Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cataluña sube su desafío al gobierno español: convocará a un referéndum separatista vinculante

Las autoridades regionales establecieron para el 1° de octubre la consulta, que aún debe ser establecida formalmente; fuerte rechazo de la administración de Rajoy

Sábado 10 de junio de 2017
0

MADRID.- Lanzado sin freno a la rebelión institucional, el gobierno separatista de Cataluña anunció ayer su voluntad de celebrar el 1º de octubre próximo un referéndum vinculante en el que se decida la eventual ruptura con España.

"¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente con forma de República?", es la pregunta que pretende hacer a los votantes la coalición nacionalista que encabeza el presidente regional Carles Puigdemont, a pesar de las reiteradas advertencias del gobierno español de que jamás permitirá que ocurra una votación semejante.

Puigdemont ratificó la intención de consumar el plan secesionista en un acto solemne, rodeado de todos sus aliados, en uno de los patios del Palacio de la Generalitat. No explicó bajo qué ley piensa convocar el referéndum soberanista, al que las principales fuerzas políticas españolas consideran inconstitucional.

Puigdemont, junto a un catalán con la bandera regional y la fecha del referéndum
Puigdemont, junto a un catalán con la bandera regional y la fecha del referéndum. Foto: Reuters / ALBERT GEA

"Ratificamos nuestra voluntad de ejercer el legítimo derecho de autodeterminación de una nación milenaria", dijo en el discurso que leyó en Barcelona delante de la prensa (a la que no se le permitió preguntar).

Apenas unas horas después llegó la respuesta de la administración de Mariano Rajoy. En el Palacio de la Moncloa, el vocero del gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, advirtió: "Por ahora son sólo palabras. Que nadie tenga dudas de que ante cualquier actuación que pase de un anuncio garantizaremos el ordenamiento jurídico". Acusó a Puigdemont de encerrarse en una estrategia "minoritaria y radical".

El Tribunal Constitucional (TC) de España ha anulado de manera sistemática diversas decisiones que tomó el separatismo catalán en su deriva hacia la independencia. Se descuenta que volverá a hacerlo en cuanto la Generalitat formalice la convocatoria del referéndum.

La gran incógnita que emerge ahora es qué medidas está dispuesto a tomar Rajoy si Puigdemont y sus aliados sostienen su desafío a la legalidad española.

El líder separatista ya advirtió que no acatará órdenes de los tribunales españoles que impliquen postergar lo que él considera "el legítimo derecho de un país a decidir sobre su futuro".

La Constitución habilita a Madrid a suspender la autonomía catalana y a asumir el control de funciones clave de la región, pero es un remedio dramático jamás usado en 40 años de democracia. Lo que sospechan en el entorno de Rajoy es que los separatistas buscan provocar una crisis grave para movilizar a la población catalana y atraer la atención internacional.

La fiebre independentista en Cataluña arrancó en 2010, cuando el TC anuló parcialmente el nuevo estatuto de autonomía de la región adoptado en 2006, que ampliaba las competencias. Puigdemont da un paso más que su antecesor, Artur Mas, que en 2014 convocó una consulta popular no vinculante sobre la independencia.

Después de varias sentencias contrarias del TC, Mas decidió convertir el acto en un "proceso participativo", sin valor legal. Puso las urnas y fue a votar cerca de la mitad del padrón (con un 80% en favor de la secesión). Por aquel desafío, el ex presidente fue condenado meses atrás a dos años de inhabilitación para ejercer cargos públicos.

Respaldo

Los independentistas juran que esta vez es "a todo o nada". Junto al presidente regional -del Partido Democrático de Cataluña- compareció su principal aliado en el gobierno, Oriol Junqueras, líder de Esquerra Republicana. También dieron su apoyo los anarquistas de la CUP.

Estas tres fuerzas independentistas sumaron el 47,7% de los votos en las elecciones autonómicas de 2015. Ese caudal les alcanzó para tener mayoría parlamentaria, pero dejó en evidencia que no aglutinaban el apoyo de la mitad más uno del electorado.

Aun así, la coalición separatista se declaró convalidada en las urnas para construir el camino a la independencia. Se puso como límite el otoño de este año para cumplir la promesa de convocar el referéndum. El riesgo de no hacerlo es que se desinfle el fervor popular del nacionalismo catalán, algo que sugieren desde hace meses los sondeos de opinión.

Antes de anunciar la fecha y la pregunta del referéndum, Puigdemont intentó sin éxito sumar el respaldo de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que defiende el derecho de autodeterminación, pero insiste en que sea ejercido en acuerdo con el Estado.

El anuncio de ayer pone fin a la parodia de negociación entre Puigdemont y Rajoy, que desde un principio sostuvo que era impensable autorizar una votación que pone en riesgo la integridad del Estado.

La oposición en pleno rechazó la jugada del separatismo. "Puigdemont entró en la máquina del tiempo de 2014. Es una farsa que terminará en la caída de su gobierno", denunció Inés Arrimadas, líder catalana de Ciudadanos. "Esto no conduce a nada. Es sólo un acto de propaganda. Jamás se celebrará", cuestionó Miquel Iceta, secretario general del Partido Socialista de Cataluña. Joan Coscubiela, de la filial local de Podemos, sostuvo que "todo sigue en la misma oscuridad".

El siguiente paso de los nacionalistas consiste en movilizar la calle. Mañana convocan a un acto masivo en Barcelona de apoyo al gobierno que abrirá una temporada de cuatro meses de marchas y movilizaciones. Para leer el manifiesto principal contaron con el fichaje estelar de Pep Guardiola, ex entrenador del Barcelona y una de las caras más populares del independentismo catalán.

Carles Puigdemont

Presidente de Cataluña

"Siempre presentamos propuestas [a Madrid] y todas, sin excepción, fueron rechazadas o recortadas"

"No hemos tenido ninguna respuesta positiva. Les toca a los catalanes decidir su futuro"

"La respuesta que den nuestros ciudadanos será un mandato que prometemos aplicar"

El dilema independentista de los catalanes

1 - ¿Qué pretende el gobierno de Cataluña?

-Quiere que sus ciudadanos voten en un referéndum por sí o por no si quieren independizarse de España y fundar una nueva República europea. La promesa del gobierno regional es que si gana el sí se ejecutará la decisión de forma inmediata, sin importar lo que diga el gobierno de Madrid.

2 - ¿Qué posibilidad hay de que la votación se celebre?

-El gobierno de España advirtió que usará todas las herramientas legales para impedir que se llame a un referéndum secesionista. Es casi seguro que el Tribunal Constitucional anulará la convocatoria apenas la formalice el presidente catalán.

3 - ¿Qué pasa si las autoridades catalanas no acatan la suspensión?

-El presidente Carles Puigdemont insiste en que no tomará más en cuenta lo que digan los tribunales españoles. El gobierno del conservador Mariano Rajoy podría hasta suspender la autonomía catalana y tomar el control de la región, pero es una medida extrema que jamás se adoptó con anterioridad.

4 - ¿Qué efecto tendría un referéndum sin sustento legal?

-En caso de celebrar un referéndum independentista de legalidad dudosa, no pactado, los separatistas necesitarían que fuera a votar una inmensa mayoría del padrón para legitimar el resultado. Y en cualquier caso les costaría muchísimo conseguir reconocimiento internacional.

5 - ¿Qué apoyo real tiene el independentismo en Cataluña?

-En las últimas elecciones regionales, las fuerzas separatistas catalanas sumaron el 47,7% de los votos, lo que les dio la mayoría parlamentaria. Todas las encuestas muestran desde hace cinco años una división social cercana al 50/50 cuando se pregunta por la independencia.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas