Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Marcharon en Mar del Plata para pedir justicia por una víctima

Una gran movilización acompañó a los padres de Lucía, la adolescente atropellada por un conductor alcoholizado

Domingo 11 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Fuerte apoyo a los padres de Lucía Bernaola
Fuerte apoyo a los padres de Lucía Bernaola. Foto: LA NACION / Mauro V. Rizzi

MAR DEL PLATA.- Los globos, por cientos, generaban un manto blanco sobre la multitud que a lo largo de más de cinco cuadras marchaba anteanoche en silencio con una única consigna: Justicia por Lucía Bernaola, la adolescente de 14 años muerta durante la madrugada del domingo último cuando un automóvil, conducido por un joven en estado de ebriedad, la arrolló mientras caminaba con amigos por la vereda de Playa Chica.

"No tengo más lágrimas, pero sí pura fuerza", dijo Verónica Borelli, mamá de la menor, al frente de una de las movilizaciones más contundentes que se hayan visto en esta ciudad. "A los que siguen esta causa les pido que dejen de mirar para el costado como en cantidad de casos y les aviso que no voy a permitir un paso en falso", advirtió a fiscales, jueces y demás partes que serán parte de este proceso.

El acusado es Federico Sasso, de 19 años, que en su declaración en tribunales solo reconoció que el auto "se le fue de las manos" y que había compartido una botella de vino con un amigo, cantidad escasa para alcanzar la marca de 1,23 gramos de alcohol por litro de sangre que registró el test al que se lo sometió apenas ocurrido el siniestro vial. Podría recibir una condena de hasta seis años de cárcel de cumplimiento efectivo.

El joven está detenido en una celda de la vecina localidad de Balcarce, a pedido de su defensa por entender que corría riesgos si quedaba alojado en su destino original, la Unidad Penal N°44 de Batán.

"Si yo me hubiese equivocado o matado estaría en la cárcel, que no haya privilegios para nadie", reclamó el papá de Lucía, Eloy Bernaola, un ex jugador de fútbol de Aldosivi durante los años 90.

La movilización partió desde las puertas del Colegio Sagrada Familia, donde la adolescente estaba en tercer año. Sus hermanas cursan allí en primero y quinto año. Junto con los padres de la víctima, además de amigos y vecinos, también estuvieron otras familias que ya atravesaron estas tragedias. Miembros de la Asociación de Víctimas del Delito acompañaron con una pancarta.

Bien cerca de Verónica caminó Gladys Cabezas, la hermana de José Luis, el reportero gráfico asesinado en Pinamar en 1997. "Nos acercamos para darle un abrazo y mucha fuerza, como lo estamos haciendo en estos días también aquí con la familia de Yésica Parra", dijo a LA NACION en referencia a otra víctima fatal de un siniestro vial ocurrrido en las calles marplatenses.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas