Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Gramado, una sucursal de Alemania en Brasil

Turismo

Sus edificios y estilo de vida reproducen costumbres germanas

GRAMADO.- En la sierra de Rio Grande do Sul, el Estado más meridional de Brasil, se encuentra la ciudad de Gramado, a menos de 120 kilómetros de Porto Alegre y 1300 de Buenos Aires.

La primera sensación que invade al que llega a Gramado es la de una profunda extrañeza, causada inicialmente por el hecho de que casi la totalidad de las casas y edificios está construida en un ortodoxo estilo germánico. Lo que a primera vista podría juzgarse como un esnobismo encuentra su explicación en la historia: así como los azorianos que llegaron a las costas de Brasil se quedaron junto al mar y reprodujeron allí sus condiciones de vida, del mismo modo hicieron los alemanes que llegaron a esta región en procura de zonas boscosas y frías.

Aquí edificaron sus viviendas de acuerdo con sus costumbres y necesidades, ya que a 800 metros sobre el nivel del mar, la que en verano se cubre de flores y por eso es llamada la ciudad de las hortensias, en invierno se cubre de nieve y la vida se desarrolla puertas adentro, al abrigo de unos leños que arden en una chimenea.

Enclavada en un valle de gran belleza escénica y rodeada de lagos, ríos y cascadas, Gramado es muy frecuentada por adeptos al trekking y al rafting. Pero en cuanto a oferta se refiere, la actividad que en Gramado parece más desarrollada es la gastronomía. Son incontables los lugares que venden chocolate casero, vino artesanal y queso de campo; incontables también los restaurantes que sirven raclette, pierrade y fondue, aquí adaptadas a los usos brasileños (existe el rodizio de fondue, suerte de tenedor libre de fondues de queso, carne y chocolate).

Pero de todas las especialidades gastronómicas de la zona, no se puede dejar de probar el café colonial. Esta merienda consiste en unos ochenta platos y es la versión moderna de una tradición que los alemanes trajeron en el siglo XIX. Servido en establecimientos que sólo se dedican a esto, el café colonial está compuesto de una gran variedad de tortas, panes, dulces, quesos, galletas, fiambres, embutidos y carnes, acompañados de café, leche, chocolate y té de manzana. El sistema es del tipo tenedor libre y cuesta entre 5 y 10 dólares por persona.

Canela huele a naturaleza en las alturas

A seis kilómetros de Gramado se encuentra Canela, otra ciudad imbuida de germanismo y cuyas principales atracciones son las áreas naturales que la rodean. De todas ellas, la más importante es el Parque Estadual do Caracol, que en una superficie de cien hectáreas protege una gran variedad de especies animales y vegetales.

Aquí se encuentra la Cascata do Caracol, una caída de agua de ciento treinta metros. Para llegar a su base han construido una escalera de 927 escalones (el equivalente a un edificio de sesenta y tres pisos) que se bajan sin demasiado dificultad, pero que después hay que subir inexorablemente.

De todos los demás parques, el más interesante es quizás el menos promocionado.

El Parque das Sequóias, un espacio reducido donde un alemán llamado Curt Mentz se dedicó a plantar, a partir de la década del 40, más de ciento treinta variedades de árboles con la intención de determinar cuáles crecían más velozmente y ofrecer así una solución a la gran deforestación a la que estaba siendo sometido el bosque nativo.

Se destacan algunos ejemplares de gingko biloba -uno de los árboles vivos más antiguos del planeta-, de yerba mate -árbol que en estado natural alcanza los quince metros de altura-, y de la conífera más importante del hemisferio sur: la araucaria, árbol adorado por más de un pueblo nativo americano y devorado por las sierras de los colonos.

Datos útiles

Cómo llegar: el pasaje en avión de Buenos Aires a Porto Alegre cuesta 448 dólares ida y vuelta, con impuestos. Desde allí hay que tomar un ómnibus hasta Gramado, que cuesta desde 5 dólares (ida). En auto, la ruta más directa desde Porto Alegre es la BR 116, que pasa por Nova Petrópolis, pero es más recomendable tomar la RS 020, que es menos transitada.

Alojamiento: la hotelería de las dos ciudades es muy completa y de buena calidad. Los hoteles más caros cobran alrededor de 100 dólares la habitación doble. Los de precio intermedio, entre 40 y 60 dólares, y los más económicos desde 20 dólares.

Cuándo ir: en verano, los días son cálidos y las noches frescas. Los inviernos suelen ser fríos, pero tienen el encanto de la nieve. En agosto se desarrolla el Festival de Cinema de Gramado, el encuentro más importante del género en Brasil.

Más información: Central de Informacões de Gramado, (005554) 286-1475. Central de Informa›es de Canela, (005554) 282-220.

En Internet:

Alejo Schatzky
TEMAS DE HOYActividad económicaElecciones 2015Crisis habitacionalTorneo Primera División