Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El pedido desesperado de una madre para que trasladen a su hijo que lucha por su vida

Noah Morales está internado en el Hospital de Niños de Córdoba y necesita un avión sanitario para viajar a Buenos Aires y tratarse en el Garrahan

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 11 de junio de 2017 • 17:07
Así se encuentra Noah en la Unidad de Cuidados Intermedios del Hospital de Niños de la ciudad de Córdoba
Así se encuentra Noah en la Unidad de Cuidados Intermedios del Hospital de Niños de la ciudad de Córdoba.
0

Noah Morales, un bebe de once meses de Carlos Paz, está internado en el Hospital de Niños de Córdoba peleando por su vida. Su madre, Sabrina Castro, pide a las autoridades que los amparen y les provean de un avión sanitario para trasladarlo al Hospital Garrahan donde, dice, lo pueden ayudar a mejorar.

Por su parte, Luciano Parietti, el director del Hospital de Niños de Córdoba aseguró que no está indicado el traslado y dijo a LA NACION: "Su cuadro neurológico es grave. No tiene muchas posibilidades. Tiene una serie de complicaciones por haber nacido con una malformación cerebral. Nos reunimos con el padre y con los médicos y le comunicamos que más que tratar los síntomas que tenga no se puede hacer". Además, explicó que el Garrahan tiene que aceptarlo antes de derivarlo y que en este caso no hay motivos para el traslado: "Es una patología que acá podemos tratar perfectamente"

Noah nació con una malformación cerebral llamada holoprosencefalia semilobar, una patología que a lo largo de sus pocos meses de vida le provocó distintas afecciones, como una diabetes insípida, dificultades de deglución y un reflujo muy alto que le impide digerir bien la leche.

Hace cuatro meses, su cuadro comenzó a empeorar y vomitaba cada vez que la madre lo alimentaba. Viajaron a Buenos Aires para tratarlo en el Garrahan, donde le colocaron una sonda nasogástrica y sus vómitos persistieron de todas formas. En abril de este año, lo llevó al Hospital de Niños de Córdoba y, con un estudio de tránsito detectaron que tenía un reflujo muy alto . Por este motivo, a principios de mayo se sometió a una cirugía de Nissen antirreflujo y, a pesar de la negativa de la madre, le colocaron un botón gástrico en lugar de la sonda porque consideraron que era muy invasiva.

Si bien la operación fue exitosa, al poco tiempo Noah volvió a recaer y su estado se agravó. Tuvo fiebre, convulsiones repetitivas y, en los últimos dos meses, tres shock sépticos, producto de varias infecciones intrahospitalarias muy agresivas. Su primera terapia fue en mayo y todavía no recibió un diagnóstico certero que le permita tratarlo y continuar con su vida normalmente.

Según su madre, los problemas comenzaron tras la operación. "Ahora está estable internado en una unidad de cuidados intermedios, donde no hay calefacción", revela Castro. Denuncia que "los médicos se rindieron y están esperando que muera". Esta semana, según relata, le dijeron: "Hay veces que hay que luchar con los chicos y otra veces hay que acompañarlos". En tanto, Parietti señaló que su cuadro neurológico es grave y los médicos están haciendo lo posible para contener su situación.

Entre sollozos, Castro comenta que no tiene obra social y la demanda que requiere el cuidado de su hijo no le permite trabajar: "Como mamá no me importa nada más que la salud de mi hijo pero ni siquiera obtengo la respuesta que necesito. Cuando uno lamentablemente es pobre, la sociedad parece que te castiga y te pone más trabas", dice.

"Estamos completamente desamparados"

La situación de Noah se agrava y su madre decidió recurrir a los medios para visibilizar su caso y pedir ayuda. Dice que el Ministerio de Salud no se hace cargo y que no tiene la solvencia económica para trasladarse a Buenos Aires sin que su hijo corra riesgo de vida. Por ello, pide un avión sanitario para que viaje con seguridad y pueda ser tratado.

"Si uno tiene poder adquisitivo, va a un lugar donde haya médicos capacitados para su patología y no estar a la buena de Dios. Yo no tengo qué vender porque si tuviera una casa la vendería para que mi hijo salga adelante", concluye.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas