Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Roland Garros. Gustavo Fernández perdió la final de tenis adaptado, pero hace rato que ganó y brinda su ejemplo

El cordobés, de 23 años, cayó en la definición y no pudo coronarse bicampeón; un luchador que quiere ser N° 1 y que se lleva experiencias que no olvidará

SEGUIR
LA NACION
Sábado 10 de junio de 2017 • 09:43
Gustavo Fernández ganó el título el año pasado y cayó en la final de hoy
Gustavo Fernández ganó el título el año pasado y cayó en la final de hoy. Foto: Archivo
0

PARIS.- Se quiebra en ese abrazo con Fernando San Martín, su entrenador desde hace muchos años. Gustavo Fernández, un gladiador de la vida, siente que se va de la cancha 6 sin lo que vino a buscar con mucha ilusión, con las ganas de repetir la gloria de un año atrás. Gritos de aliento y un corredor de aplausos lo estimulan, son una caricia al alma. Levanta la cabeza, agradece y se va. Se siente en paz, más allá de la bronca.

Cordobés de Río Tercero, N° 4 del ranking mundial de tenis adaptado y ganador de dos Grand Slams (además de su título en Roland Garros 2016, triunfó esta temporada en el Australian Open), Fernández sabe que detrás del dolor hay una tranquilidad por el trabajo realizado. Y la búsqueda permanente de la superación. A veces, no alcanza. Todo parecía encarrilado hacia el bicampeonato: en apenas 21 minutos logró ocho juegos consecutivos sobre el británico Alfie Hewett para colocarse 6-0 y 2-0. Incluso, 3-1 arriba en el segundo. Y hasta dos match-points en el tie-break del segundo, uno de los cuales se le fue por centímetros. Peleó hasta la última pelota, fiel a su estilo. Pero Hewett, un chico de 19 años, finalista paralímpico en Río 2016, empezó a martillar con un revés formidable, devoluciones consistentes y tenacidad. La que no les falta a ninguno de estos chicos que dan lecciones de vida a cada segundo.

Fernández cayó por 0-6, 7-6 (9) y 6-2 en 1h56m. La imagen es formidable cuando ambos, con distintos estados de ánimo, llegan hasta la red y se funden en un abrazo. La gente aplaude de pie. Uno, dos minutos. Parecen horas. No es la Chatrier, pero para ellos es como si lo fuera.

"Estoy mal, dolido, pero me tocó ganar el año pasado y ahora no pudo ser. Hewett jugó muy bien, se lo merecía, fue superior. Pero no puedo quedarme solamente con el sabor de la derrota. Hice un gran torneo, estoy muy conforme con mis progresos y sé que este es el camino", dijo luego del partiido el argentino, cuya vida cambió para siempre al año y medio de vida cuando un infarto medular le dejó secuelas irremediables: parálisis de la cintura para abajo. Nunca dejó de pelear, se propuso llegar lejos en el tenis y lo está consiguiendo. La difusión del tenis adaptado es escasa. Los gastos y el esfuerzo, siderales. Sillas como las que usan para jugar estos chicos tienen un costo que oscila entre los 6000 y 8000 dólares. Además, reglamentariamente existen algunos puntos no muy claros: hay sillas más sofisticadas, que permiten otra clase de desplazamientos y posturas, y que por ahora no tienen restricciones.

"Ser N° 1 del mundo por significaría el premio para tantos años de trabajo con mi equipo", reveló como sueño deportivo. "Veo que mis viejos fueron muy felices con la vida que tuvieron, familieros. Uno nunca sabe cómo va a ser la vida, pero me gustaría disfrutarla en familia como ellos lo hicieron", contó que es su sueño como persona. Se va de Roland Garros con un par de experiencias que lo marcaron: la charla con Novak Djokovic, un día que el serbio lo vio entrenándose y quiso conocerlo, y esa foto con Gastón Gaudio, de campeón a campeón de París. A Gustavo Fernández no le tocó festejar esta vez. Pero hace rato que ganó y que, involuntariamente, sirve de ejemplo a muchos. Es cuestión de verlo

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas