Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El secuestro y la muerte de un matrimonio, motivos de otra protesta en Lomas de Zamora

Un centenar de personas marchó anoche desde la puerta de la casa de la pareja de jubilados que perdieron la vida anteanoche cuando eran llevados cautivos; reclamaron más patrullajes y leyes más duras

Lunes 12 de junio de 2017
0
Vecinos del matrimonio de jubilados muertos en un secuestro, en la comisaría de Villa Galicia
Vecinos del matrimonio de jubilados muertos en un secuestro, en la comisaría de Villa Galicia.

Otra movilización, la segunda en poco más de 72 horas, puso a Lomas de Zamora de nuevo en el foco por causa del principal de los miedos de hoy para los habitantes de las zonas urbanas: la inseguridad. Anoche, un centenar de vecinos marcharon en Temperley para pedir mayor protección estatal y leyes menos permisivas para los delincuentes. Esta vez, motivados por el caso de Josefa Eva Carrozzieri y Braulio Obdulio Herrera, una pareja de jubilados que, como publicó LA NACION en su última edición, fueron secuestrados anteanoche y murieron cuando el auto en el que eran llevados cautivos chocó.

El jueves a la noche, vecinos de Villa Centenario, en ese partido del conurbano sur, también se habían concentrado para exigir justicia conmovidos por el asesinato de Paolo Agustín Bustamante, un chico de 3 años que recibió un tiro en la espalda en un robo cuando iba por la calle con su papá a comprar comida.

Ayer, además, murió Mirta Graciela Alegre, de 40 años, tras haber agonizado una semana luego de haber caído de un colectivo en movimiento durante un asalto en Villa Fiorito.

La muerte de Josefa y Braulio, una pareja "de toda la vida" en Villa Galicia, muy querida en el barrio, conmocionó y movilizó a sus vecinos. Repetían que en los últimos tiempos Lomas de Zamora se convirtió en "zona liberada" y, además de reclamar mayor presencia policial y la presencia de políticos locales y provinciales para dar respuesta a sus penurias, exigían el cambio de las leyes penales: entienden que en las actuales condiciones los delincuentes que acechan por sus calles otrora tranquilas apenas pasarán poco tiempo fuera de circulación antes de volver a sus actividades delictivas.

Estela, una vecina de la cuadra en la que vivían Carrozzieri y Herrera, dijo anoche al canal C5N: "Es una situación terrible, un horror. Los delincuentes nos han ganado la calle y Lomas se convirtió en un lugar a la buena de Dios. Pedimos justicia y el cambio de las leyes. Hoy los delincuentes tienen derechos y garantías y nosotros tenemos cargas y obligaciones. Nadie nos está defendiendo, estamos a la buena de Dios. Ayer [por anteayer] perdimos a dos personas solidarias, extraordinarias, buenas, comprometidas con el barrio. Es un terrible dolor".

Otra vecina, que se identificó como Laura, sostuvo: "Debido a los intereses políticos de [María Eugenia] Vidal e Insaurralde [Martín, intendente de Lomas de Zamora], nosotros quedamos en el medio. No podemos vivir, tenemos que estar encerrados. Villa Galicia era un lugar tranquilo, de familias unidas, y lo que está sucediendo nos supera. Tratamos de cuidarnos entre nosotros, pero quienes nos tienen que cuidar son la policía y los políticos, porque si no, nos vamos a terminar matando entre nosotros. Por eso exigimos la presencia de todos los políticos. Que todos y cada uno se hagan cargo porque están matando a nuestros hijos, a nuestros abuelos, a nuestros vecinos de toda la vida".

Los vecinos se concentraron a las 20 en Anatole France y Juncal, en Temperley, donde vivían las víctimas. Desde allí se movilizaron hasta la seccional 8a de Villa Galicia, en Iriarte al 1400. Allí, a las 21, se vivieron los momentos de mayor tensión, cuando varios de los manifestantes comenzaron a pedir a los gritos "¡que salga el comisario!, ¡queremos hechos!". No pocos coreaban que iban a ingresar por la fuerza a la dependencia. Sin embargo, la protesta se realizaba con relativa tranquilidad.

Varios se quejaban de la ausencia de patrullajes en las calles del interior de los barrios. "Los operativos se hacen a dos cuadras, en la avenida Cerrito. Pero por acá no vienen. Antes los chorros tenían códigos, pero ahora hay un desprecio total por la vida", dijo una vecina.

Hubo quejas contra el intendente. Muchos pedían que Insaurralde fuera "a poner el pecho" ante la crítica situación. "Necesitamos una respuesta y es urgente, porque nos van a seguir matando. Que la justicia se cumpla, que las penas sean justas. Que cambien las leyes. Pero que hagan algo hoy, porque mañana los medios van a estar acá de nuevo cuando maten a otro vecino", dijo una de las manifestantes.

Fuentes del gobierno bonaerense dijeron a LA NACION que Lomas de Zamora recibió $ 70.943.400 en concepto de fondo de fortalecimiento para la seguridad, destinados a la adquisición de vehículos; alquileres de destacamentos y de una base para la Gendarmería; sistemas de vigilancia (600 cámaras y su mantenimiento), de alertas para el municipio y escuelas, dispositivos de reconocimiento facial y de patentes; sistemas de comunicaciones, y botones antipánico. En el distrito revistan 2700 policías (1243 de la local). La última semana llegaron 40 agentes de la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI) y cuatro grupos de Gendarmería, dos desplegados en Villa Centenario y otros dos, en Villa Fiorito.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas