Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Fiscalía y la Corte, en un inédito choque de poderes chavistas

Crece la escalada con la fiscal Ortega, que pidió impugnar jueces

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 13 de junio de 2017
Manifestantes irrumpieron ayer en una sede del Tribunal Supremo
Manifestantes irrumpieron ayer en una sede del Tribunal Supremo. Foto: AFP / Luis Robayo
0

CARACAS.- La Fiscalía General de Venezuela y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) se enzarzaron en una batalla legal y política inédita: jamás antes dos poderes de la revolución bolivariana se habían enfrentado en una guerra abierta de tal calibre, en la que también intervino el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), que amenazó y hostigó a la familia de la fiscal general, considerada "traidora" al proceso.

La fiscal "rebelde", Luisa Ortega, sólo tardó un par de horas en responder después de que el alto tribunal declaró inadmisible su recurso contra la constituyente de Nicolás Maduro. Para la jefa del Ministerio Público no cabe ninguna duda: "El TSJ se convirtió en un obstáculo para la paz".

Ortega no sólo habló, también actuó: solicitó la nulidad de las actas de la Asamblea Nacional en la Navidad de 2015, presidida en aquel momento por el radical Diosdado Cabello, y reclamó la desincorporación inmediata de 13 magistrados titulares y 20 suplentes del TSJ designados en aquellos días. Se trata de los famosos magistrados exprés, impuestos a la fuerza por el chavismo tras su estrepitosa derrota en las elecciones parlamentarias de diciembre de ese año con el objetivo de blindar al "hijo de Chávez". La mayoría, acérrimos militantes de la revolución, fue elegida sin cumplir con los requisitos que ordenan la Carta Magna y la ley.

En tanto, ayer renunció en medio de esta batalla de poderes el mayor general Alexis Ramírez López, secretario del Consejo de Defensa Nacional, ex jefe de la Casa Militar de Hugo Chávez y ex comandante general del ejército. Una dimisión que confirma que la posición de fuerza de la fiscal general tiene aliados de peso en el seno de las fuerzas armadas.

La Asamblea Nacional decidió cambiar el orden del día de su plenario de hoy para iniciar el proceso de designación de nuevos magistrados. Ya en julio del año pasado el Parlamento había dejado sin efecto el nombramiento ilegal de los magistrados del Supremo, pero ellos mismos se encargaron de bloquear la decisión, igual que el resto de leyes e iniciativas de la Asamblea.

¿Por qué actúa ahora la fiscal, transcurridos 18 meses de los nombramientos que apuntalaron de forma férrea la mayoría oficialista en el TSJ? Ortega aseguró ayer que no tenía las pruebas, "no ha sido fácil para mí poder tener acceso a las actas" de aquellas sesiones ilegales, en las que no se cumplieron los plazos previstos, ya que se acercaba el juramento de la nueva mayoría parlamentaria.

Ortega evidencia ahora la falta de legitimidad de origen de los magistrados, incluso los culpa de acelerar la crisis, horas después de que declararon inadmisible el recurso interpuesto por la Fiscalía contra el proceso constituyente puesto en marcha por Maduro para atornillarse en el poder. El alto tribunal, martillo del madurismo contra el Parlamento y la oposición, considera que se trata de una "inepta acumulación de pretensiones" la realizada por la fiscal rebelde.

El fallo de la Sala Electoral del Supremo llegó en tiempo récord, en contraste con el proceso electoral pendiente en Amazonas desde hace 500 días.

El Ministerio Público llamó al pueblo venezolano a adherirse a su recurso, en defensa de la Constitución. Los que ayer acudieron a hacerlo a la sede central del TSJ se encontraron con la zona militarizada y bloqueada. Radicales chavistas, además, hostigaron y golpearon a opositores y periodistas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas