Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El trabajo infantil, en primera persona

Testimonios de chicos que pasaron por esta situación

Lunes 12 de junio de 2017

M. L., 35 años

peruana (migrante), trabaja actualmente en servicio doméstico

"Mi primer trabajo fue en una mina donde me crié; cuando tenía nueve años salía del colegio y me iba a cuidar el bebe de una enfermera"

N., 32 años

jujeña, vendedora ambulante

"Empecé a trabajar cuando tenía doce años en una verdulería, la cual mi mamá había puesto. [?] A veces me quedaba muy cansada y no tenía fuerzas para hacer la tarea y mi mamá me regañaba. [?] Y entonces seguí trabajando en ese mercado. Y era muy pesado el trabajo porque tenía que levantar bolsas de papas y cebollas que pesaban hasta 30 kilos"

M., 39 años

misionera

"Nosotros teníamos que trabajar para ayudar, era así: nosotras con mi hermana teníamos una huerta de 25x25 metros, vos te podés imaginar, lechuga, tomate, cebollita, zanahoria, [?] plantábamos todos y después con mi hermana más chica salíamos a vender y obviamente la plata era para ayudar en la casa"

R., 18 años

empezó a trabajar a los 12 años en un campo en San Pedro

"Llegabas a las 5 de la mañana y te ibas al campo a sacar naranjas, y cuando era temporada como yo era pibe y tenía manos chicas iba a sacar arándanos, todo el día sacando arándanos estaba. Unas 8 o 9 horas sin parar, vos ibas pero no era seguro que labures todos los días porque cuando había mucha gente te decían que te fueras.[?] Detesto el campo"

Estos testimonios fueron extraídos del libro Niñas, niños y adolescentes trabajadores, trayectorias socioeducativas y laborales, dirigido por Mariela Macri y Claudia Uhart

Te puede interesar