Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los choferes levantaron la huelga en Córdoba

Tras nueve días de caos, acordaron negociar la reincorporación del personal despedido

Miércoles 14 de junio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

CÓRDOBA.- Después de que durante la madrugada reiniciaran el paro que habían levantado tres horas antes, los choferes decidieron finalmente levantarlo para negociar la reincorporación de los despedidos. Fue el corolario de nueve días de desconcierto y caos, en medio de un fuerte operativo policial.

"Es la segunda vez que tenemos buena voluntad y buena onda. No va a quedar ningún trabajador en la calle", dijo Marcelo Marín, uno de los líderes de la protesta. El conflicto se originó en el desconocimiento de la conducción de la UTA por parte de los choferes.

Mientras el intendente Ramón Mestre y el gobernador Juan Schiaretti aparecieron juntos, los funcionarios nacionales se mantuvieron distantes. El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, criticó la actitud de los choferes y el titular de Trabajo, Jorge Triaca, siguió la disputa en contacto con funcionarios locales.

El temor a que se produjeran desmanes sobrevoló estos días por el apoyo de gremios "duros" como Luz y Fuerza, municipales, Asociación Bancaria y el de los recolectores de basura.

Funcionarios provinciales admitieron a LA NACION que se montaron controles en la ruta para prevenir que se sumaran organizaciones piqueteras y de izquierda. La llegada del dirigente ferroviario Rubén "el Pollo" Sobrero terminó de encender las alertas. Las unidades del plan de emergencia fueron vigiladas por 1200 policías y 500 gendarmes.

Hace meses que los delegados cordobeses no tienen diálogo con la UTA nacional, ni con la intervención, encabezada por Luis Arcando. Iniciaron el paro luego de que cerrara la paritaria en 21%, en tres cuotas, más sumas fijas no remunerativas y pidieron la normalización del gremio local. Roberto Fernández, secretario de UTA nacional, rechazó las pretensiones y los usuarios quedaron en el medio de la pelea.

Fracasó la sesión especial en Diputados

El oficialismo en la Cámara de Diputados fracasó ayer en su intento de tratar un proyecto de ley para declarar el transporte como "servicio público esencial", tras la huelga que paralizó durante nueve días la ciudad de Córdoba.

El interbloque Cambiemos sentó en sus bancas a unos 80 diputados, muy lejos del quórum requerido de 129 miembros. Hubo asistencia casi perfecta de los representantes de Córdoba de los distintos bloques políticos; la única ausente fue la camporista Gabriela Estévez. No participaron los bloques del kirchnerismo, el Frente Renovador, el bloque Justicialista y de la izquierda.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas