Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La venganza de los jóvenes: su frustración por May le dio impulso al laborismo

Desencantados por los planes de la premier sobre el Brexit, se volcaron por Corbyn, que promete el fin de la austeridad

SEGUIR
Agencia Reuters
Domingo 11 de junio de 2017
Corbyn, ayer, al comprar los diarios en un negocio en Londres
Corbyn, ayer, al comprar los diarios en un negocio en Londres. Foto: Reuters / Marko Djurica
0

CANTERBURY.- En una elección plagada de pésimas novedades para el gobernante Partido Conservador, ninguna fue más sorprendente que la primera derrota en Canterbury desde la creación de ese distrito electoral, en 1918. Pero la historia detrás de ese giro hacia el opositor Partido Laborista en este apacible rincón de Inglaterra, asociado con Los cuentos de Canterbury del poeta medieval Geoffrey Chaucer, ayuda a entender por qué los conservadores perdieron su mayoría parlamentaria.

En esta histórica ciudad catedralicia y universitaria, los jóvenes votantes, al igual que en otras partes del país, parecen haber querido vengarse de Theresa May por considerar que la primera ministra apuntaba a un "Brexit duro", o sea, un corte tajante con el mercado común de la Unión Europea (UE).

En las elecciones del jueves pasado, muchos parecen haber volcado su frustración al votar al laborismo, que liderado por el veterano de izquierda Jeremy Corbyn impulsa un "Brexit suave" y promete poner fin a las medidas de austeridad y a los aranceles universitarios.

El conservador Julian Brazier perdió la banca que ocupaba desde hace tres décadas y deberá cedérsela a la laborista Rosie Duffield... por apenas 187 votos. Brazier había ganado la elección anterior con un margen más que holgado del 42,9% de los votos, frente a un 25,5% de los laboristas.

"Todos los que votaron al laborismo hicieron lo mejor que se podía hacer. El voto de los jóvenes fue increíble. Estoy fascinado", dice Toby French, de 19 años, estudiante de ciencias políticas e internacionales en la Universidad de Kent, que tiene un campus en Canterbury.

French tenía pensado votar a los conservadores, pero cambió de idea por los planes de May para el Brexit, que considera una arrogancia de su partido y una subestimación hacia los votantes.

"Voté con el corazón y con la cabeza. Sentí que ni May ni el representante conservador por el distrito de Canterbury estuviesen a la altura de las circunstancias. Están atrasados. Con un gobierno conservador, las negociaciones por el Brexit se van a complicar", dice French.

Algunos jóvenes tal vez también hayan buscado vengarse de sus padres y abuelos por apoyar el Brexit: en el referéndum del año pasado, el voto a favor de abandonar la UE fue mucho más alto entre las generaciones de adultos mayores.

Crecimiento

En cuanto a las elecciones del jueves, los porcentajes de la votación según cada franja todavía no están disponibles, pero una fuente del laborismo reveló que el resultado de su partido en las urnas "sugiere que se acercó a votar un número de jóvenes significativamente mayor que en otras ocasiones".

Malia Bouattia, presidenta de la Unión Nacional de Estudiantes, dijo que, según los primeros datos, alrededor de un 72% de los jóvenes de entre 18 y 24 años había concurrido a las urnas.

"Sin duda que estas elecciones generales de 2017 serán recordadas como el evento electoral que captó el interés de las nuevas generaciones de jóvenes, que de este modo anunciaron un regreso al escenario electoral que no se veía desde hace décadas", dice el profesor Matt Henn, experto en la relación entre la política y los jóvenes de la Universidad de Nottingham Trent.

"Ahora que faltan pocos días para que el país entre en la nueva fase del Brexit, cualquier gobierno nuevo tendrá que tener un ojo puesto en ese nuevo bloque de jóvenes votantes que puso a prueba sus fuerzas y descubrió que con su voto puede cambiar realmente el curso de las cosas", añade.

El electorado del distrito de Southgate, en el norte de Londres, también dio un giro pronunciado: allí el laborista Bambos Charalambous obtuvo 24.989 votos, frente a los 4355 del conservador David Burrowes. El voto por los laboristas subió alrededor de un 13% en comparación a la elección anterior de 2015, mientras que el voto conservador se retrajo un 7%.

En el referéndum por el Brexit, los votantes de Southgate habían votado fuertemente a favor de permanecer en la UE con un 62%, a pesar de la fuerte campaña hecha por Burrowes.

"Después del referéndum por el Brexit quedé furioso, porque sentí que la generación de los mayores estaba rifando nuestro futuro. Es mi generación la que tendrá que lidiar con las consecuencias, no ellos", dice Marcus Hawley, un estudiante de 21 años que votó a los laboristas.

"Espero que esto frene las intenciones de May de avanzar con un «Brexit duro» que llevaría al país a la ruina. Cuando veo a la gente mayor votar por los conservadores o a favor del Brexit, constato que nuestros valores son completamente distintos. Ellos quieren hacer retroceder al país 50 años hacia el pasado, pero yo no quiero ir para atrás, quiero avanzar hacia el futuro."

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas