Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un grupo de WhatsApp y el mate a todos lados

Intimidades del grupo de personas que votó por condenar al acusado

Domingo 11 de junio de 2017

No se conocían, pero compartir siete días de un juicio oral y público que durante una semana cautivó a la opinión pública los hizo tener cierta afinidad. Durante el debate crearon un grupo de WhatsApp para comunicarse que sigue activo. Hoy van a compartir una comida.

"La casualidad hizo que como compañero de jurado tuve al padre de un chofer de colectivos que trabaja en la misma empresa que yo", dice Matías Gorosito, uno de los 12 jurados titulares.

El chofer de colectivos dice que cuando habló con el juez Esteban Andrejin para pedirle que un móvil de la policía los fuera a buscar para llevar a él y otros jurados desde Pilar, le aclaró: "Yo no tengo problema en ir y venir en patrullero, pero eso sí, que me dejen llevar el mate y el termo. A todos lados voy con el mate", afirmó.

Una vez que terminó el juicio, Gorosito recibió cargadas de sus compañeros de trabajo. "Me dicen: «ahora sos famoso» y se ríen", relató. "Estoy tranquilo, tomamos la decisión que teníamos que tomar", repitió más de una vez.

Gorosito dijo que a los jurados que estaban sin trabajo les pagaron cerca de 1200 pesos por cada asistencia a las audiencias.

Los seis jurados suplentes tuvieron que estar en todas las audiencias y escuchar a los testigos y observar las pruebas documentales, como las fotografías de la autopsia. Pero no pudieron deliberar y votar en el veredicto.

"Por momentos se hizo difícil porque nos cambió toda la rutina del hogar. Igual, cuando llegaba a casa, bañaba a los chicos para estar con ellos", señaló.

En los cuartos intermedios del mediodía, los 18 jurados almorzaban en el bar Habeas Corpus, situado enfrente del edificio de Tribunales. Siempre acompañados por personal masculino y femenino de la policía bonaerense.

"En cada momento del juicio pensaba en mi mujer. Y me emocioné en muchos momentos", aseveró Gorosito, que desde el miércoles pasado volvió a su rutina diaria: manejar un colectivo y llevar a entrenar a sus hijos al Club Sportivo Pilar.

En esta nota:
Te puede interesar