Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Edgar Zavala: " Por costos, los residentes tradicionales abandonan los barrios "

El especialista en mejora de los distritos analiza las luces y sombras de las alianzas público-privadas que permiten resurgir zonas en decadencia

Sábado 10 de junio de 2017
0

De calles grises a esquinas floreadas. De zonas inseguras a vecinos y turistas cuidados. De paredes sucias a fachadas brillantes. Esos son algunas de las transiciones por las que pasan las áreas que deciden embarcarse en un "distrito de mejora de negocio" (Business Improvement District, BID), un proceso famoso en Estados Unidos que fue útil para revitalizar barrios de Nueva York y Los Ángeles, entre otras metrópolis. Edgar Zavala es director de programas de extensión de asuntos públicos e Internacionales de la Escuela Austin W. Marxe del Baruch College, pertenecientes a la City University of New York (CUNY) y, además, es experto en el tema. Estuvo de paso por Buenos Aires para participar en un ciclo de seminarios internacionales de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) y, en diálogo con la nacion, explicó las luces y las sombras de estas asociaciones público-privadas.

"No es común que una figura política importante viva en cada barrio de la ciudad. Si esto fuera así, los problemas se resolverían rápido, pero no sucede -comienza Zavala-. Por ese motivo, esta asociación sin fines de lucro creada por comerciantes y residentes de una zona en particular, junto con el gobierno, que actúa como facilitador para dar permisos para modificar el espacio público, constituye una alternativa para mejorar la limpieza, la seguridad y el marketing de las áreas urbanas". Por lo general, los "distritos de mejora de negocio" se financian en un 70 por ciento a través de un impuesto especial que pagan los residentes y comerciantes de la zona y que, según Zavala, constituye entre un 6 y un 15 por ciento de aumento de la carga impositiva. El 30 por ciento restante se consigue mediante recaudación de fondos a través de festivales y otros eventos.

¿Cree que este es un modelo fácilmente replicable en cualquier ciudad del mundo?

Sí desde lo teórico. Desconozco cómo funciona en Buenos Aires, pero en los Estados Unidos existen juntas vecinales que representan a la comunidad y que aprueban los proyectos que habrá en cada barrio. Hay asociaciones de este tipo que en Nueva York han tomado cinco años para poder crearse, como el 23rd Partnership del Flatiron District, donde en 2001 comenzaron las charlas pero recién en 2006 comenzó a funcionar.

¿Existe un riesgo de especulación con el precio de la propiedad por parte de los dueños de terrenos?

El "distrito de mejora de negocio" es una organización sin fines de lucro, no puede meterse en el valor de las propiedades. Por lo general, las juntas vecinales ayudan. Aun así, si fuera director de un distrito de mejora de negocio, me convendría que suba el precio de la propiedad. La parte negativa de estas inversiones es el proceso de transformación del espacio urbano que provoca que los residentes tradicionales abandonen los barrios. La zona será más costosa: donde había un banco local, habrá uno internacional; donde había una cafetería, habrá una cadena gastronómica. Eso es bueno para el desarrollo económico, pero la consecuencia triste y terrible es que los habitantes de la zona ya no van a poder pagar los niveles de renta y van a tener que irse. Eso es parte del capitalismo y del crecimiento económico. Ocho de cada diez comerciantes dicen que la mejora del distrito fue beneficioso. Si analizás un poco, muchos de los que se quejan generalmente son negocios pequeños, administrados por gente que no tiene formalidad de negocio.

¿ Cómo cree que avanzarán los "distritos de mejora de negocio" con el tiempo?

Van a crecer. Los recursos son limitados y es imposible que el gobierno pueda ayudar a todo el mundo. Veo a estas asociaciones como una solución a largo plazo de seguridad, embellecimiento y crecimiento económico. Por ejemplo, ahora los turistas van a Harlem porque hubo un "distrito de mejora de negocio" en la avenida 125 que posicionó mucho la zona. Ahora ya no encontrás un departamento de una habitación en la zona por menos de US$ 600.000 cuando hace 10 años podías comprar un edificio entero por un millón de dólares.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas