Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Más frescura: las cinco caras nuevas confirman la certeza de la renovación

José Luis Gómez, de Lanús, fue el único titular; más tarde, ingresaron Correa, Lanzini, Tagliafico y Guido Rodríguez

SEGUIR
LA NACION
Sábado 10 de junio de 2017
Foto: LA NACION
0

MELBOURNE.- José Luis Gómez es un muy buen lateral de Lanús. De 23 años y con pasado en Racing, creó una suerte de fortaleza en el sector derecho del exitoso -en tiempos recientes- equipo granate. Jorge Almirón le descubrió su mejor versión, le abrió el juego a la libertad de las proyecciones, punzantes y criteriosas. Es uno de los apuntados por el fútbol europeo: en cualquier momento, abandona nuestro medio. Fue titular en el equipo nacional, aunque no tuvo una tarea destacada: los brasileños fueron cómplices de su espalda en varias ocasiones.

Le dejó su lugar a los seis minutos del segundo tiempo a Nicolás Tagliafico. Lo que confirmó una teoría previa: Mercado pasó a su verdadero sitio, como clásico número 4, y el defensor de Independiente -otro de los futbolistas de nuestro medio con futuro exterior- se situó a la izquierda, como siempre. Fue el mejor momento de Brasil, aunque demostró con algunas intervenciones que no le pesa la camiseta del seleccionado. Surgido en Banfield, su altura (1,72m), fue un síntoma de conflicto con el anterior cuerpo técnico, que no lo convocó.

Gómez y Tagliafico (24 años), dos exponentes del torneo doméstico, reflejan la intención de Jorge Sampaoli y su nutrido cuerpo técnico: la apuesta a la renovación. La idea de que el equipo nacional recupere la frescura perdida. Si bien con Edgardo Bauza hubo caras nuevas, como Lucas Alario y Marcos Acuña -dos figuras que vuelven a estar en la óptica de la selección-, hace largos años que no se nota una reestructuración tan grande desde el primer día. Y justamente, contra un gigante, como Brasil.

Hubo otros tres debuts en el equipo mayor. Joaquín Correa, de 22 años, un hábil volante que solía utilizar también como delantero Sampaoli en su paso por Sevilla. Pícaro, veloz y buen definidor, surgió en Estudiantes, creció en Sampdoria y fue parte de un cambio que llamó la atención: entró en el entretiempo por Higuaín. Toda una declaración de principios, más allá de que el equipo sufrió -antes y después-, de la ausencia de pelotas decisivas en el área grande.

Guido Rodríguez entró por un inexpresivo Paulo Dybala a 20 minutos del cierre. De 23 años, con buena altura (1,85m), representa la mayor sorpresa. Surgido en River y de buen paso por Defensa y Justicia, hoy juega en Tijuana. "El ingreso de Guido estuvo pensado para formar un medio campo con más volantes, dejar a Ever (Banega) de enganche y a Messi como falso delantero", explicó el DT, que más tarde se inclinó por Manuel Lanzini (ex River, de 24 años), un enganche con clase que suele destacarse en West Ham.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas