Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Corbyn adopta la estrategia del acecho

El líder del laborismo fortaleció al partido y a su cuestionado liderazgo

Sábado 10 de junio de 2017
0

LONDRES (De una enviada especial).- Hasta hace poco rehuía los debates por televisión y ni él parecía apostar por sí mismo.

De ser durante muchos años un backbencher -los que tienen poco peso en el Parlamento- Jeremy Corbyn se proyectó ahora como una pieza clave de la política británica, aunque nadie sabe muy bien cómo jugará sus fichas y él mismo elude las definiciones cuando es consultado al respecto.

"Vamos a defender nuestra plataforma. Los que votaron por nosotros lo hicieron por la esperanza y eso es lo que haremos", repetía ayer el líder del Partido Laborista.

¿Cómo lo hará? Por el momento, se queda en la sombra. Esperando el juego de May . ¿Intentará formar gobierno en minoría si ella fracasa? El dice que no.

"No haremos pactos ni alianzas", dice Corbyn, en el formato lacónico que adoptó desde la noche del jueves. Posiblemente porque la única opción que le dan las matemáticas es un galimatías. Eso significa que, en caso de intentar gobierno, tendría que pactar cada tema con otras fuerzas. Otra auténtica pesadilla.

Por lo pronto, la estrategia del laborista parece ser permanecer al acecho y apostar a fortalecer la impresionante movilización que lograron entre el electorado más joven. En el actual contexto de inestabilidad, nadie desecha que más tarde o más temprano haya una nueva convocatoria a elecciones.

La participación del electorado joven alcanzó niveles inéditos. Arañó el 72 por ciento; muy cerca de duplicar el 43 por ciento que se registró en las elecciones generales de 2015, en las que los conservadores se impusieron con comodidad y los laboristas le cedieron el liderazgo del partido al inquieto Corbyn. "Se trata de una fuerza cuyo vínculo tenemos que fortalecer", decían anoche analistas del partido.

Una forma de darle respuesta será la mira que se ponga en mantener el mercado de trabajo comunitario de cara al Brexit . Algo a lo que la primera ministra Theresa May, cuyo frágil gobierno guiará las negociaciones, niega de plano. Para ella, el freno a la inmigración proveniente del bloque ha sido una obsesión.

"Nosotros exigiremos que el Brexit respete el mercado de trabajo", dijo ayer Corbyn. Su primer mensaje pareció dirigido a esa base de votantes jóvenes.

El problema que tiene la estrategia del líder laborista es que, hasta ahora, y después de la debacle electoral, cada partido interpreta el Brexit a su manera. Muchas veces, de forma contradictoria entre unos y otros.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas