Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Vivir más presentes, el deseo de los argentinos

Martina Rua

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 18 de junio de 2017
0
Foto: Alma Larroca

Hacer algo y disfrutarlo mucho. Prestar atención y descubrir algo nuevo. Frenar y decidir cambiar. ¿Cuándo fue la última vez que te pasó? Sentirnos plenamente presentes en lo que vivimos es más difícil de lo que parece.

Estar atentos a las emociones, demostrar interés y escuchar, compartir rutinas, ser protagonistas de cosas que nos interesan y participar... Según un nuevo estudio presentado por Kimberly-Clark y elaborado por la consultora Trendsity, sobre una muestra de 500 argentinos de 18 a 55 años, el 80% admite no estar presente en cada cosa que hace, pero intenta hacerlo al menos una vez al día. Casi 8 de cada 10 se sienten tensionados y perciben una mayor exigencia y demanda de energía para estar presentes en todas sus actividades y espacios. Además, casi 7 de cada 10 encuestados (67%) cree que estar presentes es más difícil de lo que parece.

El multitasking o la vorágine diaria son, según los encuestados, algunos de los obstáculos para poder conectar con uno mismo y/o con los demás, prestar atención plena, escuchar o acompañar. Sin embargo, los expertos que participaron en el análisis de los resultados brindan una buena noticia: se puede aprender a vivir más presente. Eso implica involucrar el cuerpo, ejercitar pausas y recreos y reaprender para adquirir nuevos hábitos y encontrar nuestra propia forma de encauzar la atención y administrar nuestro tiempo y energía.

Para la mayoría de los argentinos, vivir presente significa estar atentos a las emociones, acciones y necesidades, demostrando interés. El 52% lo vincula a la escucha y al acompañamiento (44%), y sólo un 17% lo vincula a una disponibilidad física. En palabras de Clara Pazos, directora de Human Camp: "Cuanto más conscientes somos acerca de nosotros y de lo que elegimos, mayor es nuestra responsabilidad en relación a nuestros actos y a las consecuencias de los mismos. Esta responsabilidad implica el aprendizaje de observarnos en perspectiva, sin que nos domine la mente o las emociones".

Vivir presentes también es reaprender hábitos: "Practicar la atención plena y la meditación, generando consecuencias neurológicas sobre la estructura del cerebro. Distintas técnicas, como las que hacen foco en la respiración, tienen un efecto sobre la presión sanguínea, la frecuencia cardíaca y respiratoria, y también lo cognitivo, la capacidad de concentración, de atención, de foco", comenta el biólogo Diego Golombek.

El concepto cambia también en función del vínculo: en la pareja, implica compromiso y acompañamiento diario (79%) y la posibilidad de repartir responsabilidades (69%). A nivel laboral, ser protagonista y tener sentido claro de lo que se realiza son factores relevantes. Este ser protagonistas y participar activamente del mundo laboral se aplica también a la dimensión comunitaria, donde vivir presente es conectar el ser con el hacer como factor de mejora e impacto social.

Existen diferencias generacionales: para los más jóvenes o millennials, vivir presente está vinculado con priorizar su autonomía y buscar la flexibilidad como estrategias para alcanzar una mayor conexión con sus deseos. Entre los no negociables, hay dos que resultan prioritarios a nivel vincular: los afectos y el mundo laboral. Así, un 82% de los encuestados afirma estar total o bastante presente con la familia y un 80% en el trabajo; le sigue el porcentaje de aquellos que declaran estar presentes con los amigos (que alcanza un 42%).

Algunos de los consejos para lograrlo son: realizar una limpieza mental de las ideas parasitarias, que sacan foco del momento; poner en juego el cuerpo para conectar con el presente y cortar con los pensamientos que nos desenfocan, o aprender a administrar las pausas y los tiempos: hacer recreos que permitan salir y entrar en las responsabilidades, renovando la atención. ¿Y si le damos a este domingo una chance de ser distintos?

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas