebra en París.
0

PARIS.- A los 23 años, a Gustavo Fernández no hay que explicarle el significado de las palabras esfuerzo y superación. Cuando al año y medio le diagnosticaron en Estados Unidos "infarto medular", una extraña afección que padece una de cada 20 millones de personas en el mundo y que lo paralizó de la cintura para abajo, su vida cambiaría para siempre, al igual que la de sus padres. Pero nada lo frenó. Su padre, el Lobito Fernández, ex basquetbolista que participó en la Liga Nacional, le transmitió la pasión deportiva. Gustavo hizo el resto. Campeón de Roland Garros 2016. Campeón del Australian Open 2017. Campeón de dobles en Wimbledon 2015. Llegó a N° 3 del mundo en tenis adptado. Campeón de la vida.

Hace unos días, tuvo un encuentro muy especial: con el serbio Novak Djokovic. Pero no quiere hablar de ello. "Prefiero guardarlo para mi, si no pierde el valor que tuvo. Lo que más me gustó es que no se mediatizó. Fue muy fuerte, un buen mimo y prefiero que quede así", se excusa. Minutos antes, en otra demostración de contundencia, acababa de clasificarse para la final tras superar en 1h8m al francés Nicolas Peifer por 6-2 y 6-2. Su rival será el británico Alfie Hewett.

"Llegar a otra final significa mucho, la consistencia y regularidad que veníamos buscando. Vengo jugando grandes partidos y estoy muy satisfecho de este momento de mi carrera. ¿Cuál es el secreto? Siempre se puede mejorar, siempre hay cosas para trabajar. Nadie logra la excelencia total, pero hay algunos que se acercan y la idea es rrabajar para conseguir eso. Eso es lo que te inspira y motiva cada día. A medida que vamos subiendo, el camino se hace más fino. Trabajamos para alcanzar el máximo nivel tenístico que yo pueda desplegar en mi vida", dice el cordobés de Río Tercero.

¿Roland Garros es más especial para él? "Lo hemos hablado muchas veces con mi equipo. Todos los Grand Slam son lindos, cada uno tiene lo suyo. A mi siempre Roland Garros me generó algo diferente, muy particular, que creo que les pasa a todos los argentinos", explica.

Gustavo Fernández
Gustavo Fernández.

-¿Tu sueño?

-¿Deportivo? Ser lo mejor tenista que pueda. Me encantaría llegar a N° 1 porque sería el premio a tantos años de trabajo. Y consolidarse como el mejor del mundo sería algo muy especial para mi y mi equipo, que me viene aguantando desde hace tantos años.

-¿Y tu sueño no deportivo?

-Veo que mis viejos fueron muy felices con la vida que tuvieron, familieros. Uno nunca sabe cómo va a ser la vida, pero me gustaría disfrutarla en familia como ellos lo hicieron.

-Superaste obstáculos desde chico. Sos campeón. ¿Emocionalmente sos muy fuerte, tenés algo especial?

-Sí, no sé. Como toda persona, tengo vaivenes emocionales. Sí trato de ser muy intenso, de vivir la vida intensamente en todo sentido. A veces tiene sus pro y sus contras: cuando estoy bien, estoy bárbaro, y cuando estoy mal, me siento como el traste. También es parte de madurar, de estabilizarme. Pero sí, me considero fuerte emocionalmente, aunque tengo que trabajar más para controlar mejor esas emociones.

La alegría junto con Gastón Gaudio, campeón en 2004

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas