Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los conflictos de intereses abren un nuevo frente judicial para Trump

Los fiscales de dos estados, Maryland y Columbia, lo acusan de violar "flagrantemente" una cláusula anticorrupción

Martes 13 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Trump pasea con su mujer, Melania, y Barron, el hijo de la pareja, por los jardines de la Casa Blanca
Trump pasea con su mujer, Melania, y Barron, el hijo de la pareja, por los jardines de la Casa Blanca. Foto: Chris Kleponis/DPA

WASHINGTON.- A principios de abril, el embajador de Georgia ante las Naciones Unidas, Kaha Imnadze, se hospedó en el Trump Hotel de Washington, a unos minutos a pie de la Casa Blanca. Imnadze tuiteó una foto del interior del hotel, inaugurado por Trump junto a sus hijos el año último, en plena campaña presidencial.

"¡Gran hotel y el mejor servicio que he visto hasta ahora en Estados Unidos! ¡Sigan así!", escribió el diplomático.

Ese mensaje aparece ahora en una demanda inédita contra Donald Trump presentada, ayer, por los fiscales generales de Maryland y el distrito de Columbia -ambos demócratas-, quienes acusaron al presidente de violar "flagrantemente" una cláusula anticorrupción de la Constitución nacional al aceptar dinero de gobiernos extranjeros a través de sus negocios.

La demanda amplió la ofensiva judicial que enfrenta Trump justo cuando el Congreso y el investigador especial del Rusiagate, Bob Mueller, elevan la presión sobre la Casa Blanca, incapaz de darle impulso a la agenda oficial en medio del "ruido" que rodea al presidente, un rasgo que ha distinguido toda su carrera política.

"Nunca en la historia de este país hemos tenido un presidente con este tipo de extensos entramados de negocios o un presidente que se niegue a distanciarse adecuadamente de sus inversiones", justificó el fiscal general del distrito de Columbia, Karl Racine, al presentar la demanda.

"Miro por la ventana y veo el Trump Hotel y sabemos exactamente lo que pasa ahí todos los días. Sabemos que gobiernos extranjeros están gastando dinero para favorecer al presidente de Estados Unidos", afirmó Racine, cuya oficina está a unas cuadras del hotel.

Maryland y el distrito de Columbia son los primeros estados en la historia en demandar a un presidente por violar la "cláusula de emolumentos extranjeros", que prohíbe al presidente aceptar, salvo que tenga permiso del Congreso, "ningún regalo, emolumento, empleo o título de cualquier clase que sea, de cualquier rey, príncipe o Estado extranjero".

El lujoso hotel, ubicado sobre la avenida Pennsylvania, demandó una inversión de 200 millones de dólares para modificar el viejo edificio del correo. Arabia Saudita y Kuwait son otros países que han contratado sus servicios. La demanda apunta que, desde la elección, el hotel "se ha promovido específicamente a la comunidad diplomática".

Una ONG, Citizens for Ethics, ya había demandado al presidente en enero por la misma supuesta violación. Trump dijo que esa demanda era "totalmente infundada", y el Departamento de Justicia ha pedido desestimarla.

"Los intereses del presidente no violan la cláusula de emolumentos", insistió ayer el secretario de Prensa, Sean Spicer.

Pero, aun cuando prevalezca el argumento oficial en los tribunales, las demandas encierran un potencial disgusto para Trump: pueden forzarlo a divulgar su declaración impositiva, algo que ha evitado a toda costa, pese a la enorme presión de la oposición. La pelea puede llegar hasta la Corte Suprema.

La Casa Blanca sufrió otro revés en otro frente que ya está camino hacia el máximo tribunal: la batalla legal por el decreto de Trump que impuso un veto al ingreso de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, la llamada "prohibición musulmana" o, también, "prohibición de viaje".

La Corte de Apelaciones para el Noveno Circuito de San Francisco sostuvo la suspensión al veto migratorio de 90 días de Trump que había impuesto un juez de primera instancia. Ya un tribunal de apelaciones de otro circuito, en Virginia, había decidido también mantener el bloqueo al decreto presidencial.

Trump intentó ayer retomar la iniciativa con la primera reunión con todo su gabinete completo. "Tenemos un equipo fenomenal de gente", dijo Trump. Pintó a su gobierno como un éxito, dijo que había hecho más cosas que ningún otro presidente, salvo Franklin Delano Roosevelt. Luego, recorrió la mesa, dándoles la palabra a algunos de sus ministros, que sólo lo cubrieron de elogios.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas