Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un mundo sin celulares

Domingo 18 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Desde hace una década, cuando el iPhone salió al mercado, los teléfonos móviles dejaron de ser sólo un dispositivo para establecer llamadas de voz y enviar mensajes de texto. Equipados con una pantalla táctil, una cámara de fotos, una conexión móvil a Internet de alta velocidad y las tiendas de aplicaciones, los celulares dejaron de llamarse como tal y se transformaron en smartphones, los dispositivos inteligentes protagonistas de una revolución tecnológica imparable. Es la tecnología omnipresente que incluso ha logrado superar a las computadoras personales, desde el mensaje de voz o texto en WhatsApp hasta los filtros de máscaras que nos ridiculizan con un hocico y orejas de perro.

¿Viviremos para siempre acompañados por estos equipos rectangulares? Para Mark Zuckerberg el futuro está más allá de los smartphones. El cofundador de la red social más grande del mundo, que lidera una compañía pulpo que también tiene bajo su mando a WhatsApp e Instagram, la interacción con la tecnología irá más allá de un dispositivo.

Comprender cómo funciona el cerebro y sus impulsos eléctricos es otra de sus obsesiones. Más allá de lo absurdo que puede parecer escribir y enviar un mensaje con sólo pensarlo, en su conferencia de desarrolladores Facebook reveló que está enfocado en el desarrollo de esta tecnología, que algunos señalan beneficiosa para personas con problemas motores, pero que no deja de generar temores e inquietudes.

A su vez, con aparatosos accesorios cableados, la realidad virtual es una de las promisorias tecnologías que Zuckerberg planea impulsar desde Facebook con Oculus. La red social ya experimenta el uso de mundos virtuales para crear una interacción virtual más personal, con personajes que interactúan en espacios con vistas panorámicas en 360 grados.

La realidad aumentada, esa modalidad que conocimos con el juego Pokémon Go, es otra de sus grandes apuestas. Requiere el uso de una cámara, ahora presente en un smartphone, pero que en un futuro podrá estar disponible en un par de anteojos o en la membrana delgada de una lente de contacto. Ver el mundo como si fuera un Terminator T-800, dejando de lado ese futuro apocalíptico, por supuesto.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas