Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El consejo que necesitás tener en cuenta si te gusta alguien de tu trabajo

Lunes 12 de junio de 2017 • 17:45
SEGUIR
0
Foto: Shutterstock

¡Hola Consuelo! Tengo la siguiente duda que espero que me puedas ayudar a resolver.

Estuve de novia dos años, y hace casi 4 años que terminamos. A partir de ahí nunca más estuve de novia porque no encontré a nadie adecuado. Ya pasó mucho tiempo desde mi última relación y, siendo sincera, tengo ganas de conocer a alguien.

Empecé a trabajar en un hospital hace siete meses, y me gusta un médico con el que solo hablamos por temas laborales. Hubo siempre buena onda de compañeros, ya que compartimos el mismo sector. Lo agregué en Facebook, pero nunca hablamos. Solo vía mail por temas laborales.

La verdad es que no sé si yo le gusto también, o le llamo la atención. Tampoco me animo a escribirle porque siempre tomé yo la iniciativa con los hombres, y aparte me da vergüenza, ya que se ve que es un tipo súper correcto.

¡Ayuda! En realidad no sé qué hacer. Me muestro súper neutra y seria cuando lo veo, nunca le insinué nada. ¿Cómo se pasa de los mails laborales a un contacto más interesante?

Saludos,

Tímida y esperanzada (31)

Querida Tímida:

Lo primero que tenés que hacer es bajar la ansiedad. Me da la sensación de que se están mezclando varias cosas: el fin de tu duelo (a cada uno le dura lo que le dura), la sensación de que estás lista y con ganas de tener una relación y la atracción por este médico al que, por lo que me contás, conocés bastante poco. Son todas cosas diferentes: está buenísimo reconocer que estás lista para dejar atrás una pareja que no pudo ser, y también tener en claro que en este momento te interesaría tener algo serio. Y también está buenísimo que este buen muchacho te intrigue, pero no lo empastes con tus ganas de estar en pareja: todavía no lo conocés a él. Solo sabés, supongo, que es atractivo físicamente, que es médico (el yerno soñado de todas nuestras madres, vaya una a saber por qué) y que es medianamente agradable con sus compañeros y compañeras de trabajo. Para decidir si es tu Príncipe Azul te falta mucho.

Una vez que bajamos un poquito las revoluciones (y las expectativas), podemos arrancar con los consejos. Me decís que te mandás mails laborales con él, y me preguntás cómo convertirlos en algo más: mi recomendación ahí es no hacer lío. No cueles una insinuación en un mail laboral, ni cambies el tono de ese tipo de comunicaciones: vas a quedar como una ridícula y lo ponés a él en una situación muy incómoda. Yo apostaría ante todo por las situaciones grupales, tanto en la vida real como en la digital: ¿hay un grupo de Facebook del turno que vos hacés? ¿un grupo de Whatsapp? Tengo una amiga médica que tiene varios grupos de whatsapp del hospital, algunos laborales (“Servicio de Dermatología”, ponele) y otros más “recreativos” (“Las chicas de la guardia de los martes”, “Los amigos del neumococo”, cosas como esa). Si hay algún grupo de esos, te recomendaría aumentar tu actividad ahí y ver cómo reacciona él, o incluso proponer alguna cena o salida grupal por ese medio y ver qué pasa una vez que están en un contexto menos profesional. Si el grupo todavía no existe, ¡crealo! No solamente te va a servir para sondear las aguas con este muchacho; probablemente hagas nuevos amigos y amigas y conozcas a más posibles candidatos.

Me parece que las instancias grupales son las mejores para ver si hay onda sin ponerte en situaciones incómodas con alguien que, por lo que me contás, te vas a tener que seguir cruzando. Siempre soy partidaria de animarse y tirarse a todas las piletas que una quiera, pero recomiendo un poco más de cautela con las relaciones en el lugar de trabajo. Y otra cosa: no te pongas insistente que eso también contamina mucho el clima laboral. Si no camina, pues no camina; te garantizo que hombres no van a faltar ahora que estás con las antenas encendidas.

Éxitos, y un cariño

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar, como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas