Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

A la cancha con dos defensores: cuál es el nuevo equipo que prepara Sampaoli para el amistoso con Singapur

La selección se entrenó en Singapur y asoma una formación con ocho cambios respecto de la que fue tiitular ante Brasil

Domingo 11 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Entrenamiento de la selección, este domingo en Singapur
Entrenamiento de la selección, este domingo en Singapur. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo

SINGAPUR.- “¡Arriba Fede!.” “¡Dale Huevo!.” Jorge Sampaoli grita, Fazio salta y Acuña corre. El entrenamiento entra en su punto más intenso en el estadio del Home United FC, un espacio donde los curiosos se sienten cómodos: tiene solo una tribuna, una coqueta platea que incluye un palco oficial vidriado. Pero lo importante no ocurre en ese espacio vacío, sino en la charla que Jorge Desio, el preparador físico, tiene con diez jugadores de campo: serán, presumiblemente, los que el martes (a las 9 de Argentina) salten a la cancha a enfrentar a la selección local. Primer dato: se trata de una formación con ocho apellidos diferentes a los que fueron titulares contra Brasil, en Melbourne.

Unos minutos después, el ejercicio táctico de la nochecita (los 29 grados y la brisa parecen nada a la par del sofocante calor del mediodía) muestra un posible dibujo táctico: 2-3-4-1. Sin el arquero, que se presume será Nahuel Guzmán, los que juegan son Emanuel Mammana, Federico Fazio; Eduardo Salvio, Lucas Biglia, Marcos Acuña; Ángel Di María, Manuel Lanzini, Paulo Dybala, Papu Gómez; y Joaquín Correa. Así, saldrán del equipo Chiquito Romero, Gabriel Mercado, Jonatan Maidana, Nicolás Otamendi, Éver Banega, José Luis Gómez, Lionel Messi y Gonzalo Higuaín.


Singapur nunca jugó un Mundial. Está ubicado en el puesto 157 del ranking FIFA

Sampaoli los exige por alrededor de 45 minutos y luego los libera para que vuelvan al hotel. Le toca el turno al segundo grupo: separar al plantel en tandas es ya una modalidad habitual del cuerpo técnico, que prefiere tener margen para trabajar intensamente con todos.

Cuando se retiran los primeros jugadores se da un tímido contacto con un puñado de chicos en la puerta, antes de que se suban a la van que los trasladará: Dybala y Biglia firman algunos autógrafos en medio de la desmesurada reacción de los agentes de seguridad locales, que empujan a los ilusionados hinchas como si se tratara de barrabravas importados de las tribunas argentinas. Biromes, cuadernos, fotos y teléfonos es todo lo que tienen...

Mientras Sampaoli agita a los que quedan, hay uno que mira todo sentado, tratando de enjuagar la tristeza: es Gómez, que en el entrenamiento del sábado se rompió el menisco externo de la rodilla izquierda. En unas horas volverá a Buenos Aires, convencido por el DT: el lateral de Lanús quería quedarse hasta el final pero le hicieron ver que lo mejor era regresar cuanto antes para someterse a una artroscopía. Su nueva meta es próxima: recuperarse para poder estar en el Centenario el 31 de agosto, en el partido cumbre de la próxima fecha de eliminatorias.

Otro corre solo, como le pasa desde que se integró a la selección en Melbourne: es Mauro Icardi, ya resignado a no poder jugar ni un minuto, pese a su deseo y el del propio entrenador. Sus ganas tendrán que ganarse otra oportunidad.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas