Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La familia presidencial ya vive en la Casa Blanca

Melania y Barron, de 11 años, se trasladaron antes de lo previsto a la residencia oficial

Martes 13 de junio de 2017
0

WASHINGTON (ANSA).- Un poco antes de lo previsto, Melania Trump dejó el ático dorado de la Trump Tower para mudarse a la Casa Blanca con su inseparable hijo Barron.

Barron, de 11 años, será el primer hijo varón en vivir en la residencia presidencial después de John Kennedy Jr., en 1963, cuando tenía sólo tres años. Fue la propia primera dama la que anunció el traslado en Twitter, a cuyo marido no le dedicó ni un mensaje. "Impaciente por tener recuerdos de nuestra casa. Día de mudanza", escribió la ex modelo eslovena, que acompañó el tuit con una foto desde una ventana, desde donde se ven el icónico obelisco del Monumento a Washington y una mesa con flores y dos velas encendidas en un candelabro de plata.

En tanto, Nueva York lanzó un suspiro de alivio, ya que se ahorrará entre 127.000 y 146.000 dólares por día por la seguridad de la Trump Tower, además de sufrir la parálisis del tráfico en la zona.

En días pasados llegaron a la Casa Blanca caravanas de camiones con los muebles y demás objetos, entre ellos el rico guardarropas de Melania y los juegos del pequeño Barron, entre ellos sus amados Lego. Melania y su hijo desembarcaron en Washington luego de que la diseñadora de interiores Tham Kannalikham, convertida en celebridad con Ralph Lauren, terminó su trabajo: amobló y repintó con tonos suaves las paredes de más de 12 habitaciones.

Oficialmente, lo que mantuvo a la primera dama en Nueva York fue la decisión de no interrumpir el año escolar de Barron.

En estos meses Melania se dejó ver poco, pero ahora debe entrar de lleno en el rol ceremonial y encontrar una "misión" que le dé sentido a su función, rodeada de su equipo para la comunicación y los acontecimientos. Es improbable verla de rodillas en el huerto, como a Michelle Obama, pero en el pasado declaró querer ocuparse también ella de mujeres y niños, en particular del bullying en las redes sociales. En tanto, deberá tratar de frenar los tuits nocturnos del marido y recrear la estabilidad familiar en el vértigo de los compromisos del magnate.

El primer banco de pruebas es la organización, mañana, del cumpleaños número 71 del presidente, el primero en la Casa Blanca.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas