Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Crisis en Brasil: claves a tener en cuenta tras la absolución de la fórmula Rousseff-Temer

El lunes la cúpula del Partido de la Social Democracia Brasileña, principal socio del oficialista Partido del Movimiento Democrático Brasileño de Michel Temer, se reunirá para decidir si se mantiene en la coalición de gobierno o no

SEGUIR
LA NACION
Viernes 09 de junio de 2017 • 20:40
Los jueces del tribunal electoral deliberando en Brasilia
Los jueces del tribunal electoral deliberando en Brasilia. Foto: DPA
0

El lunes, la cúpula del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), principal socio del oficialista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) de Michel Temer, se reunirá para decidir si se mantiene en la coalición de gobierno o abandona el barco.

Se espera que en algún momento de la próxima semana, la Procuraduría General de la República (PGR) presente una demanda penal formal contra Temer por el caso de sobornos del frigorífico JBS. El mes pasado, la PGR abrió una investigación contra el presidente por intento de obstrucción de la Justicia, corrupción pasiva y asociación ilícita. Como parte de la investigación, el mandatario debía responder ayer a la Policía Federal un cuestionario sobre su relación con JBS, pero al final Temer se negó a hacerlo.

Una demanda penal contra el presidente abriría un escenario inédito en la historia de Brasil. Para que el mandatario sea juzgado por el Supremo Tribunal Federal (STF), antes la Cámara de Diputados debería aprobar el apartamiento de Temer del cargo. Para ello, se requiere del apoyo de dos tercios de la Cámara (342 de 513 miembros), igual que en un proceso de impeachment (aunque en el caso de un juicio político, quien juzga es el Senado, no el STF).

El factor social se presenta como una variable a tener muy en cuenta a partir de ahora. Si hubiera convulsión en las calles o manifestaciones masivas, como sucedió durante el impeachment a Dilma Rousseff el año pasado, la política entraría en otra dinámica más peligrosa. No se podría descartar entonces una renuncia de Temer, quien hasta ahora ha rechazado esta opción.

En caso de vacancia de los cargos de presidente y de vicepresidente, asumiría el poder interinamente el titular de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia (Demócratas), quien en un plazo de hasta 30 días debería convocar al Congreso para elegir un sucesor para completar el actual mandato, que vence el 31 de diciembre de 2018.

Mientras tanto, la inestabilidad política generaría más incertidumbre en los mercados. La incipiente recuperación de la economía se vería negativamente impactada y Brasil se arriesga a sufrir un tercer año de recesión.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas